sábado, 7 de febrero de 2015

Imelda y Ferdinando. Tres mil pares de tacos altos




    Como una continuación de la columna - semanario de noviembre de 2013, Tacos aguja, transcribo de El animal que calza. Erotismo del pie y del zapato,  el breve capítulo en el que Abelardo Barra Ruatta nos lleva en un viaje imaginario hasta Filipinas para ser testigos de la relación fetichista que dio que hablar al mundo entero: los amores de Imelda y Ferdinando.


   Imelda Romualdez es consciente de que su belleza, su abolengo y su cultura habrán de proporcionarle acceso a los sitiales del poder socioeconómico de Filipinas. Ensaya estrategias. Piensa que el modelaje puede ser un acceso sencillo a sus objetivos: debe haber por allí un príncipe que calce exactamente un alto tacón de oro en sus bellos piecitos. Un inesperado revés en la elección de Miss Manila pone a prueba su capacidad de presión, su vanidad y su deseo de poder ante el alcalde de la capital que resarce su ambición con el más permanente título de Musa de Manila. Usará esa estratégica capacidad de presionar con vehemencia para acceder a los círculos del poder político. Ferdinando Marcos, joven congresista, cae fulminado de amor ante la fogosa Imelda. En sólo once días de vertiginoso amor y alocados preparativos, se casan. Tiene todo previsto. Sabe que le aguardan múltiples y embriagadores noches de presencia social entre los detentadores de poder. Siente una enorme certeza que su esposo llegará a la presidencia del país.

   En medio de la pobreza de Filipinas, el glamour del matrimonio Marcos es obsceno y provocativo. Ensayarán de consuno el uso de todos los medios de corrupción política, social y económica existente. Esa armonía de fines enlazaba como una exquisita complementariedad erótica y sexual en una privacidad que custodiaban con celo. A Ferdinando le obsesionaba satisfacer todos los deseos que se cruzaban por la sensorial imaginación de Imelda porque en esas creativas demandas crecía en sabiduría amatoria.

   Esa brutal (aunque refinada) sensualidad del poder fue una característica fuertemente distintiva del dictatorial gobierno de los Marcos. Cuando cayeron derrocados, el pueblo (y el mundo) se sorprendió con su exquisitamente bella (y exagerada) colección de tres mil pares de zapatos. La mayor parte de los mismos eran productos de los más afamados diseñadores del mundo.

  Lo que la crónica, presa del comprensible desprecio que generaba el conocimiento minucioso de los excesos de corrupción cometidos por el matrimonio presidencial, no hizo fue incursionar seriamente en los juegos psicosexuales que oficiaron como razón para la existencia de esa imponente colección de zapatos. Imelda y Ferdinando habían confluido, desde el día en que se conocieron, en el disfrute de una pasión erótica cuyo centro radicaba en la tormenta que desataban los tacones altos. Durante toda su convivencia, no dejaron un solo día de rodear a sus encuentros sexuales con el orgiástico hechizo que supone en ciertas psicologías el ritual comercial de la prostitución: cada orgasmo costaba un par de exquisitos zapatos. Jamás hubo un éxtasis venéreo que quedara impago. Intentaron, para experimentar otras variantes del deseo, hacer el amor sin la mediación del pago en especie. Pero no podían: el deseo, la pasión y el sexo funcionaban bajo la lógica de la más estricta y sofisticada prostitución. El dictador, ardiente y bien dotado, se mostraba impotente cuando no hacía de Imelda un cuerpo mercenario sobornable con el precio de un costosísimo par de zapatos. El llegaba con los zapatos en una caja de ébano: la abría lentamente y tras besarlos cuidadosamente, se entregaban a juegos eróticos donde el protagonismo radicaba en el zapato. Ferdinando lo lamía, lo succionaba, lo pasaba por la vagina y el ano de Imelda. La penetraba y se penetraba suavemente con las partes puntiagudas de los zapatos. Jugaban el largo y pautado repertorio de los fetichistas. Finalmente, se arrodillaba y, con suma delicadeza calzaba los zapatos en los suaves y perfumados pies de Imelda. La tomaba entre sus brazos. La echaba sobre la cama y la penetraba largamente, casi como el sexo tántrico. Ella exhibía su total y magnífica desnudez. Invariablemente ella siempre tenía puestos sus deseados tacones altos.


 Abelardo Barra Ruatta.
  
El animal que calza. Erotismo del pie y del zapato.




4 comentarios :

  1. Estas son las historias de amor que me gustan. Gracias por compartirla, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Carol, no es fácil encontrar historias o reportajes como este pero seguimos buscando...
      Besos

      Eliminar
  2. Sabía lo de el amor de Imelda por los tacones, que es una gran coleccionista de tan preciado objeto femenino, pero desconocía su gran historia de amor. Gracias Misstres Roxy por hacérnosla saber y darnos tu punto de vista. Maravillosa entrada.
    Besossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo sabes Merceditass. La regla número Uno: Todo se ve mejor desde las alturas.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...