sábado, 30 de mayo de 2015

La secreputa de Mistress Roxy







   Me deleita saber que tienes testículos porque es lo que hace más intenso mi juego y más valiente el tuyo. Hoy decido que voy a cambiarte las fichas para poner mis propias reglas.   

   Tengo un puñado de cartas sobre mi elegante y mariquita escritorio cibernético. Esas cartas son viejos relatos de varones trastornados por la crossdressina que se atrevieron a cumplir con un rito ancestral conocido como travestismo y supieron transformar su cuerpo viril en una especie de homenaje a su Marilyna doméstica sin otra pretensión que llegar a ser Ella, la Gran Afrodita Monroe (si Marilyn te resulta demasiado vintage, podés pensar en Angelina o en Rihanna o en la que más te guste).  Me cuentan de sus temores, sus ansiedades, las eyaculaciones y los secretos de una sexualidad que no va más allá de una profunda admiración por la Mujer sensual y ultrafemenina;  la mujer fetiche que ellos querrían ser y que suele ser la misma que ellos querrían amar.

   Le doy a los dados y a las fichas una libertad histriónica e hipersexualizada. Mi escritorio es el ambiente perfecto porque es emblemático el torrente de fantasías relacionadas con las relaciones secretaria - jefe y el furor de las escenas porno que suele acompañar al dictado de una carta. Ahí está la sexy secretaria de blusa blanca, tailleur formal, medias negras con portaligas, tacos altos o botas (ay que perversa!) y minilentes por debajo de sus vaporosas pestañas. Su cruce de piernas y el perverso jueguito con una lapicera en sus pintados labios provoca que el señor poderoso caiga rendido ante sus encantos. No estoy inventando nada, lo hemos visto miles de veces.

   Entonces la tengo, como casi siempre que la busco. Y no hacen falta muchas palabras, ni manuales, ni jueces. Esta vez busco a un varón, que no se diferencia demasiado del resto de los de su testicular especie. Los testículos llenos que hacen más intenso mi juego y más valiente el suyo. La diferencia es que esta sub-especie esconde una puta en su vida erótica, es la puta con la que se masturba, la que tiene el color de lipstick perfecto, el perfume soñado, la sonrisa de insaciabilidad, la puerta entreabierta para salir a jugar a sus febriles fantasías. Doy pocas instrucciones, las suficientes para que la falsa secretaria se uniforme para cumplir su único deber; obedecerme y comportarse como una empleada ejemplar. Una jefa como yo no soporta mediocres amoríos. Ella entra a la recámara que se traviste de oficina. Le ordeno que se siente frente al teclado y le dicto la carta más puta, elegida entre todos los relatos que me excitaron. A cada palabra que ella escribe, se dibuja en su cuerpo un temblor erótico. Se muerde los labios a cada frase, enrieda sus dedos en la melena de su peluca, mueve sus largas piernas en un cruce y descruce que sólo sugiere su íntimo deseo secreputo de abrirse para Mí. Termino mi dictado: ella se sonroja y se prepara para que su jefa sádica, sensual y femenina le firme la carta con su dildo de cintura  ya enrosado por su lipstick de secreputa.

  En ese ambiente sexual que fue travestido para parecer laboral, el poder fluye en distintas corrientes entre ella y yo. Mi juego es jugarse a ser más una que yo misma y que él sea mucho menos él que mi hermosa secreputa que ya se pone en cuatro patas sobre mi escritorio para facilitarme la entrada. No resisto y avanzo sobre ella estallando en un gemido de amor secreputo como pocas mujeres son capaces de alcanzar cuando se acoplan con individuos testiculados.

   Se animan ustedes a adivinar de qué trataba la tan puta y secreta cartita y a ponerle la firma de rodillas en mi escritorio?

   Dedicado a mis amigas Dian, la Reine de Sade,  y a su secreputa, Patocd, mi inspiración.



 
 
Diana Queen, la Reine de Sade
 


Patocd

sábado, 23 de mayo de 2015

10 Sensuales y Femeninas. Guantes largos en el cine. Los Años Sesenta (1960 - 1970)


Anita Ekberg en Bocaccio '70


     10 Sensuales y Femeninas. Guantes largos en el cine. Las Clásicas (1940 - 1960).  fue mi primer topten de videos con hermosas actrices luciendo guantes largos, una de mis mayores pasiones fetichistas. Hoy lo integran en orden creciente las Señoras Betty Page, Kim Novak, Diana Dors, Ava Gardner, Elizabeth Taylor, Cyd Charisse, Jane Rusell, Audrey Hepburn, Marilyn Monroe y Rita Hayworth. Desde entonces he ido descubriendo en Youtube muchas más de estas perlas del video que me permitieron ir armando de a poco un precioso collar de magia enguantada. Así es como hoy llega a mi blog la segunda parte de esta historia tan sensual y femenina; los guantes largos en el cine en los años sesenta. Una década en la que el cine se vuelve más osado y experimental; es una variable más en los movimientos contraculturales y de vanguardia. Acompañando los cambios, los guantes largos como protagonistas de la moda femenina comienzan un lento y fascinante desplazamiento cultural: desde una prenda elegante para ser usada en bailes y fiestas hasta un accesorio fetichista con inequívocas connotaciones sexuales que se acentuarían en las décadas siguientes. Pero no quiero adelantarme en contar esa parte de la historia.

   Vayamos entonces a ese tiempo...the time they called the Sixties. Vamos a recorrerlos de la mano enguantada de Ann Margret, Helen Mirren, Jean Hale, Catherine Deneuve, Anita Pallenberg, Virna Lisi, Natalie Wood, Jayne Mansfield, Anita Ekberg y Brigitte Bardot. Ellas son mis diez protagonistas de esta nueva entrada. 10 Sensuales y Femeninas. Guantes largos en el cine. Los Años Sesenta.



Puesto 10. Ann Margret, Viva Las Vegas  (Metro Goldwin Mayer, 1964)

Viva Las Vegas está considerada como la mejor comedia musical de Elvis Presley, en parte gracias a la actuación de Ann Margret. Ann fue una bailarina, cantante y actriz siempre vinculada a la contracultura pop que llegó a ser candidata al Oscar por su papel en Tommy, la ópera rock de The Who. Durante el rodaje de Viva Las Vegas, la química entre la fogosidad pelirroja de Ann y la personalidad del Rey del rock and roll encendió la mecha de un romance muy comentado por los chimentos de la prensa. Ambos siguieron siendo amigos hasta la muerte de Elvis y Ann estuvo presente en su funeral.





Puesto 9. Helen Mirren,  Herostratus (Allams, 1967)

Una de las tantas extrañas películas vanguardistas de esos años y hoy casi olvidada. Helen Mirren hace su debut absoluto en la pantalla. Ella es la protagonista de un comercial de guantes de lavar pero lo hace de un modo muy provocador y fetichista. Quien sólo la recuerde como la sobria actriz que interpreta a Elizabeth II en The Queen, se va a sorprender...






Puesto 8. Jean Hale, The Oscar (Paramount, 1966)

El bello rostro de la rubia Jean solía aparecer como actriz de reparto en las series de TV de los '60. Este video es un hallazgo; en la misma escena ella viste dos pares de operagloves: uno negro y otro blanco, combinando con sus vestidos y sus preciosas estolas de piel. Aunque The Oscar, protagonizada por Stephen Boyd, quien aparece en esta escena fotografiando a Jean mientras la espera para salir, será siempre recordada por el striptease de Jill St John, desvistiendose en lencería y guantes de tigerprint.





Puesto 7. Catherine Deneuve, Les demoiselles de Rochefort (Bodard -  Godschmidt, 1967)

Una rara escena protagonizada por las hermanas Deneuve bailando con guantes rojos en una feria de pueblo. Digo bien las hermanas porque la preciosa pelirroja que baila junto a la rubia Catherine (nacida Catherine Dorléac en 1943) es su hermana mayor, Francoise, que fallecería trágicamente en un accidente tres meses después de estrenar el film. 


 


Puesto 6. Anita Pallenberg,  Barbarella (Paramount, 1968)

Jane Fonda - Barbarella llegó a mi Magazine en 10 Sensuales y Femeninas. Heroínas Femdom en los comics. Hoy le toca el turno a su rival, la sexy Dark Queen encarnada en Anita Pallenberg, la entonces novia rolling stone de Keith Richards. Anita era una de las mujeres top de la década: la bella rubia alemana de grandes ojos y sonrisa perversa que a los veinte años ya recorría Europa por su cuenta como modelo publicitaria, actriz eventual, políglota refinada y animadora de todas las fiestas. Fue justamente en la fiesta que siguió a un show de los Rolling Stones en Munich donde conoció a Brian Jones, de quien fue musa, novia, amante, dómina y sumisa; una relación enfermiza y tortuosa que concluyó en un hotel en Marruecos de donde ella y Richards se fugaron juntos sellando para siempre el destino de Brian en los Rolling Stones. Al poco tiempo de filmar Barbarella, Anita sería la estrella de Performance, otro de los malditos films emblemáticos de fines de los sesenta donde compartió cama y cartel con Mick Jagger, el stone que le faltaba en su colección. La Pallenberg, un verdadero peligro en minifalda y tacones. Su actitud lésbica dominante hacia Barbarella y su look de Reina Oscura (melena negra, guantes largos y traje negro brillante) marca una tendencia netamente sadomasoquista.









Puesto 5. Virna Lisi, Arabella (Universal, 1967)

De Barbarella a Arabella. Virna Lisi era la rubia integrante de la imbatible squadra italiana que supo triunfar en Hollywood en los años cincuenta y sesenta (Loren, Lisi, Lollobrigida y Cardinale). Pero el look de Virna en esta escena nos hace recordar a las legendarias flappers del Hollywood de los años veinte; perlo corto negro, maquillaje exagerado, guantes largos y boquilla. Extremely sexy!




  
Puesto 4. Natalie Wood, Sex and the single girl (Warner, 1964)

La primera opción para Natalie Wood en este top ten de operagloves sesentosos era para la escena de baile de Gypsy, la película que homenajea a la genial Gypsy Rose Lee, la diva del burlesque. Hasta que descubrí casi de casualidad, esta escena magnífica protagonizada por Natalie y Henry Fonda. Sex and the single girl lleva a la pantalla el libro homónimo de Helen Gurley Brown, quien a partir del doble éxito del libro y la película, se convertiría en la editora de la revista Cosmopolitan. Atención chicas sissies!, los gestos tan preciosamente mariquitas de Natalie son toda una inspiración! 






Puesto 3. Jayne Mansfield, Homesick for St Pauli (Rapid, 1963)

La rubia platinada más sexy de los años sesenta y otro video para gozar de la seducción de la vampiresa de guantes blancos fumando con boquilla. Esta escena corresponde a una de las tantas películas que filmó en Alemania. Modelo de Playboy y pinup inolvidable, su carrera siempre estuvo un tanto opacada por el fulgor y la comparación con la rubia Marilyn pero no cabe duda que Jayne fue mucho más provocativa y fogosa.




Puesto 2. Anita Ekberg,  Boccaccio 70 (Ponti - Cervi, 1962)
 
Inmortalizada por Fellini dos años antes en La Dolce Vita mientras seducía a Marcello Mastroianni jugando en la Fontana di Trevi, Anita Ekberg vuelve a consagrarse en Boccaccio 70, otro clásico del cine italiano. En uno de los cuatro episodios del film y dirigida nuevamente por Fellini, Anita protagoniza un enorme afiche donde promociona una marca de leche y el señor Antonio pretende que el cartel sea retirado porque ofende a su moral. Anita baja del cartel como una mujer gigante y se divierte un rato tentándolo y provocándolo, antes de volver al cartel, en una metáfora perfecta de la Big Beautiful Woman. La forma en que seduce enlazando su brazos enguantados en el caño que se ve en la esquina, la convierte en una precursora del poledance. Anita Ekberg, una sexy maestra del teasing.






Puesto 1. Brigitte Bardot, Une parisienne (Ariane, 1957).

El podio de este topten lo integran tres rubias de ensueño. Ya pasaron Jayne Mansfield y Anita Ekberg. La número uno es Brigitte. Une parisienne es de 1957 pero... quien puede dudar que BB es el gran ícono sexual de los años sesenta? Brigitte era muy joven cuando la filmó pero un año antes había protagonizado Y Dios creó a la Mujer, dirigida por Roger Vadim, su pareja de entonces, que la lanzó al estrellato bailando y corriendo descalza en las playas y los bares de St Tropez. En esta película la vemos con un peinado corto y un precioso vestido rojo de gala que realza sus blancos guantes. 



  

martes, 19 de mayo de 2015

Tres años de blog






Louise:   No toques este coche!
Thelma: Mis cosas están en el baúl. Dios mío, prefieres tu coche a las personas?
Louise: Es que la mayoría de las personas me aburren, pero este coche me permite escapar.

Thelma y Louise (Fugitivas) sobre el Thunderbird 1966 despues de vengar la violación con un homicidio.

   Este blog me permite escapar. No lo escribo para apropiarme de ninguna sabiduría Femdom o BDSM o revelar algún oculto  secreto del fetiche. No hay nada nuevo, apenas me dedico a recopilar lo evidente, transmitirlo con mis palabras y testimoniar mi amor extremo por esta forma de sadismo, tan sensual y femenino. Busqué describir durante estos tres años y casi doscientas entradas la pagana moralidad que encuentro en la belleza de la femineidad, en el procaz sexo casual, en lo libertino del Marqués y en el romanticismo cruel de Don Leopoldo. Soy de las que creen que Sade y Masoch nos describieron mucho mejor en sus escritos que Freud en sus estudios. Somos personas que elegimos vivir amoralmente la sexualidad. Por lo tanto, sabemos autocontrolarnos con mucho cuidado para poder librar nuestra mente en forma segura para vagabundear ilesas por los orgasmos del sadismo. 

    No me resulta casual que la columna más vista sea Feminización...forzada? que es un relato personal, íntimo hasta la médula, sobre un episodio que refleja mi forma de vivir la sissificación y la alegría que impregna la dominación sexual sobre mi sumiso marido en la intimidad de mi hogar. Pero me parece un poco excesivo que hasta la fecha, cinco de las diez columnas más vistas correspondan a temas exclusivos de sissies y crossdressers...chicas, gracias por acompañarme con tanta pasión! Mi mayor orgullo es el comentario de Katarina Sokolova en respuesta a la columna donde ilustro su maravilloso arteHay muchas más entradas, son doscientas en total, hay muchos árboles en este bosque que no dejan de crecer con la publicación sino que van fructificando con respuestas y comentarios. 

   Este blog que cumple tres años en estas semanas, es atemporal porque quise transmitir la emoción y la sensualidad del poder sexual femenino que nos nutre desde la Eva del Génesis y la Afrodita de la antigua Grecia hasta las reinas fetiche de nuestra era, pasando por la Tigresa Blanca, las diosas de Hollywood, Wanda,  Santa Bettie y las heroínas de los comics. Junto a mi sumiso marido cheshirecat, quisimos darle un estilo, una unidad conceptual y estructural porque creemos que es esa unidad la que apuntala lo genuino y universal del deseo amatorio Femdom. Espero no aburrirlos como a mí me aburren las mujeres vainillas y los armadores de decálogos BDSM. Después de todo nadie está obligado, gracias a Dior!, a seguirlo. También espero que las chicas que me leen se hayan sentido identificadas o comprendidas, que no es poca cosa, aunque sea en una entrada. Y me hubiera gustado también cosechar comentarios con  más críticas y así poder debatir, que es una hermosa forma de seguir aprendiendo de otras fugitivas.

   Creo haberlo logrado en estos tres años. Quiero seguir lográndolo en los años que siguen. Después de todo, parafraseando a la Diva de mi clásico avatar, la curvilínea y sensual Jessica Rabbit  yo no soy mala, sólo que me bloguearon así . Muchas Gracias! 


Mistress Lady Roxy

martes, 12 de mayo de 2015

Esclavos y sumisos







   Respecto a esclavo/sumiso, la definición es más personal que otra cosa. Yo prefiero calificarme como sumiso porque siento que la sumisión es algo que nace de adentro. En cambio la esclavitud me da la sensación de ser forzada, resistida. Igualmente, llevado a la práctica, no veo una real diferencia entre esclavo y sumiso.

diecinueve

   Ahí está. Entre un mar de definiciones, teorizaciones, aproximaciones, y conclusiones, la coneja diecinueve, sumiso de mi amiga Blue Velvet, ha dado nuevamente en la tecla contándonos su propia experiencia de vida.  De hecho creo que diecinueve es uno de los pocos sumisos Femdom que he conocido de entre cientos que se asumen como tales. 

   Mi marido y partner Femdom cheshirecat gusta definirse como esclavo pero yo lo prefiero considerar un dominado. Estoy convencida que él no llegó a ser sub por sí mismo sino que lo es a partir de una pulsión externa de femineidad arrasadora. El siempre cuenta que sólo tenía fantasías y alguna que otra experiencia con dóminas de pago pero su sexualidad sólo pudo aflorar cuando encontró a su media naranja en una real hembra que vive vampirizándolo por su propio y sádico apetito de goce.

   cheshirecat, a diferencia de diecinueve, necesita un elemento de forzamiento, de un ego que debe ser quebrado y sometido en algún grado como condición para el goce sexual. Su sumisión no es un estado interno. Este forzar no debe ser confundido con operaciones físicas de domesticación o castigo. El forzamiento, como el mismo cheshirecat lo explica en esta columna, ocurre cuando lo profundo de la naturaleza sexual del hombre hetero entra en contacto con la femineidad sensual y dominante de la mujer fetiche que lo atrae. En realidad, el forzamiento no es tal, es una natural tendencia que se despierta en algunos hombres cuando encuentran el goce mediante la adoración y la servidumbre a la mujer que aman.

   Disimulados entre esclavos y sumisos, están los malesum, un tercer grupo que constituye una desviación muy común, casi diría mayoritaria. No sólo la ejercen los masoquistas dominantes que buscan una mano femenina ejecutora de fantasías y se hacen pasar por sumisos para disimular su verdadera condición. Están también los grandes maestros del topping from the bottom, sean masoquistas o no, que podrían dar clases a las mujeres sumisas, las históricas expertas en toppineo, sobre como manipular a su supuesta dominante para que vaya convirtiéndose de a poco en una segura y sufrida servidora de sus deseos y necesidades. 

   Muchos sumisos sinceros caen por la barranca del malesum cuando no encuentran una mujer dominante genuina sino que deben conformarse con evitar la soledad relacionándose con una ama educada en sitios BDSM. Entonces, toda la perversión sádica del sometido y la sometedora se diluirá en interminables check-lists de pedidos y contrapedidos, de límites y restricciones, de protocolos mecanizados y listas de técnicas sadomasoquistas consensuadas. No es lo ideal pero muchos saben que deben conformarse con lo que pueden conseguir. Las Dóminas son una especie rara mientras que las amasocas siempre están disponibles.

   Si hablamos de esclavos encubiertos, no podemos evitar una sonrisa cómplice cuando pensamos en muchos de los autodefinidos amos maledom. Amos por amor a una mujer con tendencias masoquistas a la que deben amoldarse y satisfacer o amos por la inseguridad que les despierta la mujer altamente sexuada y segura de sí misma. Este último caso es un clásico en el ambiente BDSM local: el hombre que domina alguna técnica y utiliza la condición de Dom como un escudo para el levante de mujeres con baja autoestima que aceptan ser tratadas como objetos de pupilaje en una relación donde su entrega es el valor máximo a ser tomado en cuenta.

   Cuál es Mi deseo? Mi deseo es llamarlo esclavo. Me excita tener esclavos porque me excita el poder sexual femenino sin condicionamientos.  Me excita que mi dominado marido intente ser mi esclavo y me excita llevar a otros a esa condición. Un esclavo Femdom tiene su precio, que no depende de los billetes de cotillón entregados en una subasta BDSM sino que sube a medida que aumenta su sabiduría para satisfacer los deseos de Venus. La esclavitud de un Severin no es una esclavitud de castigos sino una valiente liberación de cadenas femenino - prejuiciosas: es la esclavitud donde vive el espíritu sensualista de Sacher - Masoch, el erotismo que desciende de la enjoyada mujer lujuriosa envuelta en pieles; la mujer despótica, cruel y poderosa. No en vano, la ritual declaración de matrimonio se hace con el varón de rodillas ofreciendo el anillo a la dama que quizás sea también la Diosa que el sueña con adorar, su personal vampiresa sádica, sensual y femenina. 





jueves, 7 de mayo de 2015

Reinas Dragqueens

   Se cree que el término Drag proviene de DRessed as A Girl o Dressed Resembling A Girl. Es una interpretación discutible porque hay quienes derivan el término de un personaje de la ópera mozartiana La Flauta Mágica. La Reina de la Noche, la Dark Queen, era un personaje femenino con un maquillaje y una vestimenta muy recargada. 

   Pero lo que no cabe dudas es porqué se las llama Queens. Sólo basta con verlas. Una por cada mes. Doce meses, doce Queens.



Enero. RuPaul



Febrero. Pandora Boxx


Marzo.Violet Chanki



Abril. Raquel Reed.


Mayo. Tyra Sanchez



Junio. Alaska Thunderfuck



Agosto. Jasmine Matters


Septiembre. Tatianna



Octubre. Cassandra Cass


Noviembre. Miss Fame


Diciembre. Katya

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...