sábado, 25 de marzo de 2017

Femdom real






   Si las páginas y foros BDSM en Internet siguen siendo las principales fuentes de información para las chicas jóvenes interesadas en dominación femenina, entonces vamos mal. Casi todos los escritos e imágenes relacionados con el poder sexual de las mujeres parecen seguir la corriente establecida por el viejo folklore sadomasoquista. Del lado de la fantasía, abundan historias exageradas, con fotos y filmaciones de situaciones de dominación y sumisión imposibles de cumplir en cualquier relación real. Del lado de la realidad, tenemos que lidiar con los amos del BDSM, esa secta de gurúes con vocación docente, especialistas en dictar reglas y decálogos de conducta a las mujeres dominantes (que suelen ser las mismas reglas que sus sumisas les dictan a ellos) y creen que la dominación es inseparable de las técnicas sadomasoquistas que ellos aprendieron a manejar.

   La dominación femenina tal cual yo la entiendo tiene muy poco que ver con la negación de la dignidad del hombre, con la aplicación de técnicas supuestamente sexuales que sólo sirven para agregar tensiones y con la violencia que aparece detrás de las flagelaciones y desollamientos varios, por más que sean consensuados. Si la dominación femenina se limita a eso, es lógico que las mujeres huyan cuando sus parejas masculinas con tendencias sumisas les proponen concretar experiencias de dominación - sumisión.

   El poder erótico femenino está directamente conectado con la seducción y el deseo que despertamos. Ese deseo primario genera en los hombres un deseo adicional; el de adorarnos como diosas sexuales. Todos los fetiches nacen de ese manantial de deseo y a su vez lo alimentan. Cuanto más me endiosan, más segura me siento y más poder erótico fluye de mí. El poder erótico se incrementa a medida que ambos integrantes de la pareja son conscientes del mismo y aprenden a estimularlo para gozar de un sexo más rico y creativo.

   Es un error asociar al Femdom con una secta de castigadoras despiadadas y llenas de rencor que se desquitan de sus fracasos personales azotando y maltratando en oscuros sótanos semiclandestinos con baños sucios. Nosotras no tenemos porqué aceptar esas condiciones ni mezclarnos con ese ambiente. Nuestro poder de seducción puede desplegar sus alas en cualquier terreno porque nuestra dominación es la respuesta natural a la presencia de nuestro poder erótico. No necesitamos anular ni negar ni maltratar a nuestra pareja o a ninguna otra persona sino todo lo contrario. Ejerciendo nuestro poder, hacemos sentir felices y orgullosos a quienes nos adoran.

   El hombre encuentra su felicidad y su realización plena cuando sirve y adora a la Mujer que ama. A su vez, la mujer sabrá mejor que nadie cuales son los recursos femeninos que debe utilizar para alimentar esa adoración que tanto la complace. Lo demás; el resto del SM con sus técnicas de castigo, sus protocolos y sus decálogos, todo eso no tiene ninguna importancia.





10 comentarios :

  1. Que gran verdad y que pena que no se escuche, hay tantos hombres por ahi deseando someterse sin necesidad de ser vistos como unos pervertidos y tantas mujeres a las que les encantaría dominar a un hombre sin la necesidad de asociarlo con un antro maloliente donde hay que usar el látigo y la fusta...en fin..una pena.

    ResponderEliminar
  2. Mientras el BDSM sea un juntadero de fracasados de la vida que tapan sus carencias detrás de un título de dom o sum, seguiremos estando jodidas.

    ResponderEliminar
  3. Mistress Roxy, te felicito por tu blog, riquísimo.
    La verdad es que hace unos años que no miraba blogs femdom y noto que, lamentablemente, no hay mucho que ver, salvo excepciones como el tuyo.

    Sobre el artículo Femdom Real estoy muy de acuerdo con el fondo de lo que escribes pero creo que quizás idealizas un poco la dominación femenina.

    Según mi experiencia, que es de muchos años, hay mujeres dominantes de todo tipo. Algunas, es cierto, quieren ser adoradas, sentirse deseadas hasta el límite. Pero créeme, otras solo buscan un desahogo, que puede ser solamente psicológico o erótico-sexual, o ambas cosas.

    Y dentro de esa necesidad de desahogo, a veces ellas buscan castigar, humillar o incluso denigrar. Puede que quieran, si les dejan, hacer daño al otro, ya sea físico o psicológico. Y creo que esto hay también que comprenderlo y respetarlo pues en el fondo, y siempre respetando ciertos límites, se trata de necesidades emocionales humanas.


    Y te cuento un caso que me ocurrió a mí hace unos años. Conocí una chica muy interesante a la que le propuse iniciar una relación de Ds. Yo intuía en ella a una dominante, pero estaba casada con un tipo dominante y no se le pasaba por la cabeza que ella pudiera serlo.

    Hablamos muchas veces, hasta que la convencí para que lo intentara, que se dejase llevar por el deseo de mandar, de imponerse, de dominar en una relación.

    Un día, inesperadamente, me llamó, se había decidido a probar y, curiosamente, sabía muy bien lo que quería: nada sexual, simplemente tener frente a ella un hombre totalmente desnudo al que poder insultar y azotar.

    Yo acepté su propuesta de contacto tal como me lo planteaba. Ella NECESITABA eso. Solamente desahogarse, liberarse siendo ella misma, una mujer agresiva, con fuerte personalidad, pero subyugada porsu marido y por su historia personal.

    Durante uno de nuestros encuentros, y después de haberme sometido a un castigo duro, me confesó que había sido violada a los 14 años y que guardaba dentro de sí bastante resentimiento hacia los hombres, un resentimento que nunca antes, dijo, había podido expresar.

    Después de esa confesión de su parte ya no volvimos a encontrarnos.

    Para mí no fue ningún martirio, disfruté, incluso eróticamente, pues era una mujer muy bella, de la experiencia desde la entrega y la sumisión. Para ella fue una liberación después de mucho tiempo reprimida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lam, las dominantes femeninas somos lo que somos y no debes confundirlas con una secta de misoginas que detestan su propio sexo y sacuden sus frustraciones con violencia. Cualquier mujer puede usar internet y presentarse como dominante, pero de ahi a que tenga un poder real sobre su entorno, hay un trecho largo.

      las conductas Femdom son la respuesta natural a una forma de ver y aceptar la sexualidad femenina y de quienes la rodean y aceptan su juego. No tiene nada que ver con lo psicopatico ni con las represiones ni con las venganzas de genero.

      Eliminar
  4. Roxy: como siempre brillante y lucida. Finalmente entendí que no tengo que postear aquí pues desde el encabezado de "Femdom", "SM", "BDSM" (antes creía que era un banco ingles") no van con una mente como la mia , mas vainilla que un postre Royal. Pero bueno, como me voy acostumbrando a que me gusten las botas Hunter (y las mujeres que van dentro de ellas) quizás comience a comprender tus códigos. Hoy me pasò una cosa muy loca cuando leia tu relato. Me imaginaba que era un discurso partidario, sin leerlo, ante una multitud de mujeres encendidas que te vivaban. A que me hacia acordar? Sali de esa pesadilla y te escribo. Jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dudo que las mujeres me viven si les leo esto, salvo unas pocas.

      Desgraciadamente.

      Eliminar
  5. Algunas, como siempre te digo, compartimos tus puntos de vista!
    Saludos

    Helena de Troya

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...