miércoles, 27 de junio de 2012

Nadie me quiere

   El fue nadie, luego un nick común (así, como esclavo más un número que denota la edad o el año de nacimiento). Luego fue ese número escrito con letras. Luego fue una personaje de un cuento clásico. Después, el personaje cambió de sexo. Ahora es un nadie con personaje cambiado de sexo y con collar. Ahora es coneja.

   Conversando hace poco con coneja {BV}, me contó que nunca tuvo demasiadas esperanzas en la búsqueda de un Ama y doy fe que fue así. Lo conocí despojado de nick y ansioso por vivir realidades pues su deseo sumiso lo desbordaba de fantasías inusualmente asumidas a tan temprana edad. 

   No se quedó con su ansiedad esperando en vano. Arriesgó. Lo hizo con las mejores armas de la prudencia y la buena educación.  Asistió a cuanta oportunidad de banquete Femdom fue invitado. Se movió por todos los canales posibles: boliches, fiestas, ciber, amistades, sesiones. Desbordó de humildad, sonrisa y frescura. Y ojitos brillosos. Se puso las pilas, no se quejó, siempre estuvo dispuesto pese a que en su interior, la maldita voz insistía a mí no me quiere nadie. Siempre se ofreció pero nunca mendigó.

   Es una persona que se puede definir por su alto grado de orgullo. Se va autoconstruyendo sin vuelta atrás ni temores . En su personalidad, resalta su prolijidad y sus movimientos lentos y controlados, pero estaba obligado a ir de prisa porque la vida vainilla lo reclamaba como esclavo de absurdos horarios. Por eso lo rebautizaron el conejo blanco. Su historia no la conozco en detalle pero pude atestiguar algunos de los momentos de sus metamorfosis. 

   Y ya juntando pocas esperanzas para vivir su sadomasoquista mundo de maravillas, mientras ya era un caso más de ya no me quiere nadie, una mañana de mayo, su persona, con un nick que ya no le pertenecía cayó en el hoyo del conejo y desde allí abajo, brincó, renovado, hacia afuera, sudoroso de timidez y ansiedad. 

   La llamé a mi amiga, Blue Velvet.

   Yo: -  Hola, soy Roxy, te paso a buscar?
   Ella :  - Sí, pero no estoy en casa, te paso otra dirección, venite.

   Toqué el timbre en la dirección indicada.Apareció Ella, la Reina de Corazones,  y detrás, él, y su sonrisa plena de dientes conejiles. Yo también sonreí, mirándolos. 

 - Sí, sí, señora Roxy, Ella ya está acá. 

   Cualquier semejanza con una hermosa fantasía es mera casualidad.



viernes, 22 de junio de 2012

Jessica Rabbit dice que no es mala

   Jessica dice que no es una chica mala, que sólo la dibujaron así. El asunto es que, desde la versión original, cada vez la dibujaron más y más mala.

  Juzguen ustedes. Alguien querría una Jessica buena?





































   
   Para el final, mis favoritas, las más malas de todas. La última, cortesía de El Sombrerero (de quien otro podia ser?)















lunes, 18 de junio de 2012

El inmoral encanto del sado fugaz




   Por mi condición de mujer dominante que eligió vivir junto a  su sumiso en convivencia hogareña,  el romanticismo sado es una forma de definir mi vida muy conveniente y sencilla de entender. Pero esa convivencia 24 / 7  bajo la cual he elegido desarrollar gran parte de mi vida de dominante es justamente la plataforma ideal para vagabundear por otros parajes. Me gusta aventurarme en el sexo y me gustan las relaciones ocasionales, por el mero placer de la aventura y la experimentación. Disfruto mucho del juego de la dominación y el sado con desconocidos y del desafío que implica el explorar hasta donde soy capaz de avanzar sobre mis partenaires para ponerlos al servicio de Mi placer.

    Entiendo que determinadas prácticas del BDSM implican un superlativo nivel de entrega por parte del sumiso, que pone en manos del  Dominante su salud, su seguridad y hasta su vida. Dichas prácticas, justamente por esa razón, no son de mi agrado, no me erotizan ni me divierten. Requieren por parte del Dom un enorme esfuerzo de concentración y dominio técnico para no cometer errores que podrían ser irreparables. En este terreno, las facetas personales de ambas  partes y la confianza entre ellos son la piedra fundamental de la relación  No es una cuestión de sexo sino de  sentido común; a menos que actúes con inconsciencia, no vas a poner tu seguridad en manos de un desconocido.

   Pero aún dentro de las variantes que no implican riesgos, la dominación espontánea, casual, sin collares ni sentimientos personales entre los participantes, suele ser descategorizada frente a la pareja Dom/sum establecida. Detrás de esa fachada de moral BDSM, de poner en primer plano a sentimientos intangibles como la entrega, la guía, los valores personales, sólo se esconde la inseguridad de los dominantes. Necesitan sí o sí pisar un terreno absolutamente seguro y conocido para poder dominar. La exaltación de la sensualidad, en especial la femenina, los asusta: ahí huelen que hay algo que quizás pueda escapar fácilmente de su control. En cambio, se sienten a sus anchas en un BDSM plagado de protocolos, rituales y  legislaciones.  No es casualidad que sean esas mismas personas  las que suelen expresarse peyorativamente sobre la sumisión basada en los fetiches visuales y rechazan toda conexión con el mundo de las dominatrices profesionales.

   Se suele decir que sólo en la relación homosexual podemos encontrar al sexo en estado puro porque sólo el sexo homosexual está libre de todo condicionamiento que desde lo social pueda conducir a la procreación. En esa misma línea de pensamiento, una experiencia de dominación espontánea  es para mí un manantial de energía porque como sé que todo se deshace una vez concretado el goce de los participantes, es ahí en donde puedo encontrar al sadismo en estado puro. Cuando hablo de sadismo, me refiero a ese goce hedonista avasallante, ese tsunami de deseo que quebranta todas las reglas. Si hubiera sentimientos involucrados entre las partes, el manantial se contaminaría.

   Alguna vez dije que a mí  me resulta fascinante el poder dominar a personas que un rato antes eran desconocidas y a las que probablemente nunca más vuelva a ver, sabiendo que  quizás estoy marcando una huella en su vida sexual, como si yo fuera un hada que las tocó con su mágica varita para luego remontar vuelo. Si la razón de ser del BDSM es un exquisito goce erótico, muy superior a los placeres sexuales obtenidos mediante el sexo convencional, ¿no deberiamos revalorizar al sado fugaz? Siempre y cuando, claro está, hayamos llegado al BDSM atraídos por el deseo y no porque necesitemos algún tipo de validación social con la que cubrir otras carencias.

   Y si de deseos hablamos, que mejor que encomendar los tuyos a una estrella fugaz. 



lunes, 11 de junio de 2012

Al Rio, las superheroínas más sexies

   Al Río, nacido Alvaro Araujo Lourenco do Rio el 19 de mayo de 1962 en Fortaleza, estado de Ceará, Brasil, fue un gran artista de comics que incluso trabajó para la Walt Disney. Falleció el 31 de enero de 2012. Conocí su obra por casualidad y quise compartirla con ustedes. Quizás por su condición de latinoamericano, no figura entre los dibujantes más conocidos.  No soy una experta en comics pero estas chicas me fascinaron por su colorido, audacia y belleza, en especial las relacionadas con las superheroínas: Catwoman, Wonderwoman, Emma Frost, Black Canary.

   A disfrutar su obra. El primer dibujante de mi blog. Al Río






















































 

   Les dejo para el final, mis favoritas, las imágenes con motivos navideños,  las Ms Claus o las mamás Noelias, como me gusta decirles a mí


















viernes, 8 de junio de 2012

Justificando mi sadismo





 (inspirada en El Sombrerero)


   Mi marido sumiso suele decir que al haberse formado comunidades BDSM más o menos amplias, al haberse organizado y vuelto más masivas, se ha perdido el concepto sádico del quebrantamiento de leyes y reglamentos para caer en lo que él denomina una cultura de masocas en donde el consenso previo entre dominantes y sumisos es moneda corriente. Cuando hablo de consenso, me refiero concretamente a una negociación entre ambas partes acerca de cuales serán las características de la relación, y lo más importante, los límites y obligaciones de ambos.
   
   En la primera columna de este blog, aclaré que, en mi opinión, el flujo de poder debe ser unidireccional, hacia la total satisfacción de las pulsiones eróticas del dominante. Ese es mi concepto sádico de lo que debe ser la dominación. La sumisión se define a partir de esa dominación y no como una entidad en sí misma.
 
  Pero lo que encontramos en nuestras comunidades es lo opuesto. Negociaciones constantes. Te prometo que no vamos a hacer nada que no te guste. Y del otro lado responden. Acepto ser tu sumiso pero me tenés que hacer esto y esto otro y mis límites son así. Es un lugar común en foros y comunidades BDSM que se planteen celos y exigencias de un sumiso al rechazar la toma de un segundo sumiso por parte del dominante. O las denuncias acerca del supuesto mal comportamiento del dominante cuando éste solo privilegia su goce. Es más que evidente que el verdadero control lo tiene la parte sumisa y que el flujo de poder se ha invertido, es decir, que es el sumiso el que determina el curso de las acciones. Para la comunidad, es perfectamente aceptable que el Dom deba limitar su campo de acción para adaptarlo a los gustos  y necesidades de la parte sumisa.

   El caso más extremo de esta desviación ocurre cuando los sumisos cortejan a sus futuros Doms y éstos los aceptan en virtud de cierta meritocracia sumisa, entonces se dice que dicho sumiso se ha hecho digno acreedor de un collar, que simboliza la relación BDSM en la sociedad BDSM. Así es como se genera un  contrasentido: el sumiso es el verdadero sujeto de la acción y el Dom un juez de sus méritos.

    Mi amigo El Sombrerero, un varón Dominante que se caracteriza por su chispa y simpatía a la hora de acuñar frases para la historia, escribió una vez que los Doms son corresponsables de este desvío pues casi nadie se atreve a denominarse sádico. Según él, vivimos en tiempo de BDSM ecológico y el sumiso es algo así como una ballena que debe ser protegida de abusos y descuidos. Sostener a cara descubierta  que el sumiso está para complacer al Dom y que su placer debe ser una consecuencia y no un fin, no garantiza más que una áspera y desagradable soledad a la hora de conquistar sumisas y poco menos que el exilio de la comunidad de los BDSMers. Yo doy fe que es así, por eso he elegido moverme por fuera de esa comunidad.

    En principio, quien va a estar en desacuerdo acerca de la confianza, el consenso  y la mutua complacencia entre las partes?  Lo que yo agrego es que la esencia del juego, de mi juego, es que debe existir cierto grado de humillación, de avasallamiento del otro, de rendición del sumiso a través de mi seducción o de mi imposición. Sólo ahí es donde puede nacer mi calentura y revelarse mi dominación. Lo otro es muy lindo, a mí también me gusta, pero no es más que un juego consensuado con elementos kinky y aplicación de técnicas mecánicas. Hasta ahí llega y no le encuentro mayor relevancia.

   Dice El Sombrerero, textual. Aqui todos se quieren casar y tener un collar/alianza matrimonial. Ser sádico "a secas" les suena a "acabó, se vistió y se fue".

    Exactamente lo que a mí me gusta hacer: acabar e irme satisfecha a mi guarida. Entonces pienso que está bien que las cosas sean como son en la comunidad BDSM  porque a diferencia de la mayoría de ellos, yo estoy felizmente casada y tengo una vida plena en afectos y realizaciones. No tengo carencias afectivas de ningún tipo ni necesito validaciones sociales ni aprobaciones de algún experto en BDSM.  Por eso puedo permitirme el lujo de ser sádica sin tener que rendir cuentas por mis gustos o mis actos. Parafraseando a la gran Madonna en Justify my love: mis placeres nunca dependen del permiso de algún otro. 


MADONNA. Justify my love

  

martes, 5 de junio de 2012

El Calendario Leopoldiano

   Inicio con esta entrada una sección en mi blog a la que imagino sensual y femenina como pocas. En este mes, un homenaje a nuestro querido Leopoldo von Sacher Masoch. Una Venus in furs para cada mes del año. Creo que a Leopoldo le gustaría la idea. También estoy segura que cualquiera de las doce podría haber sido su Wanda.


Enero. Madonna


Febrero. Elizabeth Taylor



Marzo. Naomi Campbell



Abril. Jaclyn Smith


Mayo. Sofía Loren


Junio. Rita Hayworth



Julio. Cindy Crawford



Agosto. Jayne Mansfield


Septiembre. Jennifer Lopez




Octubre. Joan Collins



Noviembre Marilyn Monroe


Diciembre. Rihanna

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...