domingo, 10 de junio de 2018

Dominar es darme los gustos




   Egoísta. Ególatra. Altanera. Así nos denuncian a las Dóminas, pretendiendo descalificarnos. Lo peor es que tienen razón. Yo siempre gocé el sexo haciendo lo que quise, como quise y cuando quise por la simple razón de que pude hacerlo y entonces lo hice. Así me place. En el sexo, soy YO y primero Yo. Yo busco el placer, y si lo encuentro, lo quiero todo para Mí.

   No soy humilde. No tengo porqué serlo. Mi identidad de Ama no la construí sobre caridades ajenas ni necesidades o carencias. Al pedestal del Femdom hay que subir con un esbelto movimiento de cintura, melena soberbia y mirada altanera. No se sube arrastrándose, ni pidiendo permiso, ni por la gracia de algún sumiso que te valide con su entrega. Las formas son cuidadas y estereotipadas pues la esencia de la dominatriz lo amerita. Sin formas no hay esencia. En la dominación femenina, las formas lo son todo.

   Si leíste por ahí que una Ama es una especie de mamita que se dedica a cuidar las necesidades de los sumisos, yo agrego que es muy probable que ella no tenga gran cosa para dar. Quizás por eso, ella te necesite como sumiso. Mujeres incapaces de desarrollar mecanismos de seducción en su vida sexual terminan volcándose hacia la protección de otros como un escapismo. Ya sabemos que cuando se trata de una mujer, la sociedad premia el sacrificio altruista. También en el BDSM. Allá ellas. 

    El mío es un comportamiento vampírico más que narcisista. No se trata de creerse superior y esperar la ofrenda sino que Yo quiero algo (todo) del otro sin otra lógica ni explicación que mi placer. Así me encuentro con Mi identidad domme y el otro, al entregarse puede decirse así mismo sumisoYo soy quien pone los colmillos en el cuello de un objeto sexual, sin importar su condición de sujeto porque sólo busco la savia sumisa para llegar a Mi máxima satisfacción, que no tiene por qué traducirse en su orgasmo aunque casi siempre termina así. 

   Dominar es darme los gustosExijo y me dan. Y como me dan sin reparos, más me envicio. Ese capricho de viciosa mezclado con la dosis justa de altanería, es lo que nos caracteriza a las Dóminas como las grandes egoístas del sexo. 





1 comentario:

  1. No puedo hacer otra cosa más que rendirme ante ti. Sabias e hipnotizadoras palabras de toda una Diosa del Sado, erótico y extremadamente sensual, por faaaavor!!! Has conseguido que me moje toda!! echando a perder mis lindas braguitas!! (bueno... con una sensión de lavadora tendrán remedio, jiji)
    Es un todo un lujo conocerte, con tus maravillosos posts, sobre todo con el alegato que haces en este, tengo la imperiosa necesidad de someterme a ti, de vivir una de las experiencias más increíbles a la que una sissy puede (y debe) someterse. Creo que ya es hora de pedirte una cita, de cruzar "el charco", de visitar tu linda Buenos Aires, para vivir la mayor experiencia que una sissy como yo pueda tener. Si es en compañía de Gerita ya sería el no va más.
    Domíname querida Mistress Roxy. Te quiero, muacsss

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...