viernes, 11 de septiembre de 2015

Secretos y misterios






   Vos no serás de esas que andan con látigo entre las sábanas, no?

   La pregunta aterriza en la mesa cual meteorito eyectado de un planeta perdido y árido en donde habita un amigo vainilla de mi sumiso esposo al que solemos ver en algunas reuniones de amigos y que suele soltar la lengua cuando toma una que otra copa de más. Me sonrío con cara de poker y la cosa queda ahí. Es muy evidente que su deseo sería estar bajo esas sábanas y al calor del látigo al que se refería en su inoportuna y espontánea pregunta. Su esposa de toda la vida lo mira con ganas de asesinarlo mientras el pobre, sin darse cuenta de la reprimenda que le espera cuando llegue a su casa, no puede sacar la vista de mis botas Carmen Steffens, mientras sigue esperando una respuesta qué decido no darle. Vuelvo a sonreir y no dejo de cruzar las piernas para lucir el largo de la caña y los tacones más las cremalleras doradas que parecen reflejar todas las luces del salón.

   Si alguien quiere saber sobre sexo, que le pregunte a la persona con quien comparte su vida. Mi sumiso no me construye castillos para que yo me dedique a vender recetas de sexo ni terapias de pareja sino para gozar. Estoy enfocada en mi placer y ese placer no tiene ninguna relación con orientar las coordenadas de un infantiloide sexual. Me gusta cazar pero prefiero el anonimato del bosque y me gusta mucho más acechar a tiernos inexpertos que a pretendidos preguntones.

   La dominación femenina no es un juego de roles de donde entro y salgo, es mi vida erótica. Mi estética, la que tantas preguntas convoca, es parte de esa vida erótica: lo siento si a alguien avivo de más, no es mi intención excitar a los deserotizados. Mi intención es vivir excitada. Fantaseo con toda clase de  atrocidades y perversiones  que para la media de la sociedad serían un salto al vacío de la degeneración. Conforme al diccionario un degenerado es quien se considera fuera de lo normal o de lo moralmente aceptado en el terreno sexual.  Yo me pregunto: qué fantasía erótica está basada en la norma y en la moral aceptada? 

   Semanas atrás, decidí concurrir a la fiesta de Class, una disco swinger de Buenos Aires que celebraba sus diez años de existencia. No podía faltar aunque llevaba mucho tiempo sin aparecer por ahí en una noche de sábado que son las noches en donde se reúne el swinger más convencional. Me sorprendí de ver en la pista de baile a muchas travestis y también crossdressers bailando entre las habituales parejas hombre - mujer y los varones solos. En Buenos Aires, travestismo y swinger eran mundos separados hasta no hace tanto; las chicas cross tenían sus propias fiestas los días de semana pero casi nunca se las veía dentro del ambiente swinger tradicional de los sábados a la noche. Ese swinger, que hace diez años podía sonar transgresor y pecaminoso, hoy se ha vuelto parte del mainstream. Está en los medios, en revistas y programas de televisión, igual de prolijito que el BDSM de los amos y las sumisas del consenso. Ha dejado de ser transgresor para mucha gente. Ha ganado reconocimiento y visibilización al mismo tiempo que ha perdido pecado, misterio y secreto. Recorriendo los reservados del primer piso, comprendí mejor adonde ha ido a parar mucho del antiguo morbo. Parece que las señoritas y señoras putas que mueven la noche de la transgresión están cambiando definitivamente de sexo. Ellas bailan a la luz de los reflectores de la pista mirándose en los espejos para disfrutar de verse femeninas (con toda la connotación tradicional que el término femenino establece) pero después, cuando la noche avanza, suben las escaleras y buscan la penumbra cómplice de los reservados para entregarse a todos los placeres. Bienvenidas a la fiesta, hay lugar para todas.

   Días después, reflexionábamos con mi sumiso marido cheshirecat en el auto sobre todas estas anécdotas mientras íbamos por la ruta rumbo a nuestra casa de fin de semana y yo me preguntaba: Será también el Femdom alguna vez parte de lo establecido? Perderá su secreto y su misterio?  Yo apuesto a que no, por lo menos en lo inmediato. Creo que Sade está en otro lado y sigue más secreto que nunca. Estoy segura que Wanda mira al vestidor en donde esconde sus pieles, me guiña el ojo y me sonríe con picardía cómplice. Nos entendemos muy bien porque en nuestro femenino mundo de sensualidad y misterio, no hace falta que nadie aclare ningún secreto.  





2 comentarios :

  1. Mí estimada señora:
    No puedo hacer que felicitarla nuevamente por tan excito artículo.
    Coincidentemente usted hace referencia a la fecha en la que nosotros comenzamos a andar en los caminos del Swinger, pero en nuestro caso, íbamos más frecuentemente a Anchorena y a otro que estaba en la calle Castro Barros al 500 llamado Deja Vu dónde teníamos un grupo de parejas más o menos conocido. A Reina Loba recuerdo haber ido en una sola oportunidad.
    La idea no es dar una guía turística swinger en mi respuesta, sino afirmar que en todos esos lugares no era común ver travestis o cross en días de parejas. Como que cada comunidad tenía su día, pero recuerdo que muy cada tanto habían Fiestas Especiales más abiertas y con intenciones de acercar los distintos gustos sexuales. Con alegría festejo que se esté logrando el objetivo. Ojalá que poco a poco se vayan superando esos prejuicios sobre los gustos de los demás y sobre todo el discriminar o resistirse a aprender y conocer antes de emitir una opinión.
    Con respecto al FemDom no puedo hacer vaticinios de cómo será el futuro, pero creo que también se avanzó bastante y dentro de no mucho tiempo podría ser algo común ver a las Dóminas con sus sumisos en alguna de estas reuniones.
    Estando ahora tan lejos de Buenos Aires, me cuesta seguir todo lo nuevo que está pasando por allá. Por eso valoro mucho cada una de estas pinturas literarias de la noche porteña.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mio, gracias por tu elaborada respuesta. Yo tambien iba a Anchorena y a Deja Vu, lo que antes era Deja Vu hoy es Class, desde hace unos años, los dueños de Class lo compraron.
      Hace muchos años, yo llevaba el Femdom a Anchorena, sobre todo en fiestas durante los días de semana. luego me desanimé un poco y opté por otros rumbos. Cuando tenga anécdotas intereesantes, me las leerás..seguro que sí

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...