miércoles, 26 de noviembre de 2014

El Hellfire Club. La historia de un templo Femdom





   La revista Tacones Altos, versión española de la estadounidense Leg Show, fue en la Argentina una verdadera Biblia del sexo fetichista en idioma castellano allá por los años noventa. En uno de sus números mensuales del año 1998, su editora Dian Hanson nos preguntaba, desde el título de su columna "Que hiciste tú durante la Revolución Sexual?" Dian nos cuenta así algunas de sus vivencias como Dómina en la vida nocturna neoyorquina de los años setenta.

    No se pueden imaginar como era la comunidad dedicada, en la Nueva York de 1977, a la industria del erotismo. Entonces sí que vivíamos como las pornógrafas que éramos. Las fiestas eran maravillosas y muy perversas, los clubes eróticos nos daban entrada gratis y allá en 1978 abrió el primer club sadomasoquista con local propio. Como muchas otras, yo empecé yendo al viejo Hellfire Club....

    Mistress Mistress!!!..empezaba a sonar, nada más cruzábamos la puerta. Las mujeres entrábamos sin pagar y siempre estábamos superadas en número por los ansiosos machos suplicantes. Mistress..puedo invitarle una bebida? nos suplicaban. Y a quien no le gusta que le inviten un trago? Mistress necesita un chico para la limpieza? y te ponian en la mano una tarjeta en la que se listaban sus habilidades caseras. Para cuando acababa la noche, tenías un montón de tarjetas, algunas profesionalmente hechas, de los servicios que ofrecían los sumisos. Mistress..desea sentarse? y te traían una silla o el sumiso se ofrecía él mismo como mobiliario vivo....

    En ese club también tuve mi introducción al sexo del pie. Un patético anciano, con un taparrabos y un collar de cuero fue el primero en preguntarme: Puedo adorar sus pies, Mistress? Eso ocurrió en mi primera visita y me había estado siguiendo desde que había entrado, veinte minutos babeando mientras miraba mis pies metidos dentro de unas sandalias de altos tacones. Mis compañeras me animaron a dejarle hacer y yo, francamente, sentía curiosidad......Y aunque jamás lo hubiera tenido en cuenta como compañero de cama, el estar allí sorbiendo una bebida y hablando con mis amigas mientras él me lamía los pies, me resultó tremendamente excitante. Después de esto, tanto mis amigas como yo siempre consideramos el servicio a nuestros pies como una cosa normal en las noches que íbamos de clubes. Es lo más cerca que jamás haya estado de esa decadencia que se les supone a la nobleza de la antigua Roma. Algunas noches mis pies eran mimados por cinco o seis hombres y lamidos por tres o cuatro. Y todo ello sin una auténtica interacción verbal.....

   Admito que éramos unas Dóminas muy vagas, que aceptábamos las bebidas, las tarjetas de servicios, los masajes y la adoración y no dando casi nada a cambio; pero donde puede un hombre, hoy en día, saborear los pies de mujeres desconocidas y vivir sus fantasías al precio de unos pocos tragos? Tambien creo que éramos más auténticas que la mayoría pues estábamos motivadas por nuestros propios deseos y no interpretábamos una escena coreografiada por el sumiso para su solo placer....

    La columna adopta en los párrafos siguientes un aire nostálgico. Con el fin de los años setenta, la cocaína se vuelve una rutina en el mundo de las discotecas neoyorquinas. El glamour de la adoración fetichista le cede el lugar al SM cada vez más duro y agresivo. Dian cuenta que ella y su grupo de amigas dejaron de ir a los clubes cuando el  consumo de drogas se volvió moneda corriente sumado al abuso en prácticas cada vez mas extremas. El golpe de gracia llegó cuando el SIDA se volvió pandemia y la mayoría de los clubes de sexo debieron cerrar sus puertas. De todas formas, cuando quienes manejan un club nocturno pierden el rumbo y se olvidan de privilegiar el confort y la satisfacción de las damas, sólo es cuestión de tiempo para que les llegue la inexorable sentencia de cierre. El negocio de la noche siempre ha sido un territorio extremadamente sexista.

   Estoy contenta de haber experimentado los años setenta y de haber sobrevivido para poder contar estas historias. Y lamento que no pudieran haber estado allí, cuando a las mujeres les gustaban tanto los fetiches como les gustan a ustedes.
   
Dian Hanson





Fuente: Tacones Altos N° 48, septiembre 1998.

8 comentarios :

  1. Esta frase es la que más me ha motivado: Tambien creo que éramos más auténticas que la mayoría pues estábamos motivadas por nuestros propios deseos y no interpretábamos una escena coreografiada por el sumiso, para su solo placer...

    Siempre abro mis poros a la seducción femenina. Las imágenes de cueros y latiguillos me parecen pura escenografia. No me motiva. En cambio, esa dominancia natural, ese estar muy por encima del atrezzo, no necesitar "vestir" lo que debería ser notado y valorado, eso si que me puede excitar.

    No me disgustaría sentir el peso del poder femenino en una mujer tan segura de sí misma que no necesite añadirse nada. Eso sí, ella debería tener confianza en sí misma, mostrar su sensualidad natural, sentirse orgullosa de ser mujer y mirar con la mirada de las que saben lo que quieren... (Imagino que una Mujer Dominante no necesita pensar en ello).

    No estaría nada mal!

    Como no te conozco y las imágenes que muestras en tu blog (Por lo menos las que yo he sabido encontrar) no muestran tu rostro, desconozco si, tal como te explico, tu mirada no deja lugar a la más mínima duda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La escenografía es un juguete erótico que aumenta el placer y la excitación sensual. Las mujeres muchas veces necesitamos ese apoyo seductor del fetiche para arrancar el vuelo. El ambiente, la musica, el clima de la noche nos predispone. Creo que Dian Hanson apunta a eso, ..a la recreación de un entorno femenino que sea auténtico y no prefabricado por hombres para el goce de sus propias fantasías. Nocreo, Miquel, que ninguna mujer sea tan segura de sí misma que no necesite nada. Las dominantes somos tan mujeres como las demas

      Eliminar
  2. Ah! Tacones Altos y dian Hanson! Que gran descubrimiento encontrar aquella revista donde mis fantasias de sissy eran correspondidas por estupendas modelos de medias y tacon alto. Fue una revista que me ayudoa descubrir que no era la unica mariquita existente y que mis fantasias eran mas normales de lo que parecian ser. lastima que (al menos su edición española) se acabara convirtiendo en algo muy vainilla. Besos Mistress.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...y no sabes, gerita, lo que esa revista significó para tantos fetichistas y chicas bisexuales en la Argentina. pero como dices, a partir del número 80 o 90...se avainilló demasiado.

      Eliminar
  3. Podrías deleitarnos con algún artículo de la revista LadyRoxy?

    Besos, Afrodita

    ResponderEliminar
  4. Muy buenos recuerdos y gran articulo!
    con el efecto y el respeto de siempre
    Commendatore

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo con Miquel. No se necesita parafernalia para seducir. Una mirada, un gesto, la manera de hablar pueden ser mas que suficientes. Y hay mujeres seguras de sí mismas que no necesitan ni del maquillaje ni de los tacones. incluso creo que una mujer dominante puede permitirse hasta no depilarse cuando mo le da la gana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La seducción es un misterio porque es una interacción cerrada, con sus propias reglas, entre los participantes.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...