jueves, 22 de septiembre de 2016

Tacones altos de deseo





   Buena parte del mejor y más costoso calzado femenino proviene de una región italiana, la Emilia. Una zona agrícola por excelencia, en donde las granjas  y campos se intercalan con una sucesión de pequeñas fábricas que producen para los más famosos nombres de la moda: Rossi, Louboutin, Chanel, Ferragamo, Armani, Prada, Gucci, McQueen. Auténtica nursery de fantasías, en esta zona nacen los sensuales y carísimos objetos de deseo que las más cotizadas topmodels, cantantes y actrices lucen sobre las alfombras rojas de los grandes eventos del mundo entero. 

    Francesco Russo es el director del staff de diseño de Sergio Rossi La marca Sergio Rossi pertenece al grupo PPR, cuyo presidente Francois Pinault se casó en Venecia con Salma Hayek. Como no podía ser de otro modo, Salma lució en la boda un par de zapatos pumps o salón especialmente diseñados por Russo. Bautizado Cachet, tiene cuatro centímetros de plataforma escondida, lo que le permitió a Salma dar un sí, quiero muy sensual desde catorce centímetros de altura. Cachet sigue siendo uno de los más vendidos de la marca, junto a la sexy sandalia de talón abierto Mermaid. 



Cachet

Mermaid



   
    Russo suele afirmar que fabricar zapatos altos de calidad equivale a ejecutar una magistral obra de arquitectura. Diseña cerca de setecientos modelos al año y explica que del diseño a la caja, se requieren por lo menos ciento diez pasos. El buen diseñador nunca debe olvidar que no sólo se trata de belleza y sensualidad porque el zapato de taco alto no deja de ser una estructura inclinada que debe soportar el cuerpo de una mujer sin generarle incomodidades. El talón del zapato sostiene el peso y el taco debe encontrarse exactamente por debajo para que el zapato toque el suelo bajo el centro del hueso del talón. Los zapatos de taco alto se arman con una placa de metal en el cambrillón (el centro de la suela) y otra en el talón. Si la mujer no se siente firme al caminar, generalmente es porque el acero no es lo suficientemente fuerte. 

    El máximo taco que Russo ha creado para Sergio Rossi es de 10 cm sin plataforma, si bien cuando trabajaba para Yves St Laurent, se atrevió con un diseño que se elevaba a 11.5 cm del suelo. Hoy Russo sostiene que si el taco supera los diez centímetros, la mujer empieza a caminar de manera extraña y pierde elegancia. El argentino Ricky Sarkany opina lo mismo. Pasados los diez centímetros de altura, no puede existir un zapato sin plataforma, aunque esté oculta. Lo estético no puede desentenderse de lo ergonómico. Gracias a las megaplataformas, las mujeres de pies pequeños podemos calzarnos las imponentes botas de dominatriz que nos permiten alcanzar lujuriosas alturas casi irreales. Nosotras somos la encarnación de la historia del zapatito de Cenicienta, pero en versión sado.

   Nuestros agradecidos sumisos adoradores son los que más disfrutan de nuestros divinos taconazos cuando los besan, los lamen y ponen sus espaldas y sus culos a nuestra disposición con tal de sentir nuestras pisadas. No sería lo mismo para Nosotras ni tampoco para ellos si tuviéramos que arrastrarnos cerca del suelo. Cuando un hombre sueña con travestirse, lo primero que busca es poder meter sus pies dentro de un par de zapatos de taco alto. Las sandalias de talón abierto número cuarenta suelen ser las más elegidas por las chicas crossdressers; es el máximo número para mujeres que puede encontrarse corrientemente y es el diseño que más se adapta a los pies masculinos. Ella nunca olvidará la femineidad de sus primeros pasos ni esa primera imagen devuelta por el espejo. Para millones de mujeres y crossdressers alrededor del mundo, los tacos altos han dejado de ser moda y se han convertido en símbolos de status y poder femenino.

   Los médicos insisten: ningún tacón debería superar los cuatro centímetros. Pero ninguna de nosotras estamos dispuestas a renunciar a uno de nuestros más sagrados objetos de deseo. Desde muy chicas, hemos aprendido que las grandes noches femeninas son para vivirlas desde ahí arriba, desafiando la gravedad y flotando en el vértigo de las alturas. Nadie nos podrá convencer de lo contrario.








7 comentarios:

  1. Excelente descripcion de esa maravilla de la creacion que son los "TACOS ALTOS"
    Como usuaria OBSESIVA, no concibo mi vivencia cross en algo que este por debajo de 10 cm....
    A decir verdad, en mi "pie de princesa" 42/43...10 cm no es nada....Esas son "alturas" para un 36 o 37..o a lo sumo un 38...Mas alla de esas tallas, es un "taquito alto"...
    Se trata simplemente de una cuestion de "largo x alto" para dar la imagen adecuada...
    Mis ultimos pares traidos de USA tiene la gloriosa altura de 15 cm y una plataforma de 4, lo que hace a la imagen de ver mis pies..."verdaderamente sobre tacos altos"
    Es realmente una pena no encontrar en el mercado local, en la vidriera, zapatos en tallas mayores a 40, verdaderamente "de estilo", debiendo contentarnos con algunas creaciones a medida que nos terminan saliendo mas de lo habitual...pero que gustosas pagamos!!!
    Y es muy cierto lo que decis...las cross cuando nos iniciamos, muchas empezamos por esa prenda...simbolo inequivoco junto al maquillaje y a un conjunto de lenceria.
    Gracias Reina por tus letras!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me había pasado agradecer este comentario por parte de Mirna Ladyrouge, la madrina de la movida cross de Buenos Aires. Ella es una de mis referencias en todo loq ue sea zapatos. Gracias Mirna!

      Eliminar
  2. El tacon alto es probablemente el simbolo femenino que mas nos atrae a las sissies. Muchos recuerdos van asociados a ese simbolo, la revista tacones altos, el libro señorita tacones altos, la primera vez que te pones unos y te sientes poderosa como si alguien te subiera hacia el cielo sujetandote erguida y orgullosa la espalda. Aqui en España se pueden encontrar zapatos del 41 de tacon alto con facilidad ( no todos los modelos) y en casos como el mio que uso una 42 me suele venir muy bien porque las sandalias abiertas me sientan como un guante aunque sean del 41 ( no asi los zapatos cerrados). Y el momento en que una aprende a cimbrearse andando sobre unos lindos zapatos de tacon es casi un orgasmo perfecto. Besos Mistress.

    ResponderEliminar
  3. Mis queridas chicas sissies - cross, mis mejores lectoras, mis amigas, de las que tanto aprendo..gracias!

    ResponderEliminar
  4. Cuando tienes la oportunidad de subirte a unos tacones, la sensación es única. Caminar con ellos es algo único e indescriptible, yo tengo unos de color rojo y es uno de mis tesoros más preciados.
    Besoss querida Miatress Roxy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. besos a mi preciosa Merce, tan sexy ella subida a sus tacones rojos

      Eliminar
  5. Copy and paste de un sitio:
    Los zapatos de tacón alto no siempre han sido símbolo de feminidad. De hecho, durante buena parte de la historia han sido llevados por los hombres. Se sabe que ya en el Antiguo Egipto, tanto hombres como mujeres llevaban zapatos de tacón, pero es en el siglo XV cuando se hace casi imprescindible que el calzado masculino llevara tacones para poder encajar mejor los estribos al montar a caballo. Estos animales eran básicos para los desplazamientos, por lo que se buscaba la comodidad en las maniobras. De esta forma, los zapatos de tacón quedarían estrechamente ligados al mundo masculino, teniéndose de ellos una imagen viril.
    La cuestión es que cuando se descubrió la capacidad de estos zapatos para estilizar la figura, personalidades como Catalina de Médici también quisieron lucirlos. Una moda que se extendió por toda la corte y donde cada modelo presentaba ligeras variantes en función de la persona que los llevara. Madame Pompadour, por ejemplo, llegó a tener una línea de tacones con su nombre.
    No obstante, el stilletto como tal debe su nombre a su creador Giacomo Pirandelli, barón de Styletto. Una preciosa “tortura” a la que muy pocas mujeres han podido resistirse desde entonces y, sin embargo, lo más curioso es que no fueron diseñados para nosotras. Se trataba de un auténtico tacón de aguja pensado para las maniobras ecuestres. A finales del siglo XVII, las modas empezaron a cambiar y los hombres comenzaron a llevar tacones más bajos y cuadrados. Del mismo modo que la vestimenta masculina iba perdiendo sus atributos femeninos, también lo fue haciendo el calzado. De manera que, para mediados del siglo XVIII, los tacones ya eran considerados como algo afeminado y vulgar por los hombres.
    El resurgir del stilletto llegaría en la década de los 50 de la mano del legendario francés Charles Jourdan, quien definió con trazos lo que sería un tacón de acero y madera alto y fino, capaz de soportar el peso de la figura. Poco después, Roger Vivier, considerado como “el padrino del stilletto”, llevaría este mítico diseño a la fama, al unir sus creaciones al lanzamiento de la nueva colección de Chistian Dior.
    Al mismo tiempo, en Italia, Salvatore Ferragamo, que contaba con una extensa y brillante trayectoria como zapatero de las estrellas más glamourosas del cine, creó una línea de tacones de 10 cm de alto con una estabilidad envidiable. Sus estudios sobre la física y la anatomía de la mujer aplicados a sus creaciones convirtieron sus zapatos en un producto sin competencia, capaz de revolucionar para siempre el mundo del calzado. Y es que, desde sus orígenes, el stiletto ha estado destinado a dejar su huella en la moda de muchas generaciones venideras. Un clásico que nunca falla y que se reinventa cada temporada para seguir conquistando nuevas tendencias, materiales y diseños

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...