domingo, 14 de diciembre de 2014

La poderosa y los apoderados



    Que me gusta justamente porque me somete, porque tiene en Ella el poder de someterme, un poder que yo nunca le transferí por la simple razón que no podría transferir lo que no tengo.

cheshirecat.



 


    
  
    No hay dominación y sumisión si hay consensos de por medio. La proclamación del sensato, seguro y consensuado resulta útil para demostrarles a los de ahi afuera que de este lado de la barra no somos secuestradoras ni esclavistas del siglo XVI. Pero a Mí no me importa demasiado lo que otros piensen y a los que desean esclavizarse a mis pies tampoco les interesa demostrar nada. El consenso me corta las alas y ni yo podría volar ni ellos podrían volar conmigo. Una vez que mi poder se ha puesto en marcha sobre mi víctima elegida y ella manifiesta con palabras o actitudes su excitación, mando yo. El juego no es de a dos, es de a uno. Así es la esencia de Mi juego.

   Desde el momento que por algun motivo se estableciera un consenso, podría estar gozando del sexo pero no sería dominación. Se desvanecería en el aire esa mezcla deliciosa y tan femenina de capricho, autoritarismo y sadismo que es el sello en el puente levadizo que abre nuestro castillo de  Dóminas.  Nadie obliga al sumiso a jugar. Pero si suspende el juego o simplemente lo condiciona por la causa que sea, deja de ser sumiso. Consenso mata sumisión y, ay!.. suele pasar que si no es sumiso, casi siempre deja de interesarme.

   Los que saben de BDSM suelen hablar del EPE (erotic power exchange) como una transferencia de poder que el sumiso hace hacia el dominante, de acuerdo a sus reglas y límites. El BDSM así entendido no es más que un juego de roles. La sesión empieza con la disposición de los participantes a cumplir con los roles estipulados y termina cuando los roles desaparecen. No existe el poder neto. El círculo se cierra en el mismo punto en donde se abrió: en igualdad.

   La dominación / sumisión y el juego de roles son cosas diferentes porque los universos de placer de ambos son opuestos. El goce del esclavo está en las antípodas de un cualquier consenso con su Ama. El goza cuando la siente poderosa, cuando siente que ese poder se ejerce sobre él y a mayor poder de ella, mayor goce de él. Pero quien dispone de un poder que le es entregado bajo consensos, en realidad no tiene poder alguno. Sólo es un apoderado. De la misma forma en que hoy le entregan un poder limitado, mañana pueden quitárselo para dárselo a otro.

   Dicen todo el tiempo en todos lados: el consenso evita abusos. Yo respondo que las Dóminas que gozamos con los servicios galantes que los sumisos nos brindan y que nos negamos a ser la mano castigadora de neuróticos/as autodestructivos/as, no tenemos porqué aceptar las pautas de consenso que proponen quienes juegan duro llevando la acción hasta el borde de las lesiones o de la muerte. A Mí no me interesa estar al servicio de las fantasías masocas de nadie. No tengo ninguna necesidad de cubrir mis actos con el manto del consenso para justificar el porqué de lo que hago.

   Quise empezar esta columna con esta frase de mi sumiso marido (cheshirecat) que es un reflejo de nuestra forma de vivir la dominación y la sumisión. Si al igual que a él, la excitación que te sacude el alma sólo llega ante la idea de que una mujer seductora te someta mediante el poder de su femenino y sensual sadismo, no creo que te convenga perder tiempo intentando conciliar tu excitación con las reglas de un BDSM codificado por hombres que no son otra cosa que apoderados.  





Las imágenes que acompañan esta columna son gentileza de Blue Velvet.

6 comentarios :

  1. Veo que, curiosamente, no hay una gran participación en los comentarios a este post (el "¿qué dirán?" suele ser bastante castrante), pero yo no puedo dejar de hacerlo. Me quito el sombrero, hermosa Mistress Roxy. Una cosa es BDSM a tiempo parcial y otra es vivir, sentir, respirar FemDom de verdad, ese que es innato y que no cuenta con más reglas que las que Nosotras queramos adjudicarle (y que ellos gustosamente aceptan). Mil besos y felices fiestas!!

    ResponderEliminar
  2. Querida Cruel Dama, gracias por comentarme. Efectivamente, hay ciertas columnas que sólo reciben silencios y a veces, insultos. Es el precio que sufrimos las mujeres como vos y yo, que decimos VERDADES

    ResponderEliminar
  3. "Pero quien dispone de un poder que le es entregado bajo consensos, en realidad no tiene poder alguno. Sólo es un apoderado."

    "El goza cuando la siente poderosa, cuando siente que ese poder se ejerce sobre él y a mayor poder de ella, mayor goce de él"

    Buenas tardes Señora,

    He escogido estas dos frases como ejemplo porque todo el artículo es una joya.

    ¡Cuanto he deseado leer algo así escrito por una Ama..!

    Acaba de poner bien clarito la diferencia entre la verdadera D/S y la falsa .

    Ahora entiendo mejor el por qué nunca me gustó el rollo ese del consenso.
    El por qué no me pone el acudir a dóminas profesionales,dónde el que paga tendrá que decir,esto sí,esto no...quién manda entonces.

    Por fin he leido lo que necesitaba leer;lo que realmente me llena y me llama.Lo que llevo dentro.

    Muchas gracias Mistress Roxy,seguiré su blog desde este lado del Atlántico.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. espartaco, se supone que no existe la D/S verdadera y la falsa. Habrás leidoq ue todas als formas son válidas. Bien, eso es mentira. Existen personas con poder sexual dominante sobre otras y personas que disfrutan reconociendo ese poder y sometiendose. Lo cual nada tiene que ver con un juego de roles. Gracias por tu comentario

      Eliminar
  4. Mistress Roxy, la franqueza y la claridad de su post no merece silencios ni insultos. Merece admiración, por el conocimiento que transmite de la psique de un sumiso, propio de una Mujer que transita segura una vida de Dominación Femenina, consciente de su superioridad. Quien sólo ha logrado asomarse a un juego de roles, siente envidia leyendo la frase de su sumiso marido. Muchas gracias por su aporte! Le deseo un muy feliz año. Atentamente, Dmeek.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Dmeek. El juego de roles no está mal y puede ser muy placentero y divertido. Sólo que a algunas de nosotras no nos satisface enteramente. Somos sádicas.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...