miércoles, 24 de septiembre de 2014

Artemisa

  



   En un pasaje de la Odisea, una sufriente Penélope, angustiada por la falta de noticias sobre Ulises, suplica a los dioses que la arrebaten entre los torbellinos de los vientos como a las dos hijas de Pandáreo.  El mito de estas dos niñas, Camiro y Clitia, condenadas a expiar las faltas de un padre criminal, es muy sugestivo porque revela la naturaleza de las diosas del Olimpo griego, las cuales les brindaron toda clase de dones intentando en vano salvarlas de un destino cruel. Afrodita es quien las cría, Hera les aporta la inteligencia, Atenea les enseña labores femeninas pero es Artemisa quien le da lo que los griegos llamaban mecos, que correspondería a la estatura y la elegancia femenina en el andar y el moverse. Para los antiguos griegos, una mujer elegante en su actitud, andar y ademanes, siempre tendrá a su favor un halo misterioso que atraerá todas las miradas y cautivará a quienes la contemplen.

Siglos después de Homero, la escritora española Elena Arnedo, en su obra Desbordadas. La agitada vida de la mujer elástica nos dice en uno de sus primeros capítulos: 

   Hay una actitud femenina que abre todas puertas, hace converger todas las miradas, hace presuponer las cualidades sexuales e incluso las intelectuales. Tengo dos amigas de toda la vida que han sido y siguen siendo bellísimas aun a nuestra edad, de esas a las que nadie les dice "Que bien te conservas". Eran bellas, son bellas ahora y siempre lo serán. Punto.

  Tienen una manera especial y segura de andar por la calle, de estar en una entrevista de trabajo, de iniciar un flirteo, de hablar con un compañero o de pedir la carta en un restaurante. Es una actitud permanente, una manera de estar, de hablar, de moverse, de vestirse.  Se nota mucho cuando entran en una tienda de esas carísimas en las que las vendedoras son jovencísimas, miden como mínimo un metro ochenta y parecen topmodels en lugar de empleadas. Las demás no nos atrevemos casi ni a mostrarnos cuando nos probamos algo pero ellas aseguran con su sonrisa deslumbrante y sus bellos ojos condescendientes "Te queda ideal, ideal". Mis dos amigas las tratan con una naturalidad un tanto despectiva. Al fin y al cabo, ellas son las que puede que compren algo y paguen cifras exorbitantes mientras que esas chicas espectaculares están allí para ganarse el sueldo a base de trabajar y ser amables con las clientas. Y las hacen trabajar, ya lo creo, sin ningún complejo. Se dirigen a ellas con un amable pero superior "Señorita, tráigame el talle cuarenta y cuarenta y dos y la blusa índigo de la vidriera". Se prueban media tienda y no hacen caso alguno de los consejos u observaciones de las chicas. Mis dos amigas bellísimas saben perfectamente lo que les favorece y lo que quieren. Esta actitud que todo lo facilita es lo que se llama ir de bella por la vida.

   Los griegos antiguos solían dotar a su Olimpo de dioses y diosas con características humanas. Cada dios reflejaba una cualidad y a cada dios le correspondía un atributo. Artemisa es una diosa virgen y guerrera, alejada del mundo de la pasión, del amor y del sexo pero aún así personaliza el poder del mecos, del femenino andar, de la forma cautivante para moverse y seducir. A mí me gusta llamarlo poder sado, sensual y femenino. Las Artemisas de hoy están por ahí, en tu ciudad, yendo de bellas por la vida, luciendo ese poder en su elegancia, su estilo y su actitud. Varón sumiso, si te atreves a descubrirlas y tienes una oportunidad, espero que sepas estar a la altura de lo que Ella espera. Las diosas existen pero no abundan y no suelen dar segundas oportunidades: ellas siempre están rodeadas de adoradores.  




6 comentarios :

  1. En el mundo en el que vivimos existen ese tipo de diosas a las que te refieres y a las que describe sumamente bien la escritora española, que por cierto tiene muy buena pinta el libro, es de lectura obligada.
    Adoro a las mujeres que van de bellas por la vida, magnífica definición y magnífico post, eres toda una diosa Mistress Roxy.
    Besossss

    ResponderEliminar
  2. Fantástica entrada Miss Roxy!!! No ha podido gustarme más!!! Que bien sabes reflejar el erotismo, atractivo y la sexualidad de una verdadera dominatrix. Felicidades por ello!!

    ResponderEliminar
  3. Yo creo tambien que ese tipo de mujer se ve ( si una se fija un poquito) mas a menudo de lo que se piensa en cualquier ciudad. Y gracias por el consejo del libro Mistress, habrá que buscarlo. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias a todas, amigas..gerita, merce...

    ResponderEliminar
  5. Lo que tantas veces hemos citado sobre la "actitud". Gracias Mistress Roxy, magnífica nota....!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La actitud y la forma de caminar dice muchisimo y sin palabras de más

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...