viernes, 8 de junio de 2012

Justificando mi sadismo





 (inspirada en El Sombrerero)


   Mi marido sumiso suele decir que al haberse formado comunidades BDSM más o menos amplias, al haberse organizado y vuelto más masivas, se ha perdido el concepto sádico del quebrantamiento de leyes y reglamentos para caer en lo que él denomina una cultura de masocas en donde el consenso previo entre dominantes y sumisos es moneda corriente. Cuando hablo de consenso, me refiero concretamente a una negociación entre ambas partes acerca de cuales serán las características de la relación, y lo más importante, los límites y obligaciones de ambos.
   
   En la primera columna de este blog, aclaré que, en mi opinión, el flujo de poder debe ser unidireccional, hacia la total satisfacción de las pulsiones eróticas del dominante. Ese es mi concepto sádico de lo que debe ser la dominación. La sumisión se define a partir de esa dominación y no como una entidad en sí misma.
 
  Pero lo que encontramos en nuestras comunidades es lo opuesto. Negociaciones constantes. Te prometo que no vamos a hacer nada que no te guste. Y del otro lado responden. Acepto ser tu sumiso pero me tenés que hacer esto y esto otro y mis límites son así. Es un lugar común en foros y comunidades BDSM que se planteen celos y exigencias de un sumiso al rechazar la toma de un segundo sumiso por parte del dominante. O las denuncias acerca del supuesto mal comportamiento del dominante cuando éste solo privilegia su goce. Es más que evidente que el verdadero control lo tiene la parte sumisa y que el flujo de poder se ha invertido, es decir, que es el sumiso el que determina el curso de las acciones. Para la comunidad, es perfectamente aceptable que el Dom deba limitar su campo de acción para adaptarlo a los gustos  y necesidades de la parte sumisa.

   El caso más extremo de esta desviación ocurre cuando los sumisos cortejan a sus futuros Doms y éstos los aceptan en virtud de cierta meritocracia sumisa, entonces se dice que dicho sumiso se ha hecho digno acreedor de un collar, que simboliza la relación BDSM en la sociedad BDSM. Así es como se genera un  contrasentido: el sumiso es el verdadero sujeto de la acción y el Dom un juez de sus méritos.

    Mi amigo El Sombrerero, un varón Dominante que se caracteriza por su chispa y simpatía a la hora de acuñar frases para la historia, escribió una vez que los Doms son corresponsables de este desvío pues casi nadie se atreve a denominarse sádico. Según él, vivimos en tiempo de BDSM ecológico y el sumiso es algo así como una ballena que debe ser protegida de abusos y descuidos. Sostener a cara descubierta  que el sumiso está para complacer al Dom y que su placer debe ser una consecuencia y no un fin, no garantiza más que una áspera y desagradable soledad a la hora de conquistar sumisas y poco menos que el exilio de la comunidad de los BDSMers. Yo doy fe que es así, por eso he elegido moverme por fuera de esa comunidad.

    En principio, quien va a estar en desacuerdo acerca de la confianza, el consenso  y la mutua complacencia entre las partes?  Lo que yo agrego es que la esencia del juego, de mi juego, es que debe existir cierto grado de humillación, de avasallamiento del otro, de rendición del sumiso a través de mi seducción o de mi imposición. Sólo ahí es donde puede nacer mi calentura y revelarse mi dominación. Lo otro es muy lindo, a mí también me gusta, pero no es más que un juego consensuado con elementos kinky y aplicación de técnicas mecánicas. Hasta ahí llega y no le encuentro mayor relevancia.

   Dice El Sombrerero, textual. Aqui todos se quieren casar y tener un collar/alianza matrimonial. Ser sádico "a secas" les suena a "acabó, se vistió y se fue".

    Exactamente lo que a mí me gusta hacer: acabar e irme satisfecha a mi guarida. Entonces pienso que está bien que las cosas sean como son en la comunidad BDSM  porque a diferencia de la mayoría de ellos, yo estoy felizmente casada y tengo una vida plena en afectos y realizaciones. No tengo carencias afectivas de ningún tipo ni necesito validaciones sociales ni aprobaciones de algún experto en BDSM.  Por eso puedo permitirme el lujo de ser sádica sin tener que rendir cuentas por mis gustos o mis actos. Parafraseando a la gran Madonna en Justify my love: mis placeres nunca dependen del permiso de algún otro. 


MADONNA. Justify my love

  

10 comentarios :

  1. creo que los dominantes obtienen el placer a través de los sumisos, que estos pocas reglas pueden poner, pero algunas si por ejemplo aquellas que puedan resultar peligrosas para la salud o la vida. Atentamente. Ganso

    ResponderEliminar
  2. Al leer la columna pensaba q es efectivamente culpa de los Dominantes, al menos de la actitud q tengan. Muchos, quizas aferrados a los mandatos de los gurues del bdsm suben a su pedestal y esperan el momento y oportunidad de elegir, de seleccionar, de evaluar a los candidatos/as. En mi caso personal, siempre me ha seducido y recontra calentado la actitud, sea esta ignorando, o yendo a la caza de la presa porq simplemente es su deseo. Como dice LRo, ese "grado de avasallamiento, de rendicion a travez de la seduccion" es el sello y la marca, a mi juicio, de las verdaderas Dom. Es una condicion q no abunda, y q si no es natural y viene de fábrica, se nota a poco de dar un par de pasos.
    Siempre alzare mi copa para brindar en honor de esas Damas de espiritu salvaje y de incontenible voracidad por el placer.... son un canto a la vida!
    B_L{MS-G}

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ..y Nosotras las alzamos por caballeros como vos!!!!! Los verdaderos sumisos, que juegan fuerte y no se dejan cazar por cualquiera!!!!!

      Sin saberlo, querido Blues Local, te has adelantado a lo que pensaba tratar en próximas columnas.

      Un beso y gracias, muchas gracias por participar

      Eliminar
  3. Ganso, muy bueno tu comentario. Por supuesto que en prácticas en donde se requiere un alto grado de seguridad, los recaudos por parte de los sumisos deben ser mayores.

    Gracias por tu participación.

    ResponderEliminar
  4. " La sumisión se define a partir de esa dominación y no como una entidad en sí misma."

    Me siento muy identificado con esa frase. Es lo que a mi me pasa, cuanto mas fuerte es la dominación, mas fuerte es mi sumisión.

    No tengo nada contra los cultores del BDSM ecológico o de la consensocracia, pero yo pienso que el hecho de que el sumiso tenga voluntad de someterse y su dominante no vulnere sus límites (no dije ni siquiera que los acepte, me vale igual si no los acepta y no prospera la relación) es consenso mas que suficiente.

    Pienso que preguntarle a cada rato al sumiso que quiere, si lo que consintió ayer lo sigue consintiendo hoy atenta contra el espíritu de la dominación, convierte al juego en otra cosa y bievenidos son si quieren jugar bajo esas reglas. Solo pido: No me las impongan, no las quiero.

    Me excita el Ama que avasalla, que acaba y se va, que no pregunta, que es egoísta, que sabe que está para ser servida y yo para servirla.

    Saludos. santi{DMA}

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. santi[DMA], no en vano tenes a esa DAMITA a tu lado.

      Es muy sabio lo que decis "bienvenidos si quieren jugar bajo esas reglas. Solo pido: no me las impongan, no las quiero".

      Desgraciadamente, la gente que piensa así sólo disfruta del BDSM si puede marcar las reglas de acuerdo a su criterio e imponerlas a los demás. Por eso estan importante el testimonio de sumisos como ustedes, que son un ejemplo de vida bien vivida.

      Eliminar
  5. "vivimos en tiempo de “BDSM ecológico” y el sumiso es algo así como una ballena que debe ser protegida de abusos y descuido"

    EL BDSM como casi todas las cosas en esta vida tiene su grado de aceptacion, moderacion y agiornamiento.
    Siempre estaran los amantes de la cocina light y aquellos que disfruten el sabor de la piel y el cuero.

    Todos los caminos son validos, siempre y cuando se tenga en claro que todos los caminos son diferentes.

    PD. me encanta esta parte " Lo que yo agrego es que la esencia del juego, de mi juego, es que debe existir cierto grado de humillación, de avasallamiento del “otro”, de rendición del sumiso a través de mi seducción o de mi imposición. "

    ResponderEliminar
  6. A ver, no nos engañemos, que alguien asuma el papel de dominante no le convierte en tal. Son muchos los casos de dominadores o dominadoras que son totalmente controlados por sus supuestos sumisos. Esto depende de dos cosas; de la fuerza de carácter y de la inteligencia del uno y del otro.

    A mi, como sumiso (también fui antes dominante y luego swich) me ha ocurrido muchas veces, estar con una supuesta ama a la que no puedo evitar dominar, aún sin pretenderlo.

    En realidad no creo que exista un tipo de dominación light, lo que existe es gente que no es dominante y se pone a dominar, que le vamos a hacer... Lo mismo para las falsos sumisos. Así, tenemos montones de relaciones de falsos dominantes con falsos sumisos.

    Otra cosa, creo que básicamente hay dos maneras de dominar. La del dominante que convence y que es alguien a quien sigues, a quien admiras. Y la otra, la del dominante que "hipnotiza", que te obliga a actuar sin dejarte pensar. Y ambas formas son interesantes y pueden o no ser enriquecedoras.

    Y un apunte sobre el sadismo: yo descubrí después de bastante tiempo, que si un Ama no me castiga mi respeto hacia ella no es lo suficientemente fuerte. Necesito sentir su fuerza, saber que se atreve a dominar de verdad, a ejercer sobre mi ese tipo de poder, porque de lo contrario no termino de entregarme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que sos un sumiso "desafiante" que necesita ser domado para reconocer a una dominante. Es un juego interesante para quienes quieren jugarlo, siempre y cuando ambos lo tengan así de claro.Porque por lo general, las Dóminas nos cansamos muy rápido de los rebeldes

      Eliminar
  7. Mistress Roxy, no. No pretendo seducirla, créame que no.

    Pero muchas veces me han dicho lo de "sumiso rebelde", o desafiante como dice usted, si prefiere.

    Y créame que no, que no necesito ser domado (la palabra me encanta). No lo necesito porque he sido domado muchas veces. Incluso, mas de una vez me han domado para luego darme la patada, y lo han hecho premeditadamente, como para darme "una lección", y aunque yo ya lo sabía he jugado el juego y he "perdido", que delicia, pedir perdón, suplicar, sabiendo que ya está todo perdido y que no existe ninguna posibilidad.

    Es cierto que yo estoy muy interesado en usted. Desde que hace pocos días he descubierro su blog me resulta una mujer fascinante, por lo que dice y por como lo dice. No hay muchas como usted. Y este sitio suyo es una pequeña joya en casi un desierto.

    Pero usted es una intelectual del erotismo y yo no sucumbo ante ningún intelectual. Me atraen, me interesan y hasta pueden fascinarme, pero no es mi rollo erótico. Lo que me va son las mujeres muy directas, que reflexionan poco, muy físicas, que son pura voluntad.

    Cuando esa voluntad de poder, en una mujer, es natural y genuina, y le surja de donde le surja, me puede un "cállate, imbecil" o una bofetada fuerte mucho mas que cualquier tipo de manipulación sutil. Ni la seducción ni la sutileza ni la estética ni los juegos psicológicos me motivan demasiado.

    Igualmente, usted acierta en que juego (desde siempre) a lo del sumiso rebelde. Tengo una necesidad de entrega muy profunda e incluso sin darme cuenta voy provocando para despertar en el otro el deseo de dominarme, de vencerme, de doblegarme. Y cuando llega ese momento me entrego como el que más.

    Otra cosa es que pocas veces he tenido pareja estable, y por algo será porque, en el fondo, no me entrego (quizás por culpa de un maldito y bendito ascendente acuario). No me caso con nadie.

    Además, soy un hombre de gustos mas bien vulgares y usted no tiene nada de vulgar.

    He estado unos años apartado de Internet, del porno, etc. Ahora volví y estuve mirando que hay webs porno nuevas y que hay algunas con muchísimo material femdom que antes no había, me refiero a películas de larga duración, tipo russian mistress, etc. Si por la razón que fuere a usted le interesara saber que cosas me gustan o el tipo de relaciones o juegos que me motivan
    le puedo, si no se ofende ante mi vulgaridad, mostrar una película de las pocas que me "emocionan", y no es que sea ninguna obra de arte sino todo lo contrario, algo vulgar.

    El problema es que no me acuerdo ni el título ni donde buscarla, voy a ver si la encuentro ahora y vuelvo. Y otra cosa, por supuesto que no tiene porqué publicar este absurdo comentario si no le apetece o si, sencillamente, prefiere ignorarlo. Es el riesgo que asumo, que pueda tomarlo a mal o que le aburra. Porque ya me ha advertido que los sumisos desafiantes le aburren muy pronto.

    Los primeros 11 minutos 40 son totalmente prescindibles. Luego, aunque la escena no es perfecta, faltan azotes, etc. es el tipo de juego que yo siempre, por lo memos desde hace bastante tiempo, he buscado y a veces encontrado.

    http://upornia.com/videos/92319/british-fellows-are-our-sex-slaves-ukmike-clip/

    Se trata de una dómina grande, con mucho pecho, pero eso es casi lo de menos, es su actitud de dominación tan espontánea, natural, algo que lleva dentro. En este caso tampoco son las gafas, aunque ayudan a su imagen.

    Y por favor no se ofenda ante mi vulgaridad. Ya sé que hablar de porno, y para mas inri, incluir enlaces, no está bien visto ni es políticamente correcto.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...