domingo, 30 de septiembre de 2012

A brillar mi amor


    Una querida y muy bella amiga, con quien compartimos inolvidables noches de cacerías de sumisas en los reservados de los boliches swingers, tenía la vocación de organizar fiestas y encuentros sexuales en donde casi nunca se concretaba aquello que había prometido. En cierta ocasión, su marido, que al igual que el mío apenas participaba y sólo se dedicaba a disfrutar las hazañas lésbicas de su consorte, la apartó brevemente del núcleo de conversación y le dijo: Mi amor, tratá de no hacer comentarios sobre lo que no sabés ni te pongas a organizar nada... sólo sonreí y lucite..ocupate de brillar. Vos brillá!!
   
    No voy a escribir en esta columna nada relacionado con el poder de la belleza femenina como piedra fundamental del Femdom  sino que quiero recalcar algo mucho más simple, primitivo, casi diría tribal: el goce compartido cuando el hombre lleva a una atractiva mujer del brazo en un evento social o simplemente en público.

    Sos la mujer, vos brillá.

   Recuerdo siempre esa anécdota cada vez que veo una de las películas que marcó mi adolescencia allá por 1979, Saturday Night Fever. Redescubro la actitud ganadora que tiene Tony Manero (John Travolta) al ingresar  a Disco Odissea 2001, minutos después de andar del bracete de Stephanie Mangano (Karen Lynn Gorney), una mujer madura, atractiva, diferente a las demás. Las preguntas inquisidoras de las féminas Quién es esa zorra? y la clásica Cómo lo hizo? Es un maestro! por parte de la hinchada testosterónica, representa un flash visual que no necesita explicación alguna. Quien haya vivido algo de la noche, discoteca, cabaret  o milonga da lo mismo, sabe de qué hablo.

   Uno de los pseudoestudios antropológicos que suelo hacer si la noche en la disco swinger pinta aburrida  (y en el fondo, también por sadismo puro), es apartarme de mi marido y tomar por sorpresa el brazo de un muchacho solo como diciéndole Llevame al reservado pero primero poné cara de Julio César con la corona de laureles, caminá hacia la barra e insinuá una sonrisa de gloria. El resultado no lo voy a explicar, pues las palabras me traicionarían si intento describir tan brillante imagen, que supera lo puramente visual porque se adentra en recovecos muy profundos de la libido humana. 

   Ruego no confundir esta actitud con la objetivación de la mujer o el desmedro del varón que está solo. La mía es una pincelada muy personal, casi banal y sólo representa una mínima porción de la realidad con una gran dosis de fantasía. Es una mirada, una observación de una actitud femenina, que a simple vista parece pasiva, pero que en realidad es activísima si la contemplamos desde el glamour de lo fem-estético. Cuando él es el protagonista absoluto de las conversaciones informales hablando de cosas demasiado formales, es la falda que sube por el muslo o el  escote o la sonrisa de ella (o una combinación de todos estos atractivos más cualquier otro que quieras imaginar) las que apelan a la imaginación de los aburridos invitados. Reconozco que disfruto y me divierte sanamente ese contraste de valores tan nítido y sexista pues ese contraste es en realidad, una de las causas del equilibrio en una pareja.

   Conozco a varios de los varones que leen esta columna, sé de sus valores personales y de su intelecto, muchos verdaderamente eruditos en lo suyo, socialmente valorados e impecablemente presentables, pero sé también que saben de ese sacudón emocional y erótico cuando van del brazo de una perra que solo sonríe, se exhibe, se contonea y ni necesita pronunciar palabra para brillar y hacerlos brillar. Lo saben, lo desean y no se cansarían de vivirlo.

   No sólo por mí misma, por mi sadismo, por mi placer, sino también por ellos es que tengo la sublime, deliciosa obligación de brillar. Ustedes cebarán Mi antorcha y Yo no me cansaré de ser su Cleopatra y  proporcionarles, aunque sea por una noche,  la corona de laureles.
 
   Entonces....a brillar mi amor, vamos a brillar  mi amor!

     (inspirada en Verónica, mi novia inolvidable)





10 comentarios :

  1. Que linda que sos. Vos y tus novias y amigas son terribles.

    ResponderEliminar
  2. Verónica responde:
    esto es tan real que impresiona, que pocas veces uno se pone a observar de distintos puntos de vista.
    Pero recuerdo, que noches pasadas a la luz del amanecer.
    Con un cansancio excesivo después de aquellas batallas.
    Veni pronto que tengo varias cebras nuevas para compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conocí a Verónica en octubre del 2006. Nos hicimos inseparables. Ella es mi amor,mi cómplice y mi todo. Las "cebras" son las chicas que compartimos (expresión que nació de nuestros maridos que nos seguían una noche por la pista de una disco sw y viendo como nos acercábamos a otras chicas, decían riéndose entre ellos " Estas dos parecen dos leonas acechando cebras" ..y ahí nació para nosotras la expresión "cebra")

      Eliminar
  3. Me encanto esta reflexion!

    Y esta de mas (pero no por ello dejarlo deliciosamente asentado una y otra vez) que UD BRILLO,BRILLA Y BRILLARA!!

    atentamente

    Commendatore

    ResponderEliminar
  4. Me ha pasado otras veces, pero tengo muy nítido el recuerdo de un momento en el último evento que nos vimos.
    Yo estaba de espaldas y cuando giré estabas sentada primorosa con las piernas cruzadas, sobre la espalda de un sumiso. Y brillabas, literalmente brillabas, me quede unos segundos extasiada, observándote y le comenté a mi amiga el aura de brillo que tenía tu belleza. Me encantaría poder fotografiarla en este momento pensé, no renuncio a algún día hacerlo
    Flordelis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lastima que nosotras somos damas que solemos frecuentar ambientes "oscuritos" dificiles de fotografiar.

      besos!!!!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...