sábado, 6 de julio de 2024

Animal Print vintage


   El leopard print, o simplemente animal print, comenzó  a ser usado décadas atrás por las chicas pinups que posaban en las revistas picarescas y no hay que buscarle mucha explicación: en aquellos tiempos, igual que ahora, el animal print es sexy. Muy sexy. Siempre asociado al glamour, siempre dándole a su dueña un aire de mujer salvaje, devoradora. Las dos primeras fotos de este calendario dedicado a leyendas del cine que llevaron el leopard print, corresponden a Dolores del Río y su traje leopardo del film Journey into fear, de 1943. Le siguen dos de la famosa Marilyn Monroe, con rayas de tigresa, en The seven year itch, de 1955. 



Enero. Dolores del Rio




Febrero. Dolores del Rio




Marzo. Marilyn Monroe





Abril. Marilyn Monroe




Mayo. Anita Ekberg




Junio. Bettie Page




Julio. Gene Tierney




Agosto. Jayne Mansfield




Septiembre. Marlene Dietrich




Octubre. Rita Hayworth




Noviembre. Ursula Andress




Diciembre. Verónica Lake


jueves, 27 de junio de 2024

Adulterio Femdom (parte IV)









    Se suele decir que en el alma de todo marido con fantasías sumisas, existe un cornudo consentido en potencia. Invirtiendo la carga de la prueba y poniendo el énfasis en la mujer, yo afirmo que en el vestidor sedoso y sensual de una esposa sexy, suele agazaparse un fetichista que espera el momento de verla con otro hombre. Porque si no fuera así, no la hubiera elegido por esposa.

   La fantasía de él crece y crece: sueña con que ella se vaya transformando en el mismísimo demonio hecho mujer. Un peligro en tacos altos cuyo comportamiento represente la pesadilla de cualquier hombre convencional, una fatalidad sádica de maléfica sonrisa perfectamente capaz de llegar a los extremos de degradarlo, sodomizarlo, travestirlo y por supuesto: engañarlo deliberada y conscientemente con otros hombres delante de él. Para la mirada de los demás, ella lo ha hechizado con sus encantos y abusa del enamoramiento que ese hombre siente por su dama fetiche, lo que lo vuelve absolutamente incapaz de reaccionar ante los evidentes ultrajes recibidos. Para él, ella es todo lo que desea y más también.

   Una de las tantas mitologías que navegan por los suburbios del sexo es la de la esposa insaciable que necesita siempre más hombres. Se la ha llamado cuckoldress. Mujer madura, o no tanto, (si es casada y con familia mejor) que ha decidido reventar muchas noches de su vida en un livin' la vida loca de sexo y placeres bajo la mirada de su esposo devenido en una mezcla polleruda de chofer y lacayo, ubicado en una posición deliberadamente oscura cuya única actividad parece limitarse a pagar sus gastos y caprichos sin reclamar jamás contraprestación alguna.

   Este tipo de vida suele levantar polvareda en los sitios de Internet que se especializan en temáticas BDSM. Se la cataloga de abuso, se la pone fuera de lo permitido, se la niega o se la subestima. Nótese la inexistencia de acciones físicas sobre el sumiso, las acciones que los sumisos suelen consensuar para que el dominante termine haciéndoles lo que ellos desean. Por el contrario, podríamos decir que la presencia física del sumiso es ignorada. Puñalada artera y letal para todos aquellos que han construido edificios teóricos para sustentar prácticas sexuales o sadomasoquistas entre complementarios cuyos cimientos son un cincuenta - cincuenta consensuado entre dominante y sumiso. Yo me dejo hacer esto pero vos me presentás con un collar y me hacés esto y esto otro. Por el contrario, la Dómina cuckoldress no necesita aprender técnicas de flagelación o castigo para satisfacer fantasías masoquistas sin cometer errores ni tampoco está sujeta a compromisos con sumiso alguno. Solamente se dedica a gozar la vida y a darse los gustos, sensual, egoísta y altaneramente.

   Alguna vez leí en una editorial de la revista fetichista Leg show una frase que me impactó por su poder de sintetizar algo muy complejo ...se trata del hombre arrastrado por una fuerza superior a él mismo y a su propio instinto de conservación. La editorialista, Dian Hanson, una experta en fetichismo y pornografía, se refería al deseo incontrolado que ese hombre sentía por una mujer que lo excitaba a punto tal que no le alcanzaba con desearla sexualmente. Ese hombre sentía la necesidad de entregarse de una forma total y sin reservas a causa del poder sexual que emanaba de ella y ante el cual se sentía absolutamente impotente pero a la vez, si ella lo consentía y aceptaba someterlo, su felicidad era total e incomparable frente a cualquier otra experiencia.

   Para muchos expertos en BDSM, dicha situación bordea los límites del abuso y la falta de respeto. Pero para otros, una minoría selecta y a menudo silenciosa, es la más sublime de las delicias, el anhelo fetichista más acariciado. Nosotras, las dominatrices esposas adúlteras somos las más grandes putas de la historia y no somos fantasía. Somos realidad, ellos lo saben y no se conformarán con ninguna otra.





sábado, 15 de junio de 2024

Videoteca. Cine Femdom. Sado XXX III

 

   Hoy traigo a mi blog la tercera parte de videos Sado XXX protagonizados por estrellas vintage del porno desde los años setenta hasta casi fines de los noventa, en escenas Femdom, o por lo menos fetichistas. Quienes hoy disponen de una vasta colección de dominación femenina por Internet quizás no pueden imaginarse lo que significaba encontrarse en una película porno convencional, en la era del videocasette, una escena BDSM protagonizada por una dominatriz. Era comenzar a descubrir un nuevo planeta sexual y una insinuación de lo que la dominación proponía; un nuevo mundo de placeres para explorar y descubrir. 


   Las protagonistas de los diez primeros videos son Anita Blond, Dita Von Teese, Gudrun Landgrebe, Shayla LaVeaux, Jenna Jameson, Nina Hartley, Laura Angel, Michelle Wild, Taylor St Claire y Sharon Mitchell.


   Las protagonistas de la segunda parte son Misty Rain, Anita Blond, Lea Martini, Traci Lords, Taylor St Claire, Jeanna Fine, Malisa Longo, Sharon Kane, Jill Kelly, Taylor Wane, Silvia Saint y Shayla LaVeaux.


   Esta nueva colección nos regala a las legendarias Gloria Leonard, Christy Canyon, Seka, Elodie Cherie junto a Lea Martini, Sharon Mitchell, Olinka, Nina Hartley, Taylor Wane, Silvia Saint y Taylor St Claire. 


A seguir disfrutando sin culpas en Sado Sensual y Femenino del más exquisito porno fetichista



Taylor St Claire




Olinka 



Cine Femdom. Sado XXX III


Puesto 10.  Gloria Leonard.

Una escena de dominación encadenada. En sus últimos años de estrella porno, Gloria Leonard se dedicó a actuar como dominatriz. Fusta en mano, le ordena a su sumisa que someta a un esclavo muy bie dispuesto a complacer a ambas. Me produce una cierta ternura ver el momento de adoración de las botas de Gloria, propias de los años setenta, si las comparamos con las imponentes botas de las dominatrices de hoy.





Puesto 9.  Christy Canyon.

No hay demasiado BDSM en esta escena en donde un afortunado muchacho es sometido por Christy Canyon a hacerle un cunnilingus, pero el look sado ochentoso de ella, incluyendo flogger y el uso de esposas,  es toda una invitación a adorarla. 





Puesto 8.  Seka.

Otra escena de dominación mediante cunnilingus, de un esclavo encadenado al suelo, por parte de la rubia platino por excelencia de la primera época del porno, Seka. Al 1:25 min, las dos sumisas que rodean la escena se suman a la fiesta y Seka las dirige y ordena.




Puesto 7.  Elodie Cherie y Lea Martini.

Esta escena es una joya sado lésbica con la que me siento especialmente identificada porque muchas veces hice cosas parecidas en orgías con mujeres sumisas. Elodie Cherie es una carcelera sádica que somete con los dedos a su víctima, la rubia Lea Martini, y luego de mojarlos en los jugos de ella, obliga a lamerlos a una tercera. Si habremos gozado así junto con amigas/novias/esclavas en los reservados de las discotecas swingers de Buenos Aires!


 



Puesto 6.  Sharon Mitchell.

Me pregunto como pudo filmarse una escena como ésta en una película porno convencional de los años ochenta. Una escena que es ideal para Sharon Mitchell, con su belleza andrógina pero que no deja de ser muy transgresora para una época en donde los hombres del porno siempre posaban de supermachos. Randy West duerme en la cama y Sharon aparece como de la nada, armada con un strapon y lo sodomiza sin oposición ni piedad. 






Puesto 5.  Olinka.
 
El porno francés siempre tuvo un toque glamoroso especial que lo diferenciaba del americano standard. Una de sus hermosas estrellas de la primer época fue Olinka (su nombre completo es Olinka Hardiman), rebautizada la Marilyn Monroe francesa. Con el flogger en la mano, Olinka entrega a su esclava como prostituta para el goce de su cliente. La esclava es penetrada arrodillada en el suelo mientras adora las botas de su Ama. Después que él acaba, Olinka se guarda el dinero en el escote y besa dulcemente a su prosti. Este es el sueño dorado de toda sissy, ya lo sé. 




Puesto 4.  Nina Hartley.

Nina Hartley es un caso especial. Una gran estrella del porno convencional que se dedicó en la madurez de su carrera casi exclusivamente al porno entre mujeres, especialmente BDSM, privilegiando su propio placer. Dominante y bisexual en su vida personal, las escenas BDSM de Nina son una delicatesse para los fans del sado lésbico. 





Puesto 3.  Taylor Wane.

El perfecto estereotipo porno de la dominatriz en botas altas, ropa de latex y grandes tetas no va a encontrar mejor ejemplo que  esta escena de la deliciosa Taylor Wane. Hasta en el detalle de la larga boquilla, Taylor exhibe a la sádica fetichista llevada al extremo de la fantasía. Lo mejor de la escena viene al final, cuando se hace adorar las botas por Summer Cummings, su esclava. 






Puesto 2.  Silvia Saint.

Un deleite fetichista - lésbico que se insinúa con sólo ver a Silvia Saint bajando una escalera con el flogger en la mano y calzando altísimos tacones de plataformas acrílicas. Su hermosa esclava la espera atada y se entrega a las caricias de la viciosa Silvia. Dos chicas afortunadas.






Puesto 1.  Taylor St Claire.

Taylor St Claire es una de mis pornstar favoritas de todos los tiempos: por su estilo fetichista, por su actitud dominante y por su predilección por las bellas sumisas a someter. No sólo actuaba así frente a las cámaras: en su vida personal también era Femdom bisexual. Mientras ella se acaricia en su trono, las dos esclavas se arrojan al suelo para adorar sus botas y luego se dedican a lamerla por todos lados, extasiadas como sacerdotisas ante su Diosa. 




   Espero que esta selección sobre escenas de dominación te guste y se sume a las otras que ya están en al videoteca del blog. Espero con gusto tus comentarios.



Taylor Wane, adorada en sus botas de tacón



domingo, 9 de junio de 2024

Christina Aguilera 2024

 

   Christina Aguilera está viviendo uno de sus momentos más dulces tras más de dos décadas de trayectoria en la música. Sus shows en el teatro Voltaire de The Venetian Resort Las Vegas y una exitosa gira por México la muestran sexy y renovada a sus 43 años. Se la ve mejor que nunca!

   Christina siempre fue una mujer de estilo fetichista en usar prendas de cuero, corsettes o botas altas, pero nunca como en estos meses se ha mostrado tan explícitamente con los accesorios clásicos del BDSM y el rock and roll. 




Enero



Febrero



Marzo



Abril



Mayo




Junio



Julio



Agosto



Septiembre



Octubre



Noviembre




Diciembre


viernes, 31 de mayo de 2024

Pasión fetichista

 





   Prefiero evitar reencuentros con amigas y amigovias con las que tuve en el pasado preciosas fiestas lésbicas que atesoro en mi memoria pero que no pretendo reciclar. Por alguna razón dejamos de vernos y yo miro siempre hacia adelante: lo que pasó, ya pasó y el tiempo no vuelve.

   Por una vez, tuve que hacer una excepción porque no me pude negar. Hace más de diez años que no la veía y ella me buscó por las redes sociales para invitarnos a mí y a mi esclavo marido a una fiesta de cumpleaños.

   Desde entonces, ella se ha divorciado, está con un nuevo novio, más joven que ella, sus hijos ya son adultos. No me costó para nada reconocerla ni ella a mí; las dos nos prodigamos toda clase de halagos con un brillo en las miradas que decía: si estuviéramos solas, quizás volveríamos a las andadas y las rodadas, a ser las que éramos antes, pero el ambiente familiar de la noche y su nuevo grupo de amigas impedían cualquier clase de acercamiento. Bailamos, conversamos, nos reímos, con la complicidad de mi marido esclavo como único testigo de lo que alguna vez habíamos sido.

   Te diste cuenta? me dijo él en un momento. Por fin se puso botas de taco. Ahora están las dos como a mí me gusta.

   Es que en aquellas épocas donde recorríamos reservados de discotecas swingers, tarimas de poledance y orgías sadolésbicas, ella estaba siempre con zapatos de plataforma, a diferencia de mi clásico look de dominatriz.

   Llevo casi veinticinco años a su lado como para haberme acostumbrado a que me cuente sus fantasías de sumiso pero nunca dejo de reconocerle su golpe de ojo y lo fino de su radar. Porque esa noche, bajo su mirada, estábamos calzadas casi iguales. Y éramos las únicas en botas. Por supuesto, él estaba absolutamente embobado mirándonos bailar.

   No voy a repetir lo que he escrito muchas veces acerca de la relación estímulo fetichista - respuesta de adoración que mueve las antenas de los sumisos varones, una respuesta que nace de una estética femenina. Pero a veces, yo misma me vuelvo a sorprender de la fortaleza de esa pasión fetichista. Hace más de diez años que él no nos veía bailar juntas, diez años en donde me vió hacer de todo y en todos lados. Pero esa noche ni él ni yo podíamos dejar de mirar y admirar las piernas de mi amiga, con su minifalda flameando y sus botas de cuero a la rodilla, irresistible imán de nuestras miradas.

   Llegó la hora de saludar y de irse, con la promesa de algún reencuentro, más íntimo quizás, aunque no soy de las que intenta pintar dos veces la Mona Lisa. Al saludarla, él le susurró al oído: No sabés el esfuerzo que tuve que hacer para no arrodillarme delante de todos a besarte las botas. Ella se rió, casi sin poder creerlo. Casi ninguna mujer les cree, por eso Nosotras somos tan especiales para ellos.

 





domingo, 26 de mayo de 2024

Apollonia Saintclair

 

   La verdadera identidad de esta excelente ilustradora sigue siendo un misterio. Publica en sus redes sociales pero suele ser censurada y sabemos muy poco sobre ella. Apollonia escribió una vez:  Estoy convencida de que mis dibujos son más importantes que yo. Si llegan al público, es debido a las emociones que llevan y no por cualquier información sobre el autor. El sexo en mi trabajo tiende a atraer a los admiradores que a menudo me confunden con mis diseños.

   Apollonia Saintclair trabaja con tinta, tanto en su versión tradicional como en la digital con tableta gráfica. Tinta es mi sangre es su lema y su leitmovit. Me encanta trabajar con tinta, principalmente en blanco y negro, porque el nivel de abstracción es automáticamente elevado. Aprender a dibujar es aprender a ver de una manera abstracta, aprender a reducir lo real a través de una lente cada vez más personal. La tinta me obliga a seguir este camino: de hecho estoy luchando con cada dibujo para simplificarlo. Y todavía estoy muy, muy lejos de la simplicidad a la que aspiro. Esa búsqueda de la simplicidad queda patente en sus ilustraciones con una gran técnica y un perfecto equilibrio entre el dibujo y el mensaje que consigue cautivar al espectador











Fuente:

https://www.enkil.org/


lunes, 13 de mayo de 2024

Así nos vemos, así somos

 



   La forma en que nos vestimos establece códigos de conducta en la sociedad de acuerdo a lo que somos o también envía un mensaje que explica lo que queremos ser. Así nos vemos, así somos. Esta conexión entre nuestro exterior y nuestra personalidad es mucho más importante entre las personas que por una razón u otra, tienen con su aspecto exterior una relación muy profunda, casi identitaria. Las travestis y las Dóminas estamos entre esas personas. Casi que nos definimos por como nos vemos (y sobre todo, por como nos ven los demás).

    Vengo con esta reflexión porque no deja de sorprenderme la pasión con que los hombres que nacieron como tales pero desean verse y sentirse como mujeres viven los rituales de transformación a través del artificio exterior. Vean esta nota:

Abuelas trans mexicanas celebran la fiesta de quince años que nunca pudieron tener

Después de una vida de discriminaciones y juventud robada por la violencia contra ellas, dieciocho adultas mayores trans celebraron su fiesta de quince años, festejo muy tradicional de México, y cumplieron un sueño que parecía lejano para ellas.

Esto es un sueño que nosotras siempre hemos tenido. Nosotras siempre veíamos estas fiestas con emoción cuando íbamos, queríamos portar un vestido de 15 y nunca se pudo, explicó en una entrevista con EFE Denisse Valverde, activista y organizadora del evento.

Dieciocho mujeres trans, de 55 a 72 años, lucieron los habituales vestidos enormes y coloridos que las jóvenes suelen llevar en esta tradicional fiesta, en la que habitualmente se celebra la transición de niña a mujer.



   Es muy fácil que las mujeres biológicas cedamos a la tentación de preguntar y preguntarnos: Tan importante es un vestido? Tanto hace a tu felicidad personal ponerte un vestido y participar de una fiesta? No tiene tu vida otro tipo de objetivos más importantes o trascendentes? Preguntas así pasan por alto en estos casos que el vestido es mucho más que lo que se ve. Es lo que representa, es el símbolo de un sentimiento más profundo en la psiquis humana. Ponerse el vestido y mostrarse en público es una conducta ritualizada. 

   Cuando las abuelas trans mexicanas sólo eran chicos mexicanos, seguramente habrán ido a fiestas de quince años de sus amigas y hermanas, habrán sido testigos de los preparativos y emociones, habrán escuchado a las chicas hablar horas y horas sobre sus vestidos; todo un mundo femenino que a ellos les era negado. Llegada la hora de la revancha de la vida, lo viven a fondo y gozando cada instante. Cualquier prenda de vestir que ingrese a la categoría de fetiche es la más cabal demostración de lo fácil que la realidad puede ceder ante la fantasía.

   El BDSM actual es el fruto de un crossing de diversas culturas y tendencias sexuales que se caracteriza por los intercambios de poder erótico y las conductas ritualizadas. Al igual que las simpáticas abuelas trans mexicanas, las dominatrices tenemos nuestros vestidos fetichistas que nos permiten ingresar con nuestros esclavos a un mundo mágico en donde los relojes de la realidad laten con un ritmo distinto. La vestimenta fetichista cumple tres funciones: nos hace más atractivas, nos diferencia de las mujeres comunes y ritualiza la experiencia sexual a través de una transformación. Nos miramos al espejo, nos vemos como Dóminas, entonces la dominación fluye con naturalidad. Nos vemos como somos.




Fuente
https://es-us.noticias.yahoo.com/abuelas-trans-mexicanas-celebran-fiesta-194224758.html








martes, 7 de mayo de 2024

Leg Show. Fishnets

 

   Las medias de red popularmente conocidas en el mundo con su nombre anglosajon, fishnet stockings, están asociadas al delicioso pecado de la exhibición impúdica de las piernas femeninas en cabarets, prostibulos y ofertas de sexo callejero. No hace falta bucear demasiado para averiguar el porqué: su efecto visual, enaltecedor y pícaro a la vez, embellece toda pierna femenina. Y las chicas que sabemos sacar partido de nuestra belleza, lo sabemos muy bien. De los escenarios del sexo pecaminoso, las medias de red saltaron a los dormitorios conyugales como arma femenina de seducción al mismo tiempo que todo su  poder se reflejó en los cines y revistas y después Internet.

   Las fotos de esta entrada corresponden a doce actrices de la gran pantalla luciendo sus piernas en medias de red. Siempre quiero postear sus fotos en mi blog y homenajearlas porque siento que hay algo en ese viejo y dorado mundo de las estrellas del cine que nos llama, que nos reclama que son parte importante en la cultura de la dominación femenina.  La foto de Marilyn (la del mes de diciembre) es una de las más difundidas y no puedes desconocerla, es parte universal de nuestra cultura sexual: espero que las otras once te resulten igualmente atractivas.




Enero. Anita Ekberg




Febrero. Ava Gardner




Marzo. Bettie Page




Abril. Brigitte Bardot




Mayo. Diana Dors




Junio. Elizabeth Taylor




Julio. Helen Mirren




Agosto. Joan Collins




Septiembre. Julie Newmar




Octubre. Rita Hayworth




Noviembre. Sofia Loren




Diciembre. Marilyn Monroe



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...