lunes, 10 de diciembre de 2012

Dominantes, no hay dominios

    El título de esta columna parafrasea los  célebres versos de  Antonio Machado porque tengo la intención de explayarme sobre  una recurrente situación en la que me veo envuelta en mi vida como practicante del sado, que en mi estilo, es sensual y femenino.

   Alguna vez dije que mi sumiso marido y yo viajamos por el BDSM sin un rumbo fijo, por el mero hecho de disfrutar la sensaciones del paisaje. Nunca tengo brújula pues aunque quisiera tenerla, no hay muchos nortes hacia donde dirigirse en este mundo de flageladoras de fantasías y servidoras de masoquistas que siguen mandatos dictados por otros. Cuando empiezo una aventura, sólo me impulso a arrancar plantándome firme en un punto y desde esa seguridad casi absoluta, intentar despegar con rumbo desconocido, a ver que puedo encontrar en la próxima curva. Una imagen en alguna página de Internet, un amigo lector que me sugiere algo, un espejo difuso, un armario esperando, el anzuelo prometedor de un piropeador, un llamado inédito, una lectura en revistas fetish, un comentario en este espacio...el llamado puede llegar desde cualquier lado. Sólo se necesita sensibilidad y oídos atentos.

   Casi nunca me tocó marchar por un camino asfaltado bordeado de florcitas. Como nos enseñó Sir Paul McCartney, el camino que me conduce hacia tu puerta es largo y sinuoso. Para caminar y dominar en territorios desconocidos, tengo que estar preparada para el rechazo, la no aceptación  y la crítica, con la esperanza de encontrar el goce y el deleite de poder acceder en algún punto del viaje a un alma sumisa, valiente y sincera. La química extraña y sutil que nace de la fusión de ambos, en esos instantes, es inesperada, impredecible y torna sumamente entretenida la aventura. El camino tiene el perfume de lo cinematográfico, con los recursos del shock, la sorpresa y la emoción. Lo inesperado (y también lo peligroso) acecha y por ende, mantiene esa tensión sexual siempre al límite, alimentada por mis argucias seductoras de mujer dominante y el grado de excitación fetichista que consigo despertar en la sumisa o el sumiso. Si hablamos de hombres, conozco su demanda insaciable de mujeres altamente sexuadas, de bombones asesinos, de Mesalinas depravadas. Así me desean ellos y así me encuentran. Como dijo una vez mi amiga Ama Eva,  a mí me excita excitar

   Ser una dominante en un dominio nuevo y desconocido me pone a prueba en fortalezas y debilidades. Lejos de la comodidad y la seguridad del dominio hogareño, el nuevo territorio te exige ser hierro y carne, dureza y dulzura. No llego con hambre pero sí con apetito. Apetito de loba, de vampiresa, relamiéndome ante la idea de saciarme sádicamente con el cuerpo y la mente de mi presa. Así es como me siento libre de toda atadura,  dómina por carácter y puta por plena convicción. 

   Mi deseo, relacionado totalmente a mis orgasmos, está relacionado totalmente conmigo misma, es mío. Yo lo provoco, yo lo busco y cuando lo encuentro, yo soy la única responsable. Los hombres y las mujeres que me rodean encienden la pasión, ponen sus ganas y su deseo en las experiencias que esperan vivir conmigo pero sé que sólo yo controlo el timón sobre mis actos. Cada nuevo dominio que colonizo (una sumisa, un gang bang, un foro, un corazón, un pensamiento) es una promesa de un paraíso sado, sensual y femenino al que imagino como un manantial de placeres renovados y, lo más importante, que desconoce las reglas artificiales de un BDSM legislado por lejanos individuos de nicks apócrifos. Cada nuevo dominio es para mí como una virgen, que va a ser tocada por primera vez. 

   La  mujer dominante  que escribe estas páginas es una sadonauta que se aburriría anclada a un único dominio y que por esa razón, prefiere hacer dominio al andar. Y por ahí  voy, a ver con qué me encuentro.





12 comentarios :

  1. Mucha suerte en su andadura.
    Me quedo con las siguientes frases que van cargadas de gran determinación.
    "Apetito de loba, de vampiresa, relamiéndome ante la idea de saciarme sádicamente con el cuerpo y la mente de mi presa. Así es como me siento libre de toda atadura, dómina por carácter y puta por plena convicción."
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  2. Hay relatos que informan, hay relatos que critican y otros que encienden. Por todos ellos... gracias Lady.

    ResponderEliminar
  3. Buen viaje y que llegue a buen puerto, sadonauta!

    a sus pies

    sumiso servus

    ResponderEliminar
  4. Que se puede agregar, Milady? Cada vez está destilando más su esencia...(niní)

    ResponderEliminar
  5. Que hermosos comentarios de mis compañeros de andanzas...y que lujo es tenerlos a uds como comentaristas

    un beso para todos

    ResponderEliminar
  6. Excelente, sensual, glamorosa, atrevida y excitante... sin dudas una Mujer digna de admiracion y para ser deseada cada minuto de la vida!
    Besos
    B_L

    ResponderEliminar
  7. Siempre es bueno navegar, el viaje amplia el conocimiento. Me quedo con su frase "Mi deseo...es mio" Besos.

    ResponderEliminar
  8. Adore the bag, the boots and her sexy walk.

    ResponderEliminar
  9. Wellcome Shauna!! Glad to see you in my blog

    ResponderEliminar
  10. Como siempre impecable! me encanto! Deberías escribir diariamente en mi editorial..... Probar nuevos caminos tanto sea mental, espiritual o físico nos enriquece el alma.... ame la frase "a mí me excita excitar" Besos Jazz Min!

    ResponderEliminar
  11. No habia leido esta interesante entrada ! A mi tambien me gusta ser nomade en el Bdsm y aparcar donde esta gente afines y estimadas.

    Muy bueno!

    Con afecto,respeto y sumision

    Commendatore

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. vagabundeando se conoce y se aprende, commendatore.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...