sábado, 11 de marzo de 2017

La mirada femenina frente la fantasía cross







   Estoy en contacto, generalmente via Facebook, con muchas crossdressers y también sissies, con distintos grados de dedicación a su afeminamiento. Desde aquellas ya acostumbradas a la rutina de montarse y desmontarse, de maquillarse y desmaquillarse como lo hace cotidianamente cualquier mujer biológica hasta la que sólo una vez lo hizo a escondidas de la esposa y quedó flasheada por la sensación.

   Esta columna no está dirigida a los que están plenamente seguros de qué es lo que quieren, que disfrutan sin dudas del roce de las prendas femeninas y sólo buscan empatía y no una opinión cuando conversan conmigo o con cualquier otra mujer. En cambio noto en las más inexpertas un deseo de agradarnos, de que alguna vez podamos compartir juntas un momento en femme sin que nos resulten chocantes o agresivas.

   Mis amigas Dóminas y yo estamos coincidiendo en que para empezar deberías bajar tu nivel de ansiedad, expresada en la urgente necesidad de pasar de camionero a dragqueen en menos de una hora. No estoy desmereciendo tus fantasías ni juzgándolas peyorativamente: estoy explicando que si tu deseo no es masturbarte a solas sino poder compartir momentos femeninos entre mujeres, debes tomar en cuenta lo que Nosotras opinamos sobre tu estilo.

   Feminización implica que alguien (una Dómina por ejemplo) te feminice y te convierta en la mujer que ella cree que debes ser. Una Dómina no es una mano maquilladora experta que traduce tus deseos sobre tu rostro. Si eso es lo único que deseas, págate una profesional para vivir tu fantasía y listo. En tu perfeccionamiento como hembra, puede que necesites dejar de lado algunas ideas preconcebidas para presentarte como una hoja en blanco en la que una mujer sensual pueda dibujarte.

   Cuando asisto a fiestas mixtas, a veces discuto con supuestas travestis sumisas que llegan con exigencias y autorregulaciones sobre lo que debe ser su conducta y su look. OK, todas tenemos modelos femeninos, yo también los tengo, pero cuando la distancia entre la modelo y tu realidad es un abismo, no esperes contar con mi aprobación. El resultado nunca va a ser positivo. Cuando recién te inicias a jugar en público, y mucho más cuando lo que buscas es la aceptación femenina, es saludable y necesario que le pongas un filtro a la ampulosidad fetichista con la que seguramente fantaseaste durante tanto tiempo. Una sobredosis de femme fatale puede serte fatal y generarte muchas frustraciones. 

   Una Dómina puede ser tu mejor asesora, no desde un punto de vista arbitrario - controlador sino erótico - potenciador. Las mujeres sexuadas sabemos como sacar el máximo partido de la potencialidad femenina que habita en nuestro cuerpo biológico. Sabemos qué conviene reforzar y qué conviene esconder en cada caso. Si bien el lipstick y el rimmel son poderosas armas de seducción, también es cierto que debes aprender a usarlas para sacarles el máximo provecho. No todas las faldas ni todos los vestidos te favorecen. Usar tacones muy altos requiere de entrenamiento para poder caminarlos con gracia. No siempre la peluca larga y estridente es la que te va a quedar mejor. Si quieres sentirte mujer entre las mujeres, mi consejo es que al principio dejes un poco de lado a la hembra fabulosa que habita tu mente pero que no guarda ninguna relación con tu propio cuerpo y a la que nunca podrás construir en media hora y con lo poco que conseguiste a mano.

   Cierro esta reflexión que es poco fantasiosa pero muy realista, con una frase de mi amiga sissy sumisa niní, que siempre da en el blanco

   Si bien nadie se trasviste para parecerse a su tía jubilada, también es cierto que es mejor mantener lo verosímil y controlar la audacia de lo que pretende llevarse. Una cosa es una dragqueen que se produce para hacer perfomances y otra un passable crossdresser o sea alguien que intenta pasar por aquello de lo cual se viste.




15 comentarios :

  1. No podría estar más de acuerdo. <3

    ResponderEliminar
  2. Muy de acuerdo. A veces como Tv de closet fantaseamos con ciertos prototipos de mujer que en verdad están demasiado lejos de lo que incluso con un buena producción de ropa y maquillaje podríamos ser. Es mejor evolucionar lentamente y si una mujer biológica nos ayuda a dar vida a esa mujer que llevamos dentro, mejor que mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no soy de closet. Muchas veces, es cuestión de observación; es lindo cuando te confunden con una chica sin necesidad de vestirte como una. Pero qué mejor que una mujer biológica lo haga por ti. xD

      Lástima que la ayuda de una mujer biológica no sea de las cosas más frecuentes que existan... :(

      Eliminar
    2. Ocurren varias cosas al mismo tiempo. Las crossdressers muchas veces se muestran obsesivas con el fetiche y las mujeres les temen. Por otro lado, las mujeres suelen rechazar lo que consideran una invasión a su mundo. Y además, nunca hay que olvidar que la mayoría de las mujeres siguen siendo extremadamente pacatas y no han cambiado demasiado su forma de pensar respecto al sexo desde los tiempos de nuestras madres, aunque parezca lo contrario.

      Eliminar
  3. se podría decir mas alto, pero no mas claro.
    Muy buena entrada señora

    ResponderEliminar
  4. Me parece muy interesante lo que se dice aquí, me gustaría charlar contigo.

    ResponderEliminar
  5. Gran artículo el que has publicado querida Roxy, es cierto que una cosa es la mujer que una lleva en la cabeza y otra muy distinta la que una puede mostrar. Requiere gran trabajo y dedicación. Puedes pasártelo super bien encerreda en casa sólo con un pintalabios, unos tacones, una peluca, unas braguitas y así poder fantasear un rato sola en casita. Pero si quieres mostrarte en público requiere un duro trabajo y bien es cierto que a muchas mujeres siguen siendo muy tradicionales y poco abiertas a colaborar.
    Habría que seguir hablando de este gran tema que has expuesto.
    Besitosss querida Mistress Roxy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merce, siempre quiero generar debates. El mundo cross crece y crece y de lo que siempre se trata es como ocultar a un hombre detrás de un aspecto de mujer. Las mujeres somos al mismo tiempo inspiradoras y detractoras.

      Eliminar
  6. Muy buen texto, Roxy.
    Es verdad todo lo que decís. Cuanto más temprano nos iniciamos en la feminización más facil y logrado resulta. Yo empecé a los 12 años y las groserías las fui solucionando con el tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué lindo testimonio Eleonora! Te imagino muy de niña, comenzando a disfrutar de la suavidad de lo femenino.

      Eliminar
  7. Completamente de acuerdo Mistress, de hecho hago una pequeña reflexion en uno de mis posts. Muchas veces menos es mas y siempre deberóia ser bien recibido un consejo de una autentica fémina que sabe y conoce de lo que está hablando. Porque a veces nosotras asustamos mucho y eso es un error a corregir. besos de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Asustar" es una buena palabra. El crossdressing tiene mala fama (hoy te vistes de mujer y mañana estarás violando niñas a la salida del colegio) y muchas mujeres se asustan o rechazan a una cross demasiado jugada.

      Eliminar
  8. Has visto en instagram la transformación de Marc Jacobs?

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...