martes, 29 de abril de 2014

10 Sensuales y Femeninas. Inspiraciones Sissies


   Saben, yo también lo sé, que esa femineidad tan deseada es una ilusión, un modelo de mujer que quizás no exista en la realidad pero mis valientes divas, mariposas nocturnas, apuestan a construirlo en su noche soñada. 
Mistress Roxy. Cuando la crossdressina sube y sube sin culpa.

   Cuando ellos se visten de mujer…qué es eso que definen como la mujer? Dicen excitarse con las sensaciones que les despierta la femineidad….pero qué cosa es ser femenina? 
Mistress Roxy. Una mujer normal





   Tu noche soñada ha llegado. Hagamos realidad la ilusión. Despertá tu femineidad. Para inspirarte, te traigo diez modelos de mujer, diez preciosidades para darle vuelo a tus alas de princesa sissy.  Elegí tu modelo y apurate a ponerte linda, que te paso a buscar para que vivamos juntas una noche de chicas, una noche Inspirada por cualquiera o por todas de estas Inspiraciones Sissies.
   

Inspiración Diez. Natalia Oreiro.


Para empezar a inspirarnos, una propaganda de shampoo es la excusa perfecta para llegar a mi primera elegida. Natalia canta el clásico de Gloria Trevi Todos me miran. Muy sexy en la moto y también como chica pinup. Si a todo esto le agregamos la letra del himno crossdresser latino, cuando te veas como Natalia, al final todas te amaremos. 





Inspiración Nueve. Shania Twain.

El clásico cross de los años 90. Shania, muy sexy en galera y guantes largos en esta remake del video ochentoso Addicted to Love de Robert Palmer, Man! I feel like a woman! La letra es un canto a lo más delicioso y picaresco del sissismo. Let´s go girls, come on, I'm going out tonight, I'm feelin' alright....the best thing about being a woman is the prerogative to have a little fun...I wanna be free to be, yeah, to feel the way I feel, Man, I feel like a woman!






Inspiración Ocho. Kylie Minogue.

Melenita rubia, short dorado, labios cargados de gloss, tacos altos, mostrarse sexy en la barra de la disco, seducir en el sillón, bailar con los hombres que empiezan a rodearte. Muñeca, esta es tu gran noche. Spinning around.






Inspiración Siete. Britney Spears.

Britney es uno de los más reconocidos iconos sissies de este siglo. Sus clásicos videos Toxic y Baby, baby one more time representan dos de las fantasías sissies por excelencia: la azafata y la colegiala. Pero para mí, éste es el video sissy de Britney, If U seek Amy. Ya desde el comienzo, se la ve entre tacos altos y lencería, muy putita y seductora. Pero lo mejor llega a partir de los 2:00 min, en donde interpreta a una preciosa mucama de blusa rosa, falda y stilettos blancos, muy marilyna, muy nena. Sissy Spears.







Inspiración Seis. Christina Aguilera.
Que Christina es toda una inspiración sissy...no descubro nada. Este es su video sissy por excelencia, donde aparece rubia, morocha y pelirroja en toda la tradición pin up de las chicas de la marina de los años cincuenta. Pinups y sissies son primas hermanas, no te parece?







Inspiración Cinco. Madonna.  

Cuando se hablan de los videos  sissy - gay de Madonna, pensamos en la chica material joven de los años ochenta, en True Blue o Like a virgin. Por eso, me incliné esta vez por algo diferente, más actual. Give me all your luvin, de su último disco MDNA, muestra a MIA y a Nicki Minaj vestidas de porristas o cheerleaders, que es el estereotipo sissy por excelencia en los Estados Unidos. La señora Ciccone se muestra muy dominante y dueña de un estilo que me hace imaginarla como una preciosa travesti madura, con kilómetros de sexo encima y muy segura de sí misma. No juegues tu juego estúpido, yo soy otra clase de chica le canta desafiante a cualquier hombre que se le acerque. Alguna pista más? A no perderse la parte media, en donde Ella y las dos chicas recrean a la inolvidable Marilyn del vestido blanco. Madonna más de una vez dijo que era un gay en cuerpo de mujer. Habrá que creerle? 






Inspiración Cuatro. Raffaella Carrá.

Mi Raffaella. Una de las mujeres que más admiré, la d
iosa gay de mi infancia, la de melena rubia y el catsuit más sexy, imitada hasta el cansancio por todo el mundo travesti durante los setenta y los ochenta. Uno de sus clásicos en castellano que tanto me marcó. Porque el mundo cross nació para vivirlo como una Fiesta






Inspiración Tres. Abba.

Si Donna Summer era la reina de la disco en los años setenta, mis dos amores de la infancia, Frida y Agneta, podrían ser las princesas. Y porqué no, las mamis lésbicas de Madonna. Honey honey no es uno de sus clásicos ni mucho menos su himno gay Dancing Queen. Pero para sentirse otra vez en los setenta  y soñar con una noche plena de brillos, glam y sexo ambiguo, no se pierdan el catsuit satinado de las chicas, la entonación llena de mohines mimosos, el movimiento de los hombros, el medio giro exhibiendo bien el culo. Seré yo la única que las ve como dos preciosas muñecas mariquitas?







Inspiración Dos. Katy Perry.

El desfile soñado de toda mis amigas cross que sueñan con su noche perfecta de nenas feminizadas a full. Desfilar lencería de Victoria’s Secret al ritmo de otra muñeca sissy,  Katy Perry, en una pasarela llena de cotillón y fiesta. A mover las cabezas, chicas, a ponerle toda la sonrisa y mucho contoneo! Y después, en casa, no se pierdan de leer mi breve homenaje a la más íntima y erótica de nuestras prendas.







Inspiración Uno. Marilyn Monroe.

El único de este top ten que no es un video musical. No creo que haga falta explicar el porqué. Para la más célebre, bella y famosa de todas las inspiraciones, no elegí ninguna escena de sus películas sino esta toma, del año 1962, de una película que no llegó a estrenarse, en donde se la ve casi al natural pero en toda su radiante y sissificante seducción.  Siempre me pregunto si Marilyn habrá sido consciente de que millones de hombres en todo el mundo, además de desearla, también soñarían con poder imitarla y ser como ella, al menos por una una noche, esa noche tan soñada. Te invito a releer mi columna Todas queremos ser Marilyn pero primero, disfrutala en el video. Y gracias por acompañarme con estas diez bellezas, diez sensuales y femeninas Inspiraciones Sissies.






miércoles, 23 de abril de 2014

Amor y adulterio




   Esta columna está cargada de amor aunque lo que me traigo entre manos no es amor sino sexo. El pecaminoso sexo adúltero. Sé que resulta muy difícil encontrar en Internet testimonios o pensamientos surgidos de la pluma de una mujer cuckoldress. Hoy por hoy, los relatos y pensamientos sobre adulterio corresponden casi en su totalidad a varones con fantasías de cornudos. Es escasa o casi inexistente la poesía o la novela que relate en primera persona las crónicas de las ricas sensaciones femeninas que nacen en los rituales de alcoba propios de esta deliciosa degeneración del matrimonio tradicional. 

   Sé que en esta página (y en otras también) represento al temido poder erótico femenino. Soy promiscua y libertina. Manejo la balanza de la justicia a mi entero placer y antojo. Me gusta tener amantes de todos los sexos. Puedo hacerlo porque me lo permite mi condición de mujer madura y atractiva y el poder que nace de mi femenina seducción. La telaraña de mis deseos se va tejiendo día a día a partir de múltiples y diversas experiencias eróticas. Pero nunca sentí el deseo de aventurarme en soledad. Aquellos que me conocen y son testigos de mis acciones, también saben de la sonrisa sardónica de mi dominado esposo, al cual le atribuí el nick de Conde Cheshirecat en honor a aquel gato de Lewis Carroll, título ficticio nobiliario que presupone que el esclavo debe estar a la altura de las circunstancias, de lo que se pretende de él. Una jugada más para divertirme sobre este paño de relaciones efímeras pero a la vez profundamente humanas.


   Una preciosa Dómina española, Ama Eva, dijo una vez A mí me excita excitar. Y qué mejor forma de hacerlo que con desconocidos invitados a mi banquete sado y sensual. A Mí me gusta jugar cuando el juego se juega en serio, con personas de verdad, revelando ante ojos extasiados el poder que puede desplegar una mujer casada, con años de sexo y vivencias, que decide recorrer los túneles de la Superdómina despedazando a sus presas sin detenerse hasta haber logrado la plena satisfacción de su deseo carnal. Siempre fetichista, siempre hedonista, a veces sádica, a veces amorosa.

   Sé que la humanidad contemporánea con la cual me toca compartir la calle, el trabajo y la escolar reunión de padres me lapidaría si hiciera pública mi vida sexual. Entonces la guardamos en silencio, con prudencia, conscientes de ese destino. Sólo podemos conversar si nos rodeamos de un círculo de personas que entiendan nuestro idioma. No aspiro a que mi sexualidad sea aceptada por los demás porque es Mía y no es pública. Públicas son las veredas y públicas son las vidas sexuales de los que pretenden llamar la atención con su rebeldía frente a la sociedad, la misma sociedad que rechazan y a la que, al mismo tiempo,  le reclaman ser incluidos. No es contradictorio? 


   Mientras me preparo para mi siguiente correría nocturna donde espero gozar carnalmente con otras gentes delante de la sonrisa del gato rizón y contando con su imprescindible asistencia para sentirme confiada y segura, sé que volveré a calmar  mi sed sexual y amorosa porque no sólo en nuestro sagrado dormitorio vive el amor infinito sino también en el manantial callejero, detrás del sexo promiscuo y desenfrenado. Para las sacerdotisas libertinas de Afrodita, el amor no sólo es cotidiano sino que debe servirse en un plato especial de placer gourmet.

   Y la que esté exenta de envidia, que le arroje a la mujer adúltera la primera piedra.

       

miércoles, 16 de abril de 2014

Mi amiga Diva Inside

   dedicada a diecinueve (BV), en esta semana de Pascuas, porque además de coneja es  Diva Inside en noches de glamour

  


   Ella afloró después de haberse frustrado en muchas madrugadas febriles. Es un paria de búsquedas de pajas insurgentes que anhelan a siempre más.  Y así es como Ella emerge, comienza, se origina y se muestra. Convengamos que el mundo social no es un lugar hospitalario para  este ejemplar. En consecuencia,  vaya secreto del desprecio humano, de la discriminación sin fundamento es en donde emana el morbo de nacer así. Un monstruo pecaminoso e impúdico que no se autoaborta, que tiene el pésimo y malvado coraje de no autoabolirse, que repite la acción hasta originarse en la noche, la intimidad, la soledad, la inversión.
 
   Se supone que su histeria momentánea de varoncito no lo llevaría a concretar a fondo su trasgresor deseo de bifurcarse. Pero abre el placard de su Diosa – Ama y saca esos preciosos, europeos, zapatos de taco alto.  Sin abatirse, sin boicotearse busca en el espejo, su espejo, la Amada mujer, la misma que alguna vez lo había obligado a crossdressearse y desde allí se configura para abordar la más lesbiana travesía de la vida: Ser Diva. Lo logra en escasos pasos, porque ya lo intentó muchas veces, lo tenía ensayado desde lo más profundo de sus testículos, casi por la fuerza. Se calienta, se acomoda, se fotografía, se critica, se emociona, tira un  beso a su cara maquillada en el espejo. Es pésima a la hora de disimular pero óptima para manifestar. Todo lo exagera y lo detalla.  Tiene el valor del niño inconsciente del peligro. Y dale que va. Suspira. Se hace una paja en el medio del parto. Acelera lo aletargado y retrasa lo urgente. Nunca se había apurado tanto como esa tarde otoñal en el castillo de quien la hechizó con su propuesta. Ahora no tiene otra opción que ser perfecta. No es tiempo para mediocridad. Se supera a sí misma en la pornopantalla de su fetiche. Ella se había soñado así pero no tanto. Se esculpe, se pintarrajea, se borra, se enmienda, busca su música interna. Late por dentro y dentro de la habitación. Es implosión, es fuerza centrípeta. Su pulso se le acelera al subirse las medias, se le caen las cosas, como si se le volcara la verguenza. Avanza hacia su imagen como macho buscando una puta. La quiere coger hasta saciarse. Se enamora de Ella misma y de la Ella fundacional, Blue Velvet, quien la forzó a hacerse la que hoy conocemos por Diva Inside.

   Ser Diva a full. Porque para ser mediocre prefiero no nacer. 





miércoles, 9 de abril de 2014

La Venus tan cruel







   No me conocéis aún? Sí, soy cruel, ya que tanto te gusta esa palabra. Pero acaso no tengo derecho para serlo? El hombre es el que solicita, la mujer es lo solicitado. Esta es su ventaja única, pero decisiva. La naturaleza la entrega al hombre por la pasión que le inspira y la mujer que no hace del hombre su súbdito, su esclavo, que digo, su juguete y que no le traiciona riendo, es una loca.”

Leopold Sacher-Masoch.  La  Venus  de las Pieles.


   
Mi dominado marido escribió hace un tiempo está frase de la Venus en Círculo BDSM abriendo un debate sobre lo que él considera una tendencia a combatir: la domesticación de la Dómina primigenia. A mí me gusta llamarla la Dómina Esencial. Algunos libros de sexología la llaman Dómina dominatrix un nombre cuasi científico, que me hace pensar en una tiranosauria despiadada y devoradora. Y hoy quiero retomar esa idea porque sé que antes de emprender cualquier camino de exploración sexual, es importante sacarnos de encima el molesto equipaje pesado que otros nos cargaron encima y que no nos interesa y así poder viajar lo más frescos y cómodos posibles para disfrutar del paseo y el paisaje.

   La Dómina esencial siempre conserva la arrogancia con la dosis justa de despotismo y crueldad porque son los ingredientes necesarios en la escalada erótica hacia el punto sublime en donde ella y los sumisos arriban a la cumbre del placer. No puede ser un juego sexual consensuado ni tampoco es la representación de un personaje, por más fabuloso y sexy que sea. Es la esencia de una personalidad. Las garras de la tigresa que nunca será domada, que por su naturaleza no acepta ser domesticada.

    Pero que nos encontramos, cuando salimos al bosque?

   Yo encuentro que me viven diciendo lo que debo hacer. El mundo del BDSM que pretende incluirme está lleno de reglamentos y normas. Reglas sobre como debo comportarme con un sumiso o como debo interrelacionarme con otras Amas. Reglas hasta para abrocharme el corsette. Reglamentos plenos de palabras rebuscadas, elucubraciones filosóficas, instrucciones dialécticas que ponen paños freezados a mi calentura libidinosa. Pretenden redactarme cláusulas para un contrato que es tan opuesto a los sensuales deseos de Severin... Soy Dueña y Señora de una actitud  sádica y pervertida hacia el sexo pero siento que buscan amaestrarme de todas las formas posibles. 

   Las Dóminas que gozamos con el ejercicio del sadismo somos pocas, raras y muy buscadas. O quizás seamos muchas más pero frente a tanta propaganda al metapoder de Marte, la mayoría de las Venus están ocultas por sí mismas o protegidas por sus fieles adoradores y no tienen ganas de entrar a sitios públicos a compartir experiencias porque saben que van a ser cuestionadas por su forma de vida o porque en dichos sitios abundan los supuestos expertos que se especializan en proponer su versión del BDSM en donde se niegan verdades sobre sexo que son universales para cualquiera que haya caminado alguna calle de la vida y haya aprendido a leer lo que está escrito en las paredes con letras capitales. Sé de mujeres dominantes que disfrutando de la intimidad de su Femdom doméstico de la mano de sus maridos – esclavos, resolvieron guardarse de contarnos sus experiencias porque se hartaron de ser criticadas o directamente censuradas, privándonos así de valiosísimos testimonios. Pero otras, en compensación, hemos decidido no callarnos.

    La Dómina sádica no se presta a  servir masoquistas que es la trampa más común en que caen tantas inexpertas ni tampoco acepta las reglas de un consenso que en los hechos significa una reducción sustancial de su poder dominante para que algunos interesados obtengan la concreción de sus fantasías de una forma fácil y sin riesgos. Por eso muchos nos detestan, aunque me consta que  desearían estar un rato bajo Mis botas para saber que se siente de verdad cuando una hembra de alto calibre te somete al poder de su femenina sexualidad.

    Sabiamente, Don Leopoldo pone en boca de Wanda la expresión naturaleza. La presencia de la naturaleza le agrega un toque inquietante a la cuestión. Revela que existe una naturaleza que manda, una naturaleza que empuja, que no toda conducta está condicionada por las construcciones sociales armadas por seres humanos. Los hombres y las mujeres podemos seguir las pulsiones de esa naturaleza o rechazarla. Si la rechazás, estás en todo tu derecho de hacerlo pero deberás aceptar el derecho de Venus de ser cruel si así lo desea y también deberás aceptar que a sus seguidoras no nos importe demasiado si esa palabra te gusta o no.  







jueves, 3 de abril de 2014

El armario de la abuela




Inspirada en mi columna anterior, me dediqué esta semana a abrir el armario de la abuela y a  sacar  a la  luz   las joyas más preciadas.  Este calendario  recuerda   antiguas   rosas entalladas, piezas  de  orfebrería  que  realzan  las  curvas y  se deslizan suavemente entre enos turgentes y manos temblorosas que anhelan acariciar la piel que se deja entrever.



Enero



Febrero




Marzo



Abril



Mayo



Junio



Julio



Agosto



Septiembre



Octubre



Noviembre



Diciembre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...