martes, 31 de marzo de 2015

Dominar era una fiesta



   Antes, porque hubo un antes, yo no sabía que era una dómina. No tenía la literatura correcta, ignoraba las enseñanzas de la Tigresa Blanca y desconocía las delicias de las prácticas amatorias del Femdom sádico. Pero ya había en mis relaciones sexuales algo que podría bautizar como comportamiento Femdom. Al no tener referencias claras, me empapé instintivamente de los ejemplos que me daban otras mujeres; yo imitaba la elegancia de las damas maduras, la forma en que imponían sus deseos desde su femenina seducción, el placer lésbico que sobrevolaba los elogios que se dedicaban. Ellas fueron mis maestras, las que conmovieron mi corazón y mi sexo adolescente hasta la masturbación en sus desbordes eróticos y atrevidos. Yo imaginaba que para ellas, la ética sexual no estaba asociada a ninguna ética social. A la vez, comenzaba a comprender que la disciplina necesaria para llevar a cabo una obra maestra del sexo y la estética sobre un cuerpo de mujer no se correspondía con las ideas mediocres de las mojigatas soñadoras de ajuares nupciales, que levantaban la voz crítica con sus crudos y despectivos comentarios sobre las trolas fáciles, que eran aquellas que yo admiraba. 

   Como si gozar sexualmente sin cumplir un mandato externo fuera una agonía imposible de remontar.

   Con el tiempo, fui entendiendo. Una dómina es aún más disciplinada y estructurada en su ADN sensual que las supuestas chicas buenas, esas grises y aburridas pacatas de la antiseducción. De hecho, el comportamiento de las Tigresas Blancas se rige mediante un manual que liga al placer con una elevada procedencia de actos estrictos para obtener sus fines. La dominación del otro implica conocerlo para así poder extraer el goce de una misma, ese goce dominante que provoca a su vez, como lógica consecuencia, el orgasmo sumiso aunque muchos no pueden justificar esta ilógica desviación. 

   Hay que olvidarse del qué dirán, atreverse a negociar con la propia vergüenza y asumir la ruptura social que significa romper la igualdad e instalarse en la posición superior designada por el poder al que aspiras. Aún hoy, suelo decir en tono de duda; si lo pensara dos veces.....  Pues no es fácil desatarse de tanta correa prejuiciosa y represora, no es sencillo descubrir y asumir que nosotras tenemos el poder de manipular, pegar, gozar y arrasar. No toda mujer cree merecer ese poder, muy pocas se deciden a vivirlo. Desde nuestras ancestras, nos hemos cargado con la maldita herencia de la redención mediante el sufrimiento. Por Dior!, ese es el mandato que nosotras las Dóminas venimos a interceptar.

   Somos corruptoras, no siempre de personas, pero sí de los dictámenes que durante siglos han bloqueado las fiestas bajo las sábanas. Irse a la cama con látigo y lencería fetish nos pone desde el vamos en un pedestal distinto al de la siempre pobrecita víctima de todos los duelos. Salimos del closet para recargarlo de placeres, plumas, cueros y satenes. Nos sentamos en la cabecera y nos servimos gustosas en el banquete del adulterio. Somos mancebas de nuestras propia altanería. Y ahí vamos, con toda la Afrodita en la piel, explorando hasta dónde podemos llegar y todo lo que podemos hacer, sin prejuicios, sin culpas, sin carencias afectivas, sin neuróticas rebeldías, sin histerias de autoestimas distorsionadas.  

   Empezá hoy por ser menos esclava de las opiniones sobre el corte de cabello que deberías tener y el restaurant de moda al que deberían llevarte. Olvídate de tu andar arrastrado, culposo y victimario. Asumite como Tigresa, rugí bien fuerte y buscate un dragón, o mejor, buscate varios. No me vengan con que no hay: abundan por todos los continentes y están siempre dispuestos. Acoplarse a una gacela es más difícil: son huidizas y no siempre se las encuentra al rastrearlas pero el placer del premio bien lo vale. Porque dominar no sólo era una fiesta para nuestras antecesoras. Dominar es hoy una fiesta y lo será por siempre.

   Si el lector lo prefiere, puede considerar esta texto como obra de ficción. Pero siempre cabe la posibilidad que un texto de ficción arroje alguna luz sobre las cosas que fueron antes contadas como hechos.

Ernest Hemingway. París era una fiesta 



lunes, 23 de marzo de 2015

10 Sensuales y Femeninas. Cine Femdom. Las Dominatrices.


Angelina Jolie


   Las mujeres dominantes siempre han ocupado un sitio de honor en la historia del cine. Entre todas, las dominatrices pertenecen a una raza muy especial: ellas son las oscuras reinas sádicas de la pantalla grande. Mi anterior entrada de Cine Femdom está basada en fetiches y prácticas, desde cuero y pieles hasta trampling y ponyplaying: hoy en cambio quiero homenajear a las más bellas y famosas actrices en sus roles de  Dóminas y a los films que protagonizaron, en donde la trama es inseparable de la sensualidad y el sadismo femeninos. No fue fácil realizar la selección pero estas están mis diez elegidas. Diez Dóminas de la pantalla grande. Cine Femdom. Las Dominatrices.  


Puesto 10.  Emanuelle Béart. My Mistress (2015).

La provocativa relación entre un vulnerable y romántico adolescente y su amante, una sádica Mistress madura y elegante.  Este es el trailer y un compilado con las mejores escenas; adoro como le queda a Emanuelle esa peluca renegrida estilo Cleopatra, combinando con sus ojos maquillados y esa expresión fría y cruel tan suya, tan dominante... 










Puesto 9.  Sharon Stone. He said,she said  (1991).

Una cena es el escenario perfecto para que una mujer sensual y segura de sí misma (Sharon Stone) provoque un terremoto mental en una pobre chica vainilla, hasta ese momento muy creída de sí misma, que de pronto la ve transfigurarse en una dominatriz deliciosamente estereotipada que lleva en su bolso, la fusta, las esposas y un libro de posiciones sexuales. Los operagloves de Sharon y sus anillos son un capítulo aparte: los cinco segundos que van desde 1:10 a 1:15 valen el costo de la entrada al cine.







Puesto 8.  Charlize Theron. Head in the Clouds (2004).

Spanking, bondage y trampling de la mano de Charlize Theron que interpreta a Gilda Bessé, una modelo y actriz que vive en París, durante la Segunda Guerra Mundial. Dominante y bisexual, tan bella como peligrosa, Gilda es en realidad una espía británica y se relaciona con oficiales nazis para obtener información.  En esta escena, su víctima parece muy segura de sí misma, se deja atar y amordazar sonriendo, creyendo que tiene el control de la situación. No cometas nunca ese error.

 



Puesto 7. Tricia Helfer. Walk over me (2007)


Lelee Sobieski (Alberta), una conservadora chica de pueblo, es iniciada por Tricia Helfer (Celene), su ex babysitter, en el mundo de la dominación femenina profesional. Tricia aparece en esta única escena pero lo hace de forma imponente.







Puesto 6.  Emanuelle Seigner. Bitter Moon (1992)

Dirigida por Polanski, una historia tortuosa, plena de sadismo, que involucra un morboso juego de seducción entre dos parejas. Esta es la famosa escena fetish de Mimí, interpretada por la hermosa Emanuelle Seigner, vestida con un trench de vinilo y jugando peligrosamente con la navaja frente a la mirada del sumiso atado y amordazado. 





Puesto 5.  Angelina Jolie. Mr & Mrs Smith (2005).
El film que marcó el inicio de la relación amorosa de Angelina con Brad Pitt. Una asesina muy sexy utiliza su atractivo como dominatriz para acceder a su víctima. La escena completa, en donde ella se fuga descolgándose por la ventana mostrando las botas y todo su traje fetish fue borrada de YouTube y de otros sitios de video por cuestiones de copyright. Yo estaría muy agradecida si algun lector la consigue y quiere enviarme un comentario junto con el link para así poder postearla. Pero mientras tanto, disfrutemos los breves segundos en los que Angie se ajusta los mitones y se suelta el pelo para empuñar la fusta. Es posible ser más atractiva?





Puesto 4.  Madonna. Body of Evidence (1993).

Seducción, juegos sadomasoquistas con velas y la más descarada manipulación femenina. Rebecca Carlson está acusada de haber cobrado una gran herencia utilizando sus excesos sexuales como arma letal para asesinar a su pareja: un hombre rico mucho mayor que ella. Su abogado (Willem Defoe) hace lo que puede para defenderla profesionalmente, intentando al principio no involucrarse demasiado pero como ocurre tantas veces en la vida real, frente a una mujer bella y sexual, el hombre no puede evitar ser arrastrado por el torrente del poder femenino. La música del video es de su éxito Erótica y las velas llegan a los 2:20 min. 







Puesto 3.  Guineviere Turner. Preaching to the perverted (1997).

El film original producido por la BBC no fue difundido por la televisión británica debido a su explícito contenido fetichista hasta que en el 2013, quince años después, fue digitalizado y remasterizado por Kickstarter. El casting incluye algunas dominatrices conocidas del mundo BDSM londinense de aquellos años y la trama involucra a una organización británica de ideas moralistas cuyos líderes no tienen mejor idea que infiltrar a un joven inexperto en el mundo fetish londinense en donde conoce a Tanya Cheex, una dómina neoyorquina que regentea The House of Thwax. Es tan obvio lo que le va a ocurrir al pobre muchacho cuando se enfrente con los hermosos ojos verdes envueltos en las arrimeladas pestañas de Tanya! Estos son el trailer de la película y un video especial dedicado a Guineviere, para disfrutarla en todo su glamour fetichista.
 



 




Puesto 2.  Emanuelle Seigner. Venus in fur (2013).

Otra vez Polanski dirigiendo a Emmanuelle Seigner. Thomas (Mathieu Amalric), un director y guionista, pretende llevar adelante una obra de teatro inspirada en la Venus de Sacher Masoch. Con ese fin organiza un casting para dar con el personaje femenino de Wanda. Una mujer desconocida que dice ser actriz y llamarse Vanda llega tarde y se encuentra con el teatro vacío y cerrado pero insiste en dar una prueba y él acepta ensayar la obra con ella. Así empieza una relación enmarcada en los claroscuros de la sala en donde Emanuelle, más madura que en Bitter Moon pero con la misma arrolladora personalidad, va mezclando lentamente fantasía y realidad en la mente de Thomas a medida que la prueba avanza. Hasta que Thomas comprende que el ensayo ha dejado de ser tal y que los roles se han transformado en realidades.  







Puesto 1 Bulle Ogier. Maitresse (1975).

Maitresse es un film sado francés adelantado a su época, que provocó controversias en Inglaterra y Estados Unidos. A lo largo de los años, fue prohibida, censurada parcialmente con cortes o clasificada como film clase X. Un muy joven Gerard Depardieu es contratado por Mme. Arianne (Bulle Ogier) para amurar una escalera móvil que permite acceder a un sótano pero termina descubriendo que el sótano es en realidad una mazmorra y que Mme. Arianne es una dominatriz profesional.  El se interesa en ella y comienza a asistirla en sus sesiones y se ve poco a poco envuelto en una sutil relación amorosa de dominación/sumisión. Es notable la similitud entre la indumentaria fetichista que viste Arianne y lo que suelen usar las dóminas de hoy, cuarenta años después. Es que lo bello y lo erótico nunca pasa de moda y siempre garantiza placer y excitación.









miércoles, 18 de marzo de 2015

Sumiso cero kilómetro



 
   Cómo tratar a un sumiso nuevo? Un tema que a menudo suelo discutir en Facebook con mis Amas amigas. Muchas chicas que se inician en la Dominación suelen pedir consejos a la hora de sesionar a un sumiso novato. No siempre es verdad pero suele creerse que en el Femdom el sumiso con poca experiencia califica mejor.

   Lo primero que siempre digo es que no necesariamente las técnicas de tortura son Femdom. Es muy común ver a dominantes mujeres en sótanos oscuros cometiendo carnicerías con pseudosumisos que no son otra cosa que masoquistas dominantes que consiguen un brazo femenino ejecutor de sus fantasías. No siempre tiene que ser así. He estado muchas veces en mi vida delante de personas excitadas por Mi poder sado, sensual y femenino y me siento en la necesidad de minimizar las inquietudes de las mujeres que arrancan pidiendo un consejo a partir de un check-list de un supuesto sumiso varón malesum al que no le importa los deseos de la mujer que supuestamente va a dominarlo.

   Me encanta disfrutar de los sumisos que son nuevos para Mí. No me importa su pasado pago en prostíbulos o relaciones kinkies, no le pido ni me interesa su curriculum. Lo único que me importa es su disposición para hacerme gozar. Por eso lo considero sumiso: porque yo lo someto. La dominación me da la posibilidad de autoconocer mis límites y mi propio equilibrio entre mi poder y mis deseos: hasta qué punto soy capaz de llegar para conseguir lo que quiero. No me detengo en el menú del sum que condicionaría mi sesión. Mucho menos en su supuesto entrenamiento previo: la existencia de los talleres para sumisos que veo anunciados en diversas comunidades BDSM me causa mucha gracia. Sé que lo desconocido nos da miedo, desconfianza e inseguridad,  tres variables que deben ser arrasadas por el sadismo, la sensualidad y las feromonas que poseemos las Dóminas.

   Entonces, mis amigas, porqué no pensar en un novato con fantasías sumisas como un precioso lienzo en blanco en donde podemos expresar, experimentar, adecuar, desarrollar e iluminar nuestra luz sensual? Es encender nuestra chispa para empoderar las feromonas y conseguir lo que queremos, lo que buscamos, lo que soñamos, lo que nos hace tener un orgasmo a full, sin intromisión de terceros grisáceos, talleristas de BDSM ni lloronas estropeadas. Yo me aprecio. Yo me amo. Yo me excito. Hacelo sin miedo, con uno nuevo o con uno muy conocido pero hacelo, hacelo brillar, hacelo inolvidable, firmalo, dejá un sello sobre él. Que tus fetiches y tus deseos enmarquen la tela y que la sonrisa de Bettie Page guíe tus óleos coloridos, brillantes, sádicos, sensuales y femeninos.




martes, 10 de marzo de 2015

Señora adúltera se busca




   Se suele decir que en el alma de todo marido con fantasías sumisas, existe un cornudo consentido en potencia. Invirtiendo la carga de la prueba y poniendo el énfasis en la mujer, yo afirmo que en el vestidor sedoso y sensual de una mujer sexy se agazapa, lujurioso y jadeante, un consumado fetichista que siempre pide más.

   El Everest de esa demanda, el punto extremo de ese pedir más es desear que ella sea o se vaya transformando en el mismísimo demonio hecho mujer. Un peligro en tacos altos cuyo comportamiento represente la pesadilla de cualquier hombre convencional, una fatalidad sádica de maléfica sonrisa perfectamente capaz de llegar  a los extremos de degradarlo, sodomizarlo, travestirlo o lo que es peor (o mejor) engañarlo deliberada y conscientemente con otros hombres delante de él. Para la mirada de afuera, ella lo ha hechizado con sus encantos y abusa del enamoramiento que ese hombre siente por su dama fetiche, lo que lo vuelve absolutamente incapaz de reaccionar ante los evidentes ultrajes recibidos.

   Una de las tantas mitologías que navegan por los suburbios del sexo es la de la esposa insaciable. Se la ha llamado cuckoldress.  Mujer madura, o no tanto, (si es  casada y con familia mejor) que ha decidido reventar muchas noches de su vida en un livin' la vida loca de sexo y placeres bajo la mirada de su esposo devenido en una mezcla polleruda de chofer y lacayo, ubicado en una posición deliberadamente oscura cuya única actividad parece limitarse a pagar sus gastos y caprichos sin reclamar jamás contraprestación alguna.

   Este tipo de vida suele levantar polvareda en los sitios de Internet que se especializan en temáticas BDSM. Se la pone fuera de lo permitido, se la niega o se la subestima. Nótese la inexistencia de acciones físicas sobre el sumiso, las acciones que los sumisos suelen consensuar para que el dominante termine haciéndoles lo que ellos desean. Por el contrario, podríamos decir que la presencia física del sumiso es ignorada. Puñalada artera y letal para todos aquellos que han construido edificios teóricos para sustentar prácticas sexuales o sadomasoquistas entre complementarios cuyos cimientos son un fifty - fifty consensuado entre dominante y sumiso. Yo me dejo hacer esto pero vos me presentás con un collar y me hacés esto y esto otro. Por el contrario, la Dómina cuckoldress no necesita aprender técnicas de flagelación o castigo para satisfacer fantasías masoquistas sin cometer errores ni tampoco está sujeta a compromisos con sumiso alguno. Solamente se dedica a gozar la vida y a darse los gustos, sensual, egoísta y altaneramente.

   Alguna vez leí en una revista fetichista una frase de Dian Hanson que me impactó por su poder de sintetizar algo muy complejo "...el hombre arrastrado por una fuerza superior a él mismo y a su propio instinto de conservación". Hanson se refería al deseo incontrolado que ese hombre sentía por una mujer que lo excitaba a punto tal que no le alcanzaba con desearla o con el sexo, ese hombre sentía la necesidad de entregarse a ella de una forma total y sin reservas a causa del poder sexual que emanaba de ella y ante el cual se sentía absolutamente impotente.

   Para muchos militantes del BDSM, dicha situación bordea los límites del abuso y la falta de respeto. Pero para otros, una minoría selecta y a menudo silenciosa, es la más sublime de las delicias, el anhelo fetichista más acariciado. Nosotras, las dominatrices adúlteras somos las más grandes putas de la historia y no somos fantasía. Somos realidad, ellos lo saben y no se detendrán hasta casarse con la suya.





miércoles, 4 de marzo de 2015

Madonna, siempre Madonna

   Hace unos meses, el gran Steven Klein volvió a fotografiar a Madonna para la revista V Magazine. Una sesión llena de fetish y glamour junto a la muy bettiepageana Katy Perry, una sesión con toda la fantasía lujuriosa y lésbica que sólo el Femdom de lujo es capaz de proponer. Aquí están en mi calendario de marzo, que abre con la presentación del propio calendario de Madonna para el 2015, un regalo fetiche que ella le hace cada año a sus fieles de todo el mundo y cierra con Tom Munro fotografiando a una diva en medias de red y operagloves. Madonna, siempre Madonna.


   
Enero


Febrero


Marzo


Abril



 
Mayo


 
Junio


 
Julio


 
Agosto





 
Septiembre


 
Octubre



Noviembre


Diciembre
   
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...