miércoles, 10 de abril de 2013

En los túneles de la Superdómina


Dedicada a nuestro tan amado Martined, a quien extrañamos mucho y quien es capaz de dar cátedra sobre la estructura de túneles subterráneos. 
       
   En cada encuentro con mis adorables sumisos de sesiones espontáneas, sé que debo vencer hasta el knock-out al atávico, cultural miedo que gana terreno en ellos acompañado de la consecuente timidez explícita a expresar lo que sienten. Ni hablar del consabido pánico que tienen a meter la pata y así perder su chance en la fiesta, como correspondería a todo varoncito de esperable éxito. Los comprendo, para aquellos que todavía no me conocen, la sensación es equiparable a enfrentarse cuerpo a cuerpo (literalmente) al Minotauro del túnel del BDSM. Ellos llevarán, al menos por un ratito, la antorcha encendida para disipar la oscuridad y no extraviarse en el mundo de túneles y pasillos poblados de temores y prejuicios. Soy Ama y Señora en esa lucha tan dispar, tan injusta, tan ganada de antemano y que, paradojas del sexo, resulta ser tan placentera para el perdedor una vez consumada su derrota. 

   Esas mansas cesiones de poder a mi ya inmenso ego de Dominadora son las que me alimentan el carácter sin necesidad de dar tormento alguno, sin aún desenvainar la espada de mi seducción. El otro fue capaz de dominar sus extravíos, sus recovecos, sus ansias genitales, su postura tradicional y rendirse casi sin lucha ante el poder de la Diosa Pagana, la más Altanera, la Arrasadora, la Superdómina (así me describió, pretendiendo desacreditarme, un fantoche de esos que pululan por los foros BDSM). Todos los obstáculos quedaron en el portón del pasillo, en los paisajes turbios y los oscuros rincones.....de ahora en más no le quedará más que hacer tanto y tanto y tanto con el único fin de arrancarme la sonrisa de Bettie al gozar.

   Suspiro al mirarlos, me agazapo, levanto una ceja y miro con certeza, muerdo mis labios e inhalo el exquisito perfume del temblor en el otro. Encaro sin duda y sin prisa, me devoro el temor injustificado de lo que el otro piensa que le sucederá. El no tiene lágrimas de dolor ni angustia. El ya sabe que haga lo que haga o diga lo que diga, es la piedra virgen a ser esculpida. El sabe que Yo lo comprendo como quizás nadie lo hizo nunca. En ese instante me envisto mentalmente con los hábitos de sacerdotisa del Marqués. 

   Mido los pasos del otro entrando al túnel, desde las naves de su amor propio porque sé que los varones con sexualidad Femdom tienen un alto orgullo, además de un inmenso amor hacia sus propio y oscuro hedonismo, una mezcla que me resulta deliciosa y no me preocupo en ocultarlo. Siempre que los maltratan y los califican de pajeros, los defiendo porque para Mí son mis deliciosos pajeros. Me conmueven los valientes, los sensibles, los que se emocionan, los que sueñan bien alto y son ajenos a sus entornos de modestas chicas grises, los que se atreven, los que tienen el valor de meterse en el túnel para vivir a fondo la fogosidad sensual de lo onírico transportado a lo real. Y digo real no sólo porque mis amigas del sado y Yo somos bien reales sino por la Realeza y lo Monárquico que nos caracteriza.

   Ellos y Nosotras erradicamos de un taconazo, de un golpe de fusta toda esa ampulosidad hueca y asexuada del famoso SSC consensuado, repleto de dialécticas y academicismos. Me siento, cruzo las piernas, (siempre derecha por sobre izquierda) pongo la punta de mi taco aguja en el esternón del caballero arrodillado, reverenciando a Mistress Roxy y le ordeno que se lo clave, en un harakiri ritual. Siento el pulso y suspiro ajeno, de ese dolor que jamás duele. Santifico y bendigo ese palpitar esclavo que tanto valoro con mis feromonas a toda máquina. No importa el entorno, siento que nada puede ya enturbiar el arribo final de mi víctima por los túneles de mis pasiones. Ya no me pueden alcanzar esos misóginos juicios basados en éticas mediocres.

   La oscuridad del túnel se funde en la luminosa sonrisa de Bettie. Yo lo sé y él sabe que el extraviado onanista se halla en su cumbre sumisa. Y sólo vale su mirada anhelante a mis botas de Dominatriz, a mis guantes sedosos, a mi cabellera. El se ha transformado durante esos minutos y será toda luz, una luz mágicamente sádica, voluptuosamente sensual, masculinamente femenina. 




21 comentarios :

  1. Magnífica nota, realmente brillante.

    ResponderEliminar
  2. Increible Carlín.

    Ni terminé de publicar la columna y ya tengo tu comentario.

    Muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente "debo" y destaco la palabra "debo" arrepentirme de no haber encontrado este blog antes....y por supuesto tampoco a usted. En algunas oportunidades había leído alguna cita suya en facebook pero nunca había hecho el click necesario para entrar y leer a fondo. Sus notas son brillantes en todo sentido, la ortografía, la caligrafía (sí....en mi imaginación....) y sobretodo el contenido. Muchas gracias.

      Eliminar
  3. Magnifico articulo. Me gustó mucho.
    CarlosM

    ResponderEliminar
  4. Wooowww y mas wow mistress, por unos minutos mientras leia tu entrada, mi mente se transporto a ese oscuro y excitante mundo del que hablas, me encanta la forma en como describes esos momentos.
    Que afortunados aquellos que han caminado contigo por esos tuneles llenos de misterios, pasion, un miedo excitante, siguiendo tus pasos de seduccion, respirando tu sensualidad, hipnotizados por tu poder y hambrientos de tu dominacion, que increible panorama ver tus piernas cruzadas y el tacon de tus botas apuntado firmemente hacia ese perdedor que pronto se convierte en ganador.
    No veo porque sentir miedo cuando tu sensualidad ilumina esos tuneles por lo que se puede prescindir de una antorcha, tampoco es necesario un mapa para recorrerlos, lo mejor es perderse en ellos, ocuparse del placer sin pensar en donde nos encontramos en ese momento.
    Vaya que fue excitante leer esta publicacion, una verdadera exquisitez, no puedo mas que arrodillarme ante ti y agradecerte tan placentera redaccion.
    Besos Mistress Roxy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que poeta!

      Muchas gracias por tus palabras, querido Sexoy Fetiches

      Eliminar
  5. Muy buen artículo! Excelentemente escrito! le agradezco muchísimo por la dedicatoria y por el recuerdo de aquella noche especial :) . Saluditos!

    ResponderEliminar
  6. P.D.: Yo también extraño a la gente bella como Usted y los eventos Femdom.

    ResponderEliminar
  7. P.D.2: Los 2 comentarios anónimos previos son míos. martined.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno de los sumisos más nobles y sinceros que he conocido. Martined.

      Eliminar
  8. Terrible!!!Estremecedor!!!Me lo iba imaginando paso a paso!!Era una peli de la Hammer Films!!!

    nini

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo sabrás vos, cuando bajás esa escalerita siniestra de Kadó y escuchás abajo las femeninas risas ...y bajás tan rápido que ni te acordás de que llevas ropita de sissy.

      Eliminar
  9. hermosisimo como nos tenes acostumbrados siempre!!! me siento mas que identificada!! ( Diosa Celina )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un beso para vos, hermosa Diosa Celina. Que lindo tenerte seguido por acá

      Eliminar
  10. Me voy a meter en el túnel pero ya, a cuatro patas, con la lengua fuera y el collar puesto!

    saludos a tan gloriosa Ama ;-)

    servus{Bastet}

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. apuesto que vas a batir tu record de velocidad en cuatro patas.....

      Eliminar
  11. Hermoso ,poetico y verdadero !

    commendatore

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Commendatore!!!! vos tambien , testigo de muchas noches!

      Eliminar
  12. ¡Hola! Me ha gustado mucho tu blog, y tu estilo. Te sigo.
    Me gustaría que te pasaras por el mío y me hicieras follow back si quieres.
    http://www.besuntanned.blogspot.com
    ¡gracias, un beso!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...