lunes, 20 de octubre de 2014

Fetichismo: tacos altos y el culto a la femineidad.








   Uno de los placeres que más me gratifican cuando escribo para el blog es el de  establecer un ida y vuelta con lectores que me dejan sus testimonios. Hoy rescato del archivo al comentario de Miquel Andreu para mi columna Los Ornamentos de la Profana Hermandad.  Miquel nos cuenta sus inicios en el fetichismo con mucha sencillez pero a la vez con riqueza y pasión.

  Mis conocimientos sobre fetichismo son muy básicos. Desconozco la existencia de fetichismo basado en elementos de uso masculino, si exceptuamos la cultura homosexual. Ninguna mujer me ha comentado nunca un recuerdo de infancia basado en una imagen de un objeto masculino… Será la mente del hombre la que necesita esos agarres para crear una fantasía y con ella  un mundo interior?

   Lo reconozco de antemano, mi respuesta es clásicamente  sexista. Los hombres y algunas mujeres nos sentimos muy atraidos por la belleza femenina. No existe por parte de las mujeres (o existe pero muy atenuado), un sentimiento complementario hacia los hombres. El fetiche no es otra cosa que el elemento que profundiza esa belleza y le otorga un poder de atracción irresistible. Al decir esto, afirmo que la belleza femenina existe y que no es una construcción social impuesta por los vendedores de lencería o por los fabricantes de zapatos de tacón. En todo caso, ellos sólo satisfacen demandas: la demanda de las mujeres por incrementar nuestro atractivo y la demanda de los hombres por incrementar su deseo. Nada avala más contundemente mi tesis que el crossdressing. Como mi sumiso marido suele decir: Las mujeres si lo desean, pueden vestirse, y de hecho lo hacen, como el mecánico o el verdulero pero nunca conocí a un varón crossdresser que al momento de vestirse de mujer elija esa clase de ropa.

   Dian Hanson, cuando trata este tema, lo hace desde un punto de vista más psicológico. En mi columna El fetiche es una cuestión de amor, posteada en noviembre del 2012, cito a Dian cuando sostiene que los fetiches suelen comenzar cuando un niño se siente atraído por algo brillante, suave o colorido (raso, seda, lentejuelas, pieles) pero que es percibido por los adultos como femenino. Entonces, es alejado de ello, a menudo con severidad. Las niñas no suelen experimentar estas experiencias de mutilación. Pero en el niño, la fijación en ese objeto puede no desaparecer sino que se expresará años después en el ámbito del fetichismo. Los fetiches se inician, de acuerdo a esta teoría, cuando un niño, ansioso y experimentando, entiende que si expresa ese deseo, rompe las reglas establecidas y corre riesgo de perder el amor de sus padres. El fetiche, según Hanson, tiene mucho que ver con la búsqueda del amor. Comprendido este punto esencial, vuelvo al testimonio de Miquel

   Mi fetichismo nace de niño, de muy niño. El recuerdo indeleble es el de una mujer de carnes prietas. Yo estaba detrás de ella, de pie. Mis ojos coincidían con la parte más volumétrica de sus posaderas. Llevaba una falda ajustada que marcaba tipo redondeado. La falda se estrechaba mientras descendía por los muslos. Llegaba justo a la altura de la rodilla, a media altura. Luego, unas medias semitransparentes negras lucían una línea que empalmaba el negro de la falda con el de unos zapatos de salón. Recuerdo aquellas formas voluptuosas de su cadera y su pierna (entonces no era capaz de entender que me sucedía mientras la miraba), la medias con la costura y el tacón alto de sus zapatos. Creo que construí mis primeros pasos en el fetichismo, a partir de aquella altura que me permitía observar caderas y piernas torneadas por una moda que enaltecía la forma femenina.

   La experiencia de la infancia que Miquel comparte es la de millones de hombres. Una visión femenina, mágica y fundacional determina su sexualidad de por vida. Un lector del foro High Heels Place cuenta lo siguiente cuando relata sus inicios en el fetichismo.

   En mi barrio también vivía una chica de unos veinte años que trabajaba como modelo. Era alta y asombrosamente bella e iba siempre elegantemente vestida. Debido a su trabajo, o por su propio gusto, solía utilizar zapatos de taco alto dondequiera que iba. Cuando la veía pasar, yo quedaba siempre extasiado pero a la vez le temía.

   Pero una vez ocurrió algo que determinó mi gusto por los tacos altos para siempre. Mis amigos y yo estábamos ocupados recogiendo fruta en el árbol cuando ella se dirigió hacia nosotros. Ese día en particular llevaba un par impresionante de botas marrones de plataforma de tacón de aguja. Al acercarse, nos dijo, en forma no muy amable  que saliéramos de la acera del parque o algo por el estilo. El grupo se separó y ella se dirigió a través de la acera pisando y aplastando bajo sus botas el mar de frutos que habíamos juntado. A partir de ese momento, me enamoré de ella, de sus tacos altos y con el tiempo, de todo lo que tenga que ver con este fetiche.

   Miquel dice medias negras, zapatos pumps de tacón alto, falda ajustada.  En cambio, para el forista  de High Heels Place son botas de plataforma taco aguja pisando frutas. Podrían haber dicho quizás algo más informal: jeans ajustados dentro de botas altas. O inclinarse por el lujo: guantes de cuero y un abrigo de visón. La raíz que subyace detrás de todas estas imágenes paganas es la misma: una mujer  universalmente considerada bella y que está vestida y arreglada de modo tal que su belleza se transluce en poder de atracción sexual. Ese niño, cuando sea adulto, buscará el amor como los demás, pero esa búsqueda tendrá la marca del fetiche. Y si se atreve y le toma el gusto, él mismo intentará transformarse en la mujer de su deseo y buscará el amor en otra mujer que comprenda y estimule ese deseo.

   Ahora, ya no tengo remedio. Mis 180 centímetros de altura no son un impedimento para escanear a una mujer y todo lo que lleva puesto. Lo visible y lo invisible. Por eso, cuando tengo la suerte de desnudar a una y conocer como se viste por dentro siempre pierdo la apuesta que hago conmigo mismo. Mi fantasía nunca coincide con la realidad. Y eso es estimulante, añade un aliciente al de por si ya excitante del descubrimiento de su cuerpo y su deliciosa vergüenza.

   Miquel, gracias una vez más por compartir tu testimonio. Mi deseo, mientras escribo estas líneas finales, es que los sumisos fetichistas encuentren el amor sobre el que tanto fantasean, que la fantasía se haga realidad y que sepan ser dignos escuderos de la dama que sabe vestir medias negras con zapatos de tacón o calzar botas marrones de plataforma porque así es como ella enaltece el poder sado y sensual de su femineidad.





6 comentarios :

  1. Excelente!!!
    Mi felicitaciona esta maravillosa escritora!!
    Besote inmeso lleno de rouge!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mi amorrrr..te adoro, gracias por escribirme y te devuelvo los besos!

      Eliminar
  2. Que maravilloso post, siempre das en la diana, creo que deberías escribir un libro y publicarlo, eres un compendio de sabiduría, además lo cuentas con una elegancia asombrosa, a mi me dejas extasiada nada más leerte... uff.
    Yo tengo muchas imágenes que todavía recuerdo de mi infancia, sobre todo cuando acompañaba a mi madre a la pelu, pero es muy largo, mejor le dedico uno o varios posts.
    Lo de la falda ajustada y los tacos altos eso siempre queda grabado la primera vez.
    Besosss, eres la más grande roxy!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias, Merce querida, pero el gran merito es de aquellos que me escriben, como Miquel o como vos

      Eliminar
  3. yo creo que la infancia masculina marca en cuestion de sexo mucho mas que la femenina. Nunca ha estado mal visto que las niñas se vistan de chico y se pasen el día jugando al futbol o a la guerra. De hecho se las llama chicazo pero de una forma positiva. En cambio el niño que le gusta jugar a las cocinitas, vestirse con ropa femenina o juntarse con chicas en vez de chicos...ya se sabe...es un mariquita. Y enseguida se trata de reeducarle. Y esos hijas mias queda grabado para siempre...Besos Mistress.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. para siempre..de adulto, jugaras con el sissismo o el fetiche....mi preciosa gerita, BESOS

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...