martes, 12 de febrero de 2019

Dominación financiera





   Teresa Calandra, para quienes no la conocen, fue una gran mannequin argentina de los años setenta, los años de oro de nuestro modelaje, cuando compartía pasarelas con divas como Carmen Yazalde, Mora Furtado, Teté Coustarot o Evelyn Scheidl. Con los años, y aprovechando que su voz era tan sensual como sus piernas, se inició como periodista y comentarista de modas. Hace años, conduce en la televisión su propio magazine semanal Con Teresa sobre moda, viajes y tendencias que rebosa glamour y belleza. De la presentación del programa de Teresa Calandra, extraje estas dos frases que expresan con pocas palabras todas las maravillas que el universo Femdom tiene reservado para las mujeres.

  • En el mundo de una Mujer, todo puede ser perfecto.
  • Para Nosotras, lo mejor.

   Yo pertenezco a la raza de mujeres dominantes que nos regocijamos en la estética femenina del clásico diva style. Parte del encanto que irradia ese estilo es que suele ser costoso. No cualquier mujer puede permitirse pagar gustos caros y superfluos pero para las Dóminas de cierta clase, ese es un detalle menor. Adivinen quienes son los que pagan las cuentas. Supongo que habrán acertado.

   Cuando hablo del fetiche del diva style, estoy hablando de algo mucho más profundo que de usar perfumes, carteras o zapatos de grandes marcas. Me estoy refiriendo a una manera femenina de vivir la vida con un estilo que la revista Leg Show, en su edición española, denominaba con genial síntesis, Hay mujeres que llevan un estilo de vida que puede ser definido como un estilo de tacones altos. Esta forma glamorosa de vivir la femineidad tiene un fuerte nexo con la dominación femenina porque los gastos que dicho estilo de vida implica no son solventados por las mujeres que lo gozan sino por los hombres sumisos que las acompañan y que acceden con mucho gusto a abrir su billetera para complacerlas en todo lo que ellas requieren y desean.




   No niego que suelo ser sádicamente manipuladora. Me aprovecho de mi condición femenina para obtener de los hombres, y en especial de mi esclavo marido,  lo que quiero, cuando quiero y como quiero. Los lujos no me generan culpa sino todo lo contrario; siento que merezco ser siempre tratada de una forma especial y única. Me gusta ser cortejada. Me divierten los viajes, las piscinas, la ropa elegante, los zapatos de estilo, sentarme en buenos sillones y dormir en cómodas y bien cuidadas alcobas. Vivo la dominación femenina como si estuviera sentada en un trono en donde soy atendida y adorada como siento que debo serlo.

   El clásico estereotipo de la mujer dominante es mucho más que un outfit exterior; desde el interior de su modo de vivir, nos presenta a una mujer de aspecto y modos altamente erotizados que pone su placer y la satisfacción de sus caprichos como piedra fundamental de cualquier relación o experiencia en la que participe. Una mujer que suele gozar de gustos refinados porque siempre tiene a su lado a un hombre que disfruta complaciéndolos. Junto a Ella, no hay lugar para altares en donde quemar incienso en homenaje a la entrega del sumiso porque el único pedestal está destinado para el trono de la Diosa.

   Esta forma de entender y de gozar el sadismo (muy diferente a la concepción del sadismo como administración de dolor en forma controlada) siempre generará condenas por su propia naturaleza, supuestamente inmoral e injusta. En el mundo de la sexualidad BDSM, no debe haber mayor desigualdad entre hombres y mujeres que aquella en donde el placer se apoya en los regalos y atenciones de los hombres hacia las damas y nunca al revés. A menor igualdad, mayor placer.

   A quienes nos critican desde la típica posición moralista del BDSM de los amos y las sumisas, yo les recuerdo que nuestros esclavos no son ni atados ni forzados ni violados. Podrían decir no quiero, no pago, no te lo compro. Pero no lo dicen. Les tocó el supuesto lado perdedor de la desigualdad pero ellos siempre sonríen mientras ponen la tarjeta para pagar porque saben mejor que nadie que no cualquiera es elegido y seleccionado por una Dómina para cumplir con ese rol. Ese rol tan criticado desde afuera del Femdom por los maestritos del librito BDSM y a la vez tan codiciado desde adentro y que tan felices los hace. Como los galantes sumisos que son, ellos también creen, al igual que Teresa Calandra, que en el mundo de una mujer todo puede ser perfecto y desde lo más profundo de su sumisión desean para Nosotras, lo mejor.



La Dominación financiera...por Bill Ward







martes, 5 de febrero de 2019

Bettie Page by Bunny Yeager. Bikini Bettie


   La historia es muy conocida pero es de ésas que siempre da gusto revivir. En el año 1954, una modelo fetish estaba trabajando en el estudio fotográfico de Irving y Paula Klaw en la ciudad de Nueva York. Cansada, aburrida y deseando unas vacaciones, guardó un bikini en su bolso y sacó un pasaje para Miami en busca de sol y algo de calorcito caribeño.

   En ese mismo año, una chica recién casada había decidido ponerle fin a su carrera de modelo y quería aprovechar su experiencia para cambiar de lado en la cámara. Había experimentado en sí misma la poca empatía que a veces se generaba entre las modelos y los fotógrafos varones y estaba decidida a encarar la fotografía de chicas sexies de otra forma, mucho más fresca y natural.

   El diablo metió la cola (o deberíamos decir, la diablesa metió el látigo) y fue en Miami donde Bettie Page se topó con Bunny Yeager. La maravillosa coincidencia de ese encuentro fortuito fructificó en una serie de fotografías de Bettie que hoy son consideradas como la esencia misma de la belleza y la gracia de la femineidad pinup. Lejos del estudio de Klaw, lejos de las medias negras, los látigos, las ataduras y los ball gags, Bettie se dedica a ser ella misma y a gozar en la playa y el mar bajo la mano experta de Bunny.

   La columna inmediata anterior está dedicada a la historia del bikini en las pantallas de cine. Son diez escenas de diez estrellas de cine luciendo bikinis que recorren un océano de tiempo entre aquella legendaria primera película de Brigitte Bardot en 1953 hasta Gal Gadot en 2011. Pero a esa historia le faltaba algo. Creo que con este calendario, ahora sí, está completa 

When I first saw Bettie in the nude, I was pleasantly surprised; she looked great. She walked into the room on tippy-toes, like she was wearing high heels, which made her look taller and more natural at the same time. The first thing I noticed was that for some reason when she was nude, she did not seem naked. I had never seen anyone with an allover tan and she looked like the perfect doll or mannequin. Bettie was a true nudist and maintained her glorious golden olive color by sunning herself everyday. She would lie on the banks of the Miami River. Maybe it was her tan, or maybe it was her attitude– she seemed completely at ease.

Bunny Yeager 




Enero





Febrero




Marzo




Abril




Mayo




Junio





Julio


Agosto


Septiembre






Octubre



Noviembre

Diciembre


domingo, 27 de enero de 2019

10 Sensuales y Femeninas. Trajes de baño. Bikinis.


    Las mujeres del sado casi nunca nos referimos al bikini como una prenda fetiche. Ponemos nuestras pasiones en las botas, los zapatos, los guantes, los catsuits y la lencería para íntimos momentos a puertas cerradas. El bikini está relacionado a la playa y al día de sol, lejos de la nocturnidad habitual de nuestras ejecuciones sádicas y sexuales. Las telas con que se fabrican tampoco son las favoritas de las dominatrices. El cuerpo femenino semidesnudo tiende a inhibirnos cuando muchas de nosotras quedamos alejadas de los tiempos y de la edad que consideramos adecuada para usar un bikini en público. 

  
Angelina Jolie

  Si bien el uso del traje de baño de dos piezas para mujeres se remonta hasta tiempos remotos, el invento del bikini actual se le atribuye a Louis Reard, un ingeniero especialista en el diseño de piezas para automóvil. Tuvo su bautismo en sociedad en el cuerpo de la modelo francesa Micheline Bernardini en un desfile de modas del 5 de julio de 1946, junto con los renovados aires de libertad que llegaban a la Francia de posguerra que todavía se lamía las heridas provocadas por la ocupación nazi. 




Britt Ekland

  Prohibido, censurado y perseguido en sus primeros años por asociaciones civiles, grupos feministas y religiones diversas, el bikini fue afirmándose durante la década del cincuenta como moda de playa para las chicas jóvenes. Por supuesto que el cine, siempre listo para reflejar las innovaciones en la moda, tuvo mucho que ver con la paulatina aceptación de la nueva prenda veraniega. 

   La historia de amor entre las chicas en bikini y las pantallas nació en aquellos lejanos años y sigue firme hasta hoy, casi setenta años después. Hoy quiero resumir esa linda y fresca historia en diez escenas, presentadas en forma cronológica. 



10 Sensuales y Femeninas. Trajes de baño. Bikinis.


Ursula Andress


Puesto 1. Brigitte Bardot. Manina, la fille sans voiles (1953).
Este film fue el primer protagónico de Brigitte Bardot y se lo suele considerar como el puntapié inicial de la larga relación entre el cine y el bikini. Como era de esperar, la exhibición de la rutilante belleza adolescente de Brigitte en bikini generó toda clase de polémicas. Por problemas de censura, la película fue estrenada en el mundo anglosajón varios años después cuando Brigitte ya era una estrella pero llevó entonces el marketinero título de Manina. The girl in the bikini. La anécdota refiere que el padre de Brigitte firmó un contrato con la productora en donde se comprometían a no exponer a su hija de diecisiete años a escenas demasiado osadas para las costumbres de entonces, contrato que obviamente no fue cumplido.





Puesto 2. Ursula Andress. The satanic Dr No (1962).
Poetas y comentaristas de cine han querido ver en Ursula Andress emergiendo del mar con dos caracolas en sus manos, a una epifanía del célebre cuadro de Botticelli El Nacimiento de Venus. Similitudes aparte, ésta es una de las escenas más recordadas de la historia del cine e hizo inmortales tanto a este bikini blanco con el cuchillo al costado como a Ursula en su papel de Honeyrider, la primera chica Bond de la historia.  Le debo el éxito de mi carrera a ese bikini, confesó ella años después. En el 2001, Christie's lo sacó a subasta con otros objetos de la memorabilia James Bond y le fijó un precio base de cincuenta mil libras esterlinas.







Puesto 3. Raquel Welch. Fathom (1967).
See Raquel Welch in the mankind's first bikini! (Vea a Raquel Welch en el primer bikini de la humanidad). Ese fue el titular publicitario que promocionaba a Raquel en One million years BC, una verdadera obra de arte del ridículo que mezclaba a supuestos seres humanos prehistóricos en una historia inverosímil con dinosaurios de plástico. Este film y el afiche de la promoción hicieron de Raquel Welch un símbolo de la revolución sexual de los sesenta, mostrando su espectacular figura en un bikini que no era más que dos pedazos de tela que apenas la cubrían. Un año después, Raquel volvería a calzarse un traje de baño de dos piezas más normal en Fathom, una historia de espionaje donde interpreta a una paracaidista que debe recuperar una pieza clave de un armamento nuclear perdido en el Mediterráneo. 





Puesto 4. Britt Ekland. The man with the golden gun (1974). 
La melena rubia y su figura atlética ya habían convertido a la sueca Britt Ekland en un sex symbol de los años setenta cuando interpretó junto a Roger Moore a Mary Goodnight, una de la más famosas chicas Bond  de la historia, la misma que desata un desastre cuando apoya la cola contra un tablero de control. 






Puesto 5. Jaclyn Smith y Cheryl Ladd. Charlie's Angels (1977 - 1979).
Un compilado de las mejores escenas en bikini de estas dos bellas Angels de los años setenta, posando en piletas, barcos y playas de California.






Puesto 6. Catherine Bach. The Dukes of Hazzard (1983).
La sureña prima Daisy (prima de Bo y Luke y sobrina del tío Jesse en la serie The Dukes of Hazzard) marcó todo un estilo sexy a principios de los ochenta popularizando los shorts de jean combinados con sandalias de taco alto para manejar su jeep o trabajando de camarera. Fue tan grande la sensación que provocó Catherine Bach en la TV que los shorts de jean fueron rebautizados daisydukes. Pero a veces, cuando era necesario recurrir a la artillería pesada de la seducción, Daisy recurría a un bikini rojo que la hizo tan célebre como sus daisydukes






Puesto 7. Julie Strain. Enemy Gold (1994)
Entrando a los años noventa, este es un delicioso ejemplo de los bikinis bien cavados que se usaban en esa época. El físico imponente de Julie Strain, el rol sádico de sus personajes y el exótico agregado de llevar botas altas como calzado junto al bikini, conforman una combinación fetish para poner de rodillas a cualquier hombre sumiso.  










Puesto 8. Halle Berry. Die another day (2002).
Entrando al siglo XXI en esta historia, llega la tercera chica Bond de la lista. Esta escena de Die another day es un homenaje; Jinx Johnson (Halle Berry) sale del mar en bikini y camina por la playa al encuentro de James Bond como cuarenta años antes lo hiciera Honeyrider (Ursula Andress) en The satanic Dr No. El bikini anaranjado que usó Halle está hoy exhibido en las vitrinas del restaurant Planet Hollywood de Londres. El mundo desde 1962 a 2003 puede haberse vuelto irreconocible pero la seducción del bikini llevado por una bella chica Bond continúa inalterable. 







Puesto 9. Angelina Jolie. Tomb Raider. The cradle of life (2003).
Angelina Jolie vuelve a ponerse el catsuit y también el bikini de Lara Croft en esta segunda parte de la historia nacida del videojuego Tomb Raider. Ver a Angelina haciendo jet ski en bikini remarca el notable cambio de estilo entre su cuerpo fibroso y el de las estrellas femeninas que se mostraban en bikini décadas atrás. 





Puesto 10. Gal Gadot. Fast and furious 5 (2011).
Miss Israel 2004 y ex miembro de las fuerzas armadas israelíes con el rango de entrenadora de combate, Gal Gadot es toda una síntesis de lo que es la fortaleza y el poder de una mujer en nuestro tiempo. Su entrenamiento militar le permitió acceder a un papel en la saga Fast and Furious y a partir de ese momento su carrera de actriz despegó definitivamente. En esta escena en Río de Janeiro, ella despliega toda su seducción para obtener las huellas digitales de un mafioso que quedan impregnadas en la bombacha de su bikini.  









Ursula Andress


Halle Berry


domingo, 20 de enero de 2019

Entrevista a Dita Von Teese





"Cualquiera puede tener glamour, si lo desea"
Dita Von Teese


   Ella es la reina del burlesque moderno. Fantasía, misterio y sensualidad son alguna de las características que se acercan a describirla. Además de bailarina, esta experta en el arte de la seducción también suma otros atributos: es diseñadora de moda, actriz, escritora y, desde febrero de 2018,  cantante.


El disco de Dita
10 canciones compuestas y editadas en francés por Sebastien Tellier .



   Dita Von Teese, una diosa que reinterpreta la belleza de la época de oro de Hollywood, con atuendos vintage del prestigioso Jean-Paul Gaultier y zapatos Christian Louboutin diseñados exclusivamente para ella, se dio a conocer a inicios del milenio por su estilo pin-up. Tras su incursión en el mundo del striptease, tuvo una corta aparición en videos pornográficos, entre los más destacados Decadence, del director Andrew Blake, y Pin-Ups 2, del mismo director, junto a la actriz húngara Anita Blonde. En 2002 protagonizó una icónica portada para la Playboy estadounidense que la catapultó a la fama. Desde ese momento se convirtió en una especie de Bettie Page moderna.







   Von Teese también es autora de dos libros: Burlesque and the Art of the Teese y el más reciente Your Beauty Mark, publicado en 2015. Dos obras extensas, en donde el glamour, la sensualidad y la belleza se convierten en la premisa principal.






  

Crees que el burlesque funciona como una manera de empoderar a la mujer?

DVT - Creo que esto es como cualquier cosa, algunos pueden encontrarlo como un acto empoderador de la mujer y otros pueden verlo degradante. Creo que eso es lo interesante, y una cosa maravillosa sobre esta época en la que vivimos. Todos tienen una alternativa. Puedo decirte con seguridad que el 85% de mi público es femenino, así que está muy claro que las mujeres se están inspirando en el burlesque y lo que esto significa. El burlesque es atractivo para muchas mujeres porque se trata del arte de crear glamour, no se trata de crear con lo que nacés, se trata de trabajar en tu propia fantasía. Otra cosa maravillosa del burlesque es que acepta diversas formas y tamaños, edades y etnias, y abraza la fluidez de género.

Por qué crees que las mujeres van a un show de burlesque?

DVT - Creo que van a shows de burlesque por las mismas razones por las que comencé a crear shows de burlesque y a posar para pin-ups. En ese entonces no sentía que tuviese muchas modelos a seguir en el mundo de la belleza y la sensualidad con los cuales pudiera identificarme. Cuando era adolescente y en mis primeros años de trabajo, los íconos de belleza a seguir eran modelos imponentes como Cindy Crawford, Elle McPherson y todas esas modelos de traje de baño que salían en las portadas de la revista Sports Illustrated, y nunca sentí nada en común con ellas. Fue ahí cuando miré al pasado, miré al glamour creado en la Edad de oro de Hollywood e intenté emularlo. Me gusta pensar que muchas de las fans del burlesque y las pin-up se sienten de la misma manera que yo, que pudimos encontrar confianza a través del glamour y la sensualidad.

Desde tus inicios hasta ahora, ¿cómo crees que ha sido la evolución del burlesque?

DVT - Sin lugar a dudas el burlesque ha evolucionado de muchas maneras diferentes desde que inicié mi carrera. Cuando comencé a presentar mis shows, a principios de los años ‘90, por lo general actuaba en clubes de caballeros, en ese entonces tenía muchos admiradores que me conocían por mis pin ups en la revista Playboy. En ese momento era algo que, sin dudas, estaba bajo la mirada masculina, no había oportunidad para un público femenino. A medida de que pasó el tiempo, evolucionó. Muchas personas conocieron mi historia cuando mis libros se publicaron, en ellos hablé de mi vida y sobre lo que el glamour significa para mí. Alrededor de ese tiempo, obtuve una base de seguidoras femeninas muy fuerte, que mantengo hasta el día de hoy. Sinceramente no creo que hubiera imaginado que el burlesque vería el tipo de resurgimiento que tiene hoy en día: nunca lo hubiera creído si le hubiese comentado a mi ser de 19 años que sería así algún día. Pasé de presentarme en pequeños bares de striptease y clubes fetichistas, a actuar tres o cuatro noches seguidas con las entradas en teatros con capacidad para más de 2.000 personas.

Crees que el glamour es una herramienta? ¿Es tu expresión de feminismo? ¿Qué significa para vos?

DVT - Yo creo que el glamour es sólo una manera de vivir la vida al máximo, es como disfrutar la manera de vestirse como si fuese una obra de teatro, es la cereza de la torta. Creo que es una tontería lamentar lo que no tenés en la vida, ahora es el momento de ser quien quieras ser. Escribí un libro de 400 páginas sobre el glamour, me llamo a mí misma una evangelista del glamour. El glamour no le pertenece sólo a los jóvenes, no le pertenece sólo a los ricos o famosos. El glamour es algo que cualquier persona puede tener si así lo desea.

Qué le dirías a quienes consideran al burlesque como una plataforma para objetivar a la mujer?

DVT - Honestamente, no le diría demasiadas cosas, pueden ver mi espectáculo de burlesque, y creo que eso es todo lo que diría. Realmente no me molesto en tratar de convencer a las personas a que cambien de opinión. Con teatros en todo el mundo repletos de personas hermosas, elegantes e inteligentes de todos los ámbitos de la vida, no siento la necesidad de tratar de convencer a los detractores. Muchos fanáticos del burlesque son personas que aceptan la diversidad, amantes de la belleza y la sensualidad, y cualquier persona que no le guste lo que hacemos no debería venir a un show como éste. Tenemos espectadores que vienen acompañados y son dos o tres generaciones de mujeres, a menudo tenemos a la hija, la madre y en ocasiones también a la abuela, por lo que es difícil juzgarlo a menos que lo hayas visto.

No es la primera vez que incursionás en el mundo de la música...será debut y despedida?

DVT - Siempre estoy creando música para mis shows, y planeo poner algunos de ellos en vinilo este año. No tengo un gran deseo de ser cantante, pero me gusta salir de mi zona de confort e intentar cosas nuevas todo el tiempo. Es agradable cuando alguien tiene fe en mí para hacer algo nuevo, no me alejaría de la oportunidad de hacer algo con artistas que admiro.







Luis De Gouveia

Fuente
https://www.clarin.com/espectaculos/fama/dita-von-teese-puede-tener-glamour-desea_0_B1ZE1ejFG.html



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...