martes, 29 de julio de 2014

El sumiso elegido





   Desde el momento que tomé, hace ya muchos años, la decisión de dejar de lado la cómoda dominación femenina hogareña en exclusividad y aventurarme en busca de nuevas experiencias, fui consciente de que estaría expuesta a muchísimas propuestas de todo tipo con un denominador común: las mujeres como yo representamos la fantasía sexual de muchísimos hombres y supe que era algo inevitable que debía aprender a manejar y controlar.

   En las casillas de mensajes privados de los sitios de Internet en los que participo (foros, Facebook, etc.) suelen llegar mensajes de varones que se me ofrecen como sumisos. Algunos de ellos tienden a repetir un léxico basado en los supuestos gustos que las dominadoras deberíamos tener con respecto a los hombres. Palabras más, palabras menos, los mensajes son del tipo... Seré su más fiel sirviente y le daré con mi entrega todo lo que usted desee. Esos muchachos se nos ofrecen a las mujeres dominantes como un vendedor ofrece su alfajorcito, pero al mismo tiempo confían en que lo aceptarás como la golosina que endulzará  tu vida.

   Yo veo tras esos mensajes a un hombre con dudas que no sabe en que puerto desembarcar con su supuesta esclavitud a cuestas. La aceptación por parte mía de ese regalo sería esclavizarme a su entrega fastidiosa. Llevo suficiente tiempo en este mundo como para caer en las redes de alguien que hace tanto autobombo de su propia sumisión. Ese viejo verso ya no parece  tan efectivo a la hora de seducir a una mujer dominante. Un bombón de genuino chocolate no se regala así mismo sino que se muestra en la mejor vidriera y dando la mayor cantidad de pautas y señales para demostrarnos que es especial. Debe conquistarnos, sorprendernos, seducirnos, darnos razones concretas por las cuales deberíamos elegirlo, convencernos que al aceptarlo estamos entrando en la posesión de un verdadero lujo. Yo sugiero que cualquier varón que aspire a ser sumiso de una Dómina (y no a satisfacer gratis sus propias fantasías) debería empezar por entender de qué habla una mujer cuando se refiere a sus gustos y placeres, conocer los recovecos del universo Femdom (fascinantes pero complejos),  acudir a cuanto evento, reunión o encuentro se efectúe, participar en sesiones o conversaciones y por sobre todo valorarse, encontrar su propio yo sumiso para poder transmitir su calor al cetro que aspira a servir.

   Una reina no busca desesperados individuos desconcertados, autodescalificados, entregados al vacío o sumergidos en las piscinas de aguas turbias de sus fracasos personales. El elegido por Ella  no entrega solamente un cuerpo desvalorizado o sus dotes de limpiador de calzado femenino sino su alegría de servir. Su lado mejor. Sus ilusiones. No está debajo de una pila de escombros esperando a ser redimido o buscando que una mujer a la que él denomina Ama le muestre a latigazos la salida del laberinto de su insatisfacción sexual. El sumiso deseado es el que se identifica con nuestro placer y con nuestro femenino poder, el que nos endulza sin empalagar mirándonos con ojos de ilusión, el que busca conectarse para profundizar nuestra dominación y no para llamar la atención. Alguna vez escribí que si te identificas con un valiente mosquetero, una fuente de agua cristalina, un oasis, un especialista en utopías, un paisaje exótico, una estrella en el camino, o simplemente un toque de buen gusto, te veo bien varón, estás en el buen camino para alguna vez llegar a ser un elegido.
 




7 comentarios :

  1. Coincido una vez mas contigo, ya que me canse de dominar principitos, ahora quiero doblegar a un REY. Kisses for You

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te mereces menos que un REY. Un Rey para una EMPERATRIZ

      Eliminar
  2. Lo seguire escribiendo siempre ESTAS REFLEXIONES TAN AGUDAS LLENA DE EXPERIENCIA,INTUICION Y LECTURAS merecen ser recopiladas en un libro !

    Como siempre un LUJO leerla

    con el afecto que siempre se va sumando y el respeto personal e intelectual de siempre

    Comendatore

    ResponderEliminar
  3. Mis felicitaciones Dama XD***

    Creo que la gran confusión de muchos sumisos es que creen que han de olvidar ser Hombres...y peor aun...que nosotras somos Mujeres

    El darse a valer, mostrar sus dotes de conquista...es imprescindibles...más que venderse como el "mejor lamedor de calzado"(o lo que se tercie)...Pero en fin...ellos mismos...y sus deseos...Se olvidan de los Nuestros..¡¡Una pena!!

    Un gran beso***

    LadyDiamante

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Lady Diamante. Se nota que nuestras experiecias fueron parecidas. La idea es que los hombres que las lean tomen nota...
    Commendatore! Gracias como siempre por tus atenciones

    ResponderEliminar
  5. Tomando nota,aprendiendo,aprovecho para felicitarte por este blog tan rico!!

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias dani. espero leerte seguido

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...