lunes, 1 de abril de 2013

La envidia les corroe, mi vida les agobia


La gente me señala,
me apunta con el dedo, 
susurra a mis espaldas....
La envidia les corroe, mi vida les agobia.

   Versos de una canción de Thalía, tradicional himno gay - lésbico con el que me identifico muchísimo. La recordaba hace poco cuando releí un viejo escrito de mi dominado marido en donde mencionaba a la sensual, femenina y seguramente sádica Angelina Jolie, concediendo una entrevista a una periodista, quien tituló la nota La sublime belleza de una heroína de acción. La entrevista en sí no me importó demasiado pero lo que me llamó la atención en aquel momento fue el siguiente comentario de la periodista.
   
   Angelina se muestra segura, inteligente, simpática..."es imposible que tenga amigas" piensa una, para tranquilizarse. Es que ante tanta sensualidad y personalidad, no hay mujer que aguante pasar demasiado tiempo con ella sin caer en el capital pecado de la envidia.
   
   Desde mi más temprana adolescencia, fueron las mujeres con poder erótico las que despertaron mi atención, además de mis primeros deseos lésbicos. El irradiar poder desde la felina femineidad arrojaba sobre mi inquieto espíritu de entonces la sensación de que para esas mujeres, tanto las de la pantalla como las de la vida real, todo les estaba permitido. Me recuerdo ensimismada en la contemplación de aquellas damas que sabían brillar con luz propia y a quienes visualizaba como semidiosas. Nada mejor para una novel dominante que aprender de las mejores maestras, haciendo culto e imitación de ellas. Pero también desde entonces supe y con los años lo confirmo cada vez más, que las mujeres seguras de nosotras mismas que cultivamos un estilo de vida que podríamos denominar sensual y femenino, rara vez estamos libres de un entorno tóxico de chismosas mediocres.

  Podés elegir: tenés la que te critica a tus espaldas, la que coquetea con tu pareja, la que directamente pretende robártelo, las que te imitan burdamente algún look, las que te caricaturizan burlándose como si no supieran que la burla es la única razón para aquellos que carecen de argumentos frente a alguien superior.

   La envidia femenina, ese ponerse verde de envidia es algo que a los hombres no les toca. Los varones suelen buscar la intimidad con Nosotras y por lo tanto, no pueden entenderlo sino mas bien todo lo contrario, ellos parecen estar domesticados para disfrutar de la Autoridad Erótica de una mujer. En esta última afirmación no hago distinción de roles ya que he compartido inolvidables veladas con muchos hombres dominantes que me han abierto su corazón y sus fantasías de una forma relajada, liberados del ejercicio del rol que muchas sumisas les exigen.

   Las revistas de tipo Cosmopolitan suelen considerar que las mujeres muy sexuadas suelen tener pocas amigas, o directamente, no tenerlas. A mí me tocó muchas veces ser protagonista del deterioro y posterior ruptura de relaciones amistosas con otras mujeres ante los conflictos que se desataron cuando Mi sexualidad avasallante entró en acción en forma evidente, sea por mis actos, mi estilo como por mis opiniones. No me estoy refiriendo a ningún tipo de insinuación lésbica sino al hecho evidente que de una mujer dominante sobresalen en algun momento rasgos de una personalidad que otra mujer no puede compartir. Me estoy refiriendo concretamente a esa feroz independencia, ese espíritu indómito, esa sensualidad que no reconoce barreras ni límites, propia de las féminas sádicas e imposible de seguir por las otras que suelen aceptar mansamente desandar por rutas prefijadas de antemano. 
Entonces, empiezan a llover frases del estilo Cómo te animás? Yo haciendo eso, ni loca. Me encantaria ser como vos pero no puedo.

   En algún momento, la tigresa muestra las zarpas y se revela su verdadera naturaleza. Entonces, el camino más común para tanta mediocre es intentar ponerse a la altura  pretendiendo "bajar" de alguna forma a la que está más arriba. A la larga, es inevitable que la relación se agriete. Y los hombres que nos rodean suelen echarle nafta al fuego de la envidia con involuntarios halagos y manifestaciones. Lo noto muy seguido en los comentarios y miradas feroces de las esposas de los amigos de mi marido. Hay ciertos momentos en las reuniones en donde no soy bienvenida.

   En la película Catwoman, el personaje que interpreta Halle Berry visita a una mujer madura que vive rodeada de gatos y tiene la clave de las extrañas transformaciones que la han transformado en una  mujer - gato. Lo más interesante del caso no son las transformaciones físicas sino aquellas referidas a su carácter. Ella le explica que la poseerá un feroz deseo de independencia que será para ella tanto una bendición como una maldición. Quizás una de esas maldiciones sea la condena de tener pocas amigas. Pues siento muy profundamente aquello que escribía Quevedo: La envidia va tan flaca y amarilla porque muerde pero no come.  



Mi destino es el que yo elijo para Mí
Yo soy así, así seguiré, nunca cambiaré.




21 comentarios :

  1. En estos casos, yo las miro desde arriba y me sonrío. Mientras estas nos señalan con el dedo, nosotras nos divertimos.
    Es mejor ser odiada por lo que se es, que amada por lo que no.
    Besos, Reina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pienso igual, aunque me vale para muchos bloqueos, es mas con su permiso me lo llevo para publicar en mi otro face! besos Jazz Min

      Eliminar
  2. Antes de nada querida Mistress Roxy, la canción de "A quién le importa" es de Alaska y Dinarama" de un LP llamado "No es pecado" de 1986, la versión de la querida Thalia es posterior.
    Pues si, entre las féminas siempre ha habido roces, casi siempre están más atentas de las otras que de ellas mismas, con lo lindo que es ser mujer, que se dejen de tonterías y que disfruten de su género.
    Besitosss amor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el dato querida Merceditass! Y punto en contra para mi sumiso editor.

      No te enojes, pero el tuyo es un comentario muy "masculino". Los hombres no suelen entender este tipo de comportamientos femeninos y tienen razón...deberíamos disfrutar de nuestro género. Pero muchas no lo hacen.
      Ahora, te vuelvo a pintar los labios para que vuelvas a ser chica.

      Beso

      Eliminar
    2. Ay ay, que despiste, tendría que haberme puesto mis braguitas antes de postear jiji, entonces me hubiese puesto a criticar y a hablar mal de las otras, como hacemos todas.
      Bueno... dame mucho labial rouge, que me hace faaaalta.
      Lo considero como una lección y no volverá a ocurrir querida maestra.
      Besitosss querida.

      Eliminar
    3. Amorosa...todo el rouge que quieras.
      te adoro

      Eliminar
  3. Coincido con Merceditass. Es una lástima que muchas mujeres tengan actitudes como las que describes, querida Mistress.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será por eso que las sissies me gustan tanto?

      Un beso para vos, Susy!

      Eliminar
  4. Si hay envidia me parece que una buena amistad no puede haber. Yo por lo menos prefiero estar sola que con una amiga que me envidie por el motivo que sea.
    Saludos desde Madrid

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. saludos desde Buenos Aires, Eva, bienvenida!!!
      desgraciadamente, a veces una no se da cuenta de la envidia que despierta y cuando se da cuenta, ya es tarde.

      Eliminar
  5. A una Mistress como Usted, ademas de poderosa y culta, solo la pueden envidiar seres inferiores en capacidad de entendimiento a Usted. Como no se comprende a las Diosas, por parte de los seres comunes. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras...si lees esta respuesta, no te olvides de dejarme tu nombre

      Un beso

      Eliminar
  6. Es cierto que la canción es de Alaska y Dinarama, una autentica diva en España que deberias conocer Mistress porque te encantaría. (actriz en la primera peli de Almodovar) En España fue un himno que cantaban todas las amas de casa y los "hombres de verdad" ( no se enteraban de nada claro! jaja!) fue numero 1 y vendio millones de discos. otro tema suyo muy muy gay es "un hombre de verdad". se lo recomiendo Mistress, le va a encantar. El artículo genial como siempre, aunque no se, yo creo que se exagera mucho con el tema de la envidia entre las mujeres. Una buena amiga es lo mas leal que te puedes encontrar en esta vida. besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gerita, querida, claro que buenas amigas hay pero son las menos..

      un beso y gracias por tus datos certeros que me son siempre útiles.

      Eliminar
  7. Excelente, una de las lecturas mas lucidas que pude hacer, es muy difícil por ciertos momentos estar a alerta sobre la envidia de las otras y otros, sobre todo cuando esa envidia viene disfrazada de consejos " no te pongas eso" "ya eres madre como vas a pensar así" " trata de que no vean en el trabajo" "no se como tu marido te cumple todos los caprichos" Aclaro soy sumisa, pero me encanta exaltar mi femineidad y mi Amo me complace y es un orgullo verme como me arreglo o destaco de las filas femeninas... creo que por eso tengo pocas amigas, no niego que por ciertos momentos me pesa :( pero después me doy cuenta que yo soy única y especial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué hermoso testimonio Charyz! Que lindo saber que destacas en las filas femeninas. Siempre es bueno destacarse. GRACIAS

      Eliminar
  8. Guau increíble muy buena como todas sus publicaciones

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...